Carta a mi PS Vita

Querido PS Vita. Hoy es un día muy especial para ti pues cumples cuatro años de existencia, bueno, al menos en Japón pero detalles insignificantes que no mencionaremos. En esta ocasión estoy aquí para recordar momentos en los que juntos nos hemos divertido tanto y en otros en los que te he odiado un poco, pero son “gajes del oficio” para gadgets como tú que en ocasiones te da sueño y decides no trabajar. Me ha pasado lo mismo pero me tomo un café y entro en acción. Contigo tengo que conectarte un rato a la corriente y como si nada hubiera pasado.

¿Recuerdas cuál fue nuestro primer juego juntos? ¿Nuestra primera victoria y trofeos obtenidos? Oh sí, claro que yo también. Killzone Mercenary, el que dicen es el mejor juego de disparos que hayas visto. Yo creo que lo es pero eso apenas fue una probada de todo lo que siguió. No olvidaré el MLB The Show, la serie de Lego, Freedom Wars!!! Uuuuffff ese juegazo. Pero lo realmente genial vino con toda la oleada de independientes que he cargado en tu memoria: Guacamelee! -que fue nuestro primer platino juntos-, Thomas Was Alone, Limbo, FEZ, Grim Fandango, Shovel Knight, los Velocity… bueno, no acabaría con todos los que han pasado por tus joysticks. Oh pero es que también recuerdo The Wolf Among Us, Super Meat Boy, Persona!!!!, Uncharted, One Piece, Gravity Rush, Helldivers, Dead Nation, Street Fighter X Tekken, Bastion, Geometry Wars… Y sigue.

Debo reconocer que no tenía fe en ti cuando llegaste a mis manos, me hablaban mal de ti y hasta me decían “está gordito”. Pero has sido el mejor acompañante en esos momentos de aburrición y ocio, sobre todo contigo entendí que era mucho mejor jugar que andar viendo Facebook y dando like a publicaciones para mandarle bendiciones a las tortugas de pelo en pecho del Amazonas. No sé si existan esos anfibios pero serían chistosos sin duda alguna. No olvides que como buen Godínez que soy, tengo dos horas larguísimas para comer y has sido ese fiel acompañante después de que tomo mis alimentos: Una hora y media diaria en donde hemos sacado varios platinos incluyendo los más dolorosos de todos, los de Hotline Miami 1 y 2.

PS Vita, no te quiero como amigos, no te preocupes, la “friendzone” no es para ti. No podría hacerle eso a una consola portátil que sustituyó en cierta parte al PSP que tanto quise. No lo extraño, no te preocupes, pienso en él a veces pero con tu retrocompatibilidad digital he podido dejarlo ir poco a poco. Tus creadores pensaron en gente como yo que añoraba volver a jugar esos títulos. Bien sabes que hasta te compré varios accesorios para llevarnos mejor, para traerte conmigo a todos lados y hasta eres parte importante en mi placer culposo: oír las canciones de mi amada Hatsune Miku cuando viajamos en carretera. Oh sí, no soy el único que lo hace, estoy seguro.

¿Que si me he sentido tentado con tu hermano el delgado? Sí al principio, pero afortunadamente superamos esa etapa. Estuviste triste unos días pero me di cuenta que no necesito esas “mejoras” que le llaman, tú me encantas tal y como eres y hemos pasado muchas más horas de diversión que de enojo pues nunca me has fallado gravemente. Te repito, sólo de repente te da sueño pero nada más.

Felicidades en tu cuarto aniversario. Has sabido ir creciendo y la cantidad de juegos que tienes en tu catálogo no se puede pasar inadvertida. Es muy grande y a mi me encanta, no ha llegado aún el momento en que me aburras ni veo que se acerque la hora de que pases a segundo término. Afortunadamente nuestra historia se sigue escribiendo y que vengan más juegos pues seguirás siendo la mejor portátil que he tenido en mi vida.

Gracias por todo y por lo que viene PS Vita.