Battlefield Hardline | Reseña

Dejamos atrás los conflictos bélicos a escala mundial a la que DICE nos había acostumbrado y nos adentramos en el terreno policiaco diseñado ahora por Visceral Games, mejor conocidos por la saga Dead Space. Battlefield Hardline entonces supone un gran cambio y uno arriesgado que dirige la franquicia hacia un nuevo horizonte. Con algunas cosas nuevas y otras clásicas, podemos estar tranquilos, porque al menos la etiqueta “Battlefield” sigue en pie, y, aunque estoy seguro no será del agrado de todos, si tenemos que aceptar que tiene sus puntos buenos.

UNA HISTORIA POLICIACA

Quizá como un buen plus al juego, las personas en EA y Visceral Games se han esforzado en no sólo pensar para Battlefield Hardline un buen multiplayer, también y esta vez nos traen una historia policíaca dividida en diez episodios (más un pequeño prólogo) y presentada con un estilo de serie de televisión, algo original que nos impulsa a seguir jugando cuando nos avisan con un “Próximamente en Hardline” para ver algunas secuencias que nos esperan, o regresar al juego y contemplar el clásico “Anteriormente, en Hardline” que nos recuerda todas las peripecias que hemos pasado en la trama ubicada en Miami.

La dirección corre a cargo de Bill Johnson, mientras que el guión está escrito por Rob Auten y Tom Bissell. En el reparto de actrices y actores digitalizados o escaneados para el juego podemos encontrar a caras muy conocidas como Adam J. Harrington, Nicholas Gonzalez, Kelly Hu, Mark Rolston, Travis Willingham, Fred Tatasciore, Eugene Byrd, Benito Martinez y Alexandra Daddario.

En torno a la historia es obvio que no se las contaré porque tiene algunos giros, pero sí les diré que trata sobre Nick Mendoza, un detective de la policía de Miami que sólo quiere hacer lo correcto, atrapar a los malos y salir vivo de todo (aunque no lo parezca siempre), cosa que en el camino le llevará por un mundo de corrupción y varios locos.

HACIENDO VALER LA LEY UN GRITO A LA VEZ

En Battlefield Hardline es muy, muy claro que lo importante de su modo historia es el sigilo; tranquilos, no somos Sam Fisher o algo por el estilo, no nos colgaremos de cabeza en las tuberías ni nada de eso, pero sí tendremos que pasar lo más desapercibidos posible ¿porque? porque como es habitual en Battlefield, la dificultad está a la orden del día, y cuando digo esto me refiero a que si reciben 4 tiros ya están muertos. En dificultad normal ¿quieren probar las difíciles? adelante, se pone muy intenso.

Ciendo un policía detective de Miami y que queda envuelto en una conspiración de drogas y corrupción, es de esperar que a lo largo de los diez episodios de la historia, estaremos rodeados de criminales de todo tipo, todos ellos mejor armados que nosotros y con un mayor número de acompañantes listos para repartir plomo. Nosotros básicamente tenemos dos armas a escoger (pistolas, o rifles básicamente), dos espacios o ranuras para equipar lo de nuestra preferencia (medkit, munición extra, chaleco antibalas, máscara de gas o granadas de distintos tipos) y nuestra mejor herramienta, la placa.

El uso de la placa es sin duda lo nuevo en la serie y viene con puras cosas buenas y una muy graciosa, jocosa, llamativa (como le quieran decir), la primera es que tan sólo tenemos que aproximarnos a los delincuentes (hasta tres de ellos), salir de sorpresa y detenerlos mientras además apuntamos con el arma, inmediatamente veremos unos “medidores de peligro” que denotan si tenemos la situación bajo control, pues si demoramos mucho en el arresto, o si no apuntamos bien, los sospechosos no dudarán en comenzar un tiroteo y la verdad, recibir disparos a quemarropa, no es nada bueno, de hecho más de una vez pensé en el pobre de Murphy, ya saben, Robocop (la original no la cosa fea del año pasado).

Ahora, el pequeño detalle chistoso, jocoso, llamativo, es que sin importar donde estemos, siempre que saquemos la placa Nick Mendoza nuestro personaje, gritará ¡QUIETO! ¡ESTÁS ARRESTADO! eso sin importar que a diez metros se encuentren varios criminales o si nuestra compañera en turno nos haya recomendado pasar inadvertidos. Sí, un pequeño fallo en la narrativa del juego, pero uno que más que molestar, es bastante singular por lo extraño que se ve. Otra opción, pero esa ya es muy vista, es la de llegar por la espalda y noquear al enemigo, para luego ponerle las esposas.

Un tip importante es que continuamente será necesario escanear el entorno para detectar a cuantos maleantes nos enfrentaremos, qué tipo de munición tienen, donde encontraremos elementos explosivos, pistas sobre el caso y si alguno de ellos tiene ya una orden de arresto importante. A estos tenemos que aguantar no matarlos si las cosas se ponen feas pues significan un bonus si los capturamos con vida. Al final de cada misión tendremos un recuento y con ello recompensas que se traducen en nuevas armas y herramientas que nos darán ayuda.

LAS PELIGROSAS CALLES DE MIAMI

Como ya había mencionado antes Battlefield Hardline presenta un buen reto en su dificultad y más de un par de veces nos sacará las canas verdes tratando de llegar a un checkpoint en el que tenemos que terminar con un gran número (como siempre) de enemigos. Aquí la inteligencia artificial nos hace una muy mala jugada y demuestra que en la mayoría de los instantes sólo nos pone compañeros de adorno, es decir, los veremos disparar, pero nosotros seremos los que libremos el peligro, y es que no importa que detrás nuestro tengamos a alguien listo para asesinarnos, nuestro equipo no hará nada para impedirlo, ni siquiera un grito de alerta…

Hablando de jugabilidad a lo largo de la historia podremos conducir vehículos, en ocasiones estos servirán para llevarnos de punto A al punto B, y otras los usaremos para formar parte de persecuciones en la ciudad. Aquí el problema viene cuando notamos que los autos no se manejan como desearíamos, y aunque tienen un estilo muy “arcade” se sienten más como ladrillos, a todo esto me pregunto, si EA también publica Need for Speed ¿no podían pedir asesoramiento por ejemplo de la gente de Criterion, encargados del último Rivals? pienso que hubiera sido de bastante ayuda.

En torno a los tiroteos la cosa va como uno podría esperar en la serie Battlefield, el uso de armas es muy intuitivo y el sonido de estas realista, añadiendo de esta forma ese toque de peligrosidad que uno esperaría. Enfrentarse a más de tres enemigos es intenso, y en verdad entrega un sentimiento de que somos “el policía valiente tipo Arma Mortal” que quiere acabar con una buena horda de criminales bien armados. En general el juego en su campaña permite salir de Rambo a lo loco o más cuidadosos, y cada manera como es de esperar nos hace plantearnos una táctica diferente. Si queremos salir con vida.

BONITOS GRÁFICOS

El aspecto técnico en Hardline es dependiendo del modo en que estemos, en la campaña nos encontraremos con texturas en alta definición, efectos de luz, clima, y buen detalle de partículas. En el modo multijugador la cosa cambia, no mucho, pero sí algo; aquí prácticamente tenemos lo mismo pero en un nivel un poco más bajo, esto no quiere decir que el juego sea vea mal o que afecte la jugabilidad y de hecho uno se puede dar cuenta sólo si tiene un momento de calma. Es decir cuando no esta siendo perseguido, acorralado, atropellado, baleado, o en medio de una intensa persecución en la que nuestros fieles acompañantes disparan por las ventanas de los autos mientras tratamos de conducir por baches en terrenos áridos o escenarios urbanos. En términos simples menciono esto porque es justo que lo diga, pero lo más probable es que si uno entra a la “pachanga” no tome nota de ello.

MAPAS MÁS PEQUEÑOS PARA UNA ACCIÓN INTENSA

Y hablando del multijugador Battlefield Hardline no se queda atrás de sus pasadas entregas. Como siempre, la comunidad hace el valor de un juego con este apartado y aquí puedo decir que siempre que se conecten, siempre habrán personas para jugar. En otros aspectos encontrarán lo típico, varias clases para elegir, customización del personaje y tipo de armamento.

Dentro de los nueve mapas encontraremos los modos Blood Money, enfrentamientos entre policías y ladrones por un botín que tiene que ser llevado a vehículos blindados; Heist, donde los ladrones intentan robar un banco y la policía lo impide, Hotwire, aquí prácticamente es una persecución continua para asegurar vehículos, Crosshair, el cual básicamente es modo escolta, Team Deathmatch y Conquest o mejor dicho “todos contra todos y que sobreviva el mejor”, y mi favorito, Rescue, un modo en el que tenemos que rescatar rehenes (como policías) o evitarlo (como ladrones), atentos aquí pues contamos con una sola vida, así que si nos matan no podremos volver a la acción hasta la otra partida. Muy interesante.

En términos generales se puede decir que los que están acostumbrados a comprar un Battlefield sólo por su multiplayer, estarán contentos, quizá algunos se sientan “claustrofóbicos” al ver el tamaño reducido de los mapas, pero sin duda pronto se darán cuenta que esto ha sido en beneficio y que gracias a esto el nivel de acción es bastante alto y sin respiros.

Disponible en PC, Xbox One, Xbox 360, Playstation 3 y Playstation 4 (en el que reseñamos), Battlefield Hardline es la muestra de que se puede cambiar para bien y que si hay oportunidad podríamos ver algo más novedoso en una segunda entrega. Por ejemplo un mundo más abierto libre para patrullar o tener misiones alternas. Por otro lado el multijugador se mantiene y da esa sensación de que estamos ante un Battlefield con toda la libertad de conducir vehículos, y encontrar una muy buena dosis de acción. Si les gustan los FPS del tipo realista es bueno que al menos le den una checada.