Beta de Street Fighter V preparada para finales de Julio

El próximo 23 y 24 de Julio se lanzará la beta para probar Street Fighter V en Playstation 4 exclusivamente. Toda la información la pueden encontrar en el sitio de Capcom Unity, pero les damos algunos de los datos importantes y el porque de su relevancia.

El periodo de Beta comenzará el 23-24 de Julio y tendrá una duración de 5 días, tiempo suficiente para exprimir lo más posible de cada personaje y satisfacer las ansias por el momento.

De entrada se podrán seleccionar cuatro personajes y el sábado 15, se actualizarán los dos restantes (Birdie y Cammy), esto para probar el sistema de actualización del juego.

La Beta se centra en el modo multiplayer online, por lo cual no funcionara como un demo normal. Al hacer start en la pantalla de inicio, seguirá la selección de personaje y posteriormente el jugador será enviado al modo de entrenamiento mientras espera a que comience una partida, terminando volverá al modo de entrenamiento y así forever.

No habrá Versus local, la Beta es para probar el Online.

Cuenta con un escenario nuevo (muy bonito a la Heidi) basado en algún lugar de Nueva Zelanda.. Allá donde se construyó la Comarca y está lleno de Hobbits desde entonces.

Los países de latinoamérica con acceso a la Beta son: México, Chile, Brasil, Argentina, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Uruguay.. Esperamos que seas un afortunado.

Deberán hacer una preventa de SFV en PSN: AQUÍ

Y descargar el cliente de Beta el día 20 de Julio.

Ahora ¿Qué es lo más relevante de esto?

La verdad es que odio el Early-Access y en muchos casos detesto también las Betas. Pero en este caso me parece algo lógico, siendo que una parte fundamental de los títulos de peleas es el multiplayer online. Y siendo sinceros, no es lo mismo probar el NetCode entre 100 testers locales, que usando cientos o miles de conejitos regados por el mundo.

Esperemos que de verdad sirva para que el juego final cuente con un sistema pulido, que permita jugar con felicidad y no corrompernos con amargura como en otros casos.