Far Cry 4: Valley of the Yetis | Reseña
valley of the yetis-farcry4

Far Cry 4 no deja de sorprendernos con su gran imaginación para meter más DLC’s a sus juegos y sacarnos dinero de la cartera. Después de haber jugado el nivel de Blood Ruby, no esperaba una gran aventura, pero a veces Ubisoft se saca ases de la manga. Valley es uno de ellos.

FAR CRY 4: VALLEY OF THE YETIS

No es un nivel, sino más bien una campaña basada en los mismos principios que Far Cry 4: un mapa de regular tamaño, misiones alternas, misiones propias de la historia, armas, enemigos para aniquilar y vehículos qué manejar. Sin embargo no se asemeja al tamaño del mapa juego original, el cual se extiende a todo lo largo y ancho de la pantalla, pues en Valley of the Yetis se mantiene pequeño. Por así decirlo.

Lo bonito de esto reside es que todo será en la nieve, precisamente donde viven los Yetis, criaturas muy grandes y peligrosas que por más que traten, no entenderán razones e irán por su cabeza. Este DLC gusta desde un principio por lo diferente del paisaje, pues todo pintado de blanco más los árboles y situado en las montañas, sin duda hacen recordar por momentos a Skyrim, pero sin magia ni dragones.

¿Qué ayuda a sentirse en estrés continuo? El hecho de que nuestro personaje, Ajay, inicia desde ceros, es decir olvídense de las armas, municiones y habilidades del juego original, y concéntrense en el sigilo. Afortunadamente Valley of the Yetis no es sólo el mapa, la misión central y tratar de matar a todos, sino que también es defenderse y ser más cuidadoso ante una tribu bastante bien preparada y deseosos por matarnos. Aquí nadie es nuestro amigo y más bien somos como el niño nuevo en la primaria que todos quieren hacer bullying. Y quitarle la torta. De jamón con queso.

Es importante mencionar que el árbol de habilidades sigue manteniendo el aspecto, pero cambian radicalmente, pues aquí no se puede montar a elefantes, lo que obviamente implica un cambio de lo que podemos hacer y mejorar a nuestro personaje, sin embargo no se pierde en este departamento, pues nuevos recursos implican cambios en el juego que se agradecen bastante.

A pesar de manejar el mismo concepto de tener un campamento donde recargamos munición, será ahora turno de defenderlo a capa y espada contra hordas de enemigos, el problema es que ninguna Senda Dorada nos hará el quite, y solos veremos la muerte de frente, además de cuidar que no destrocen nuestra morada. Misiones extras en el mapa nos ayudarán a mejorar nuestras defensas, tales como reforzar muros y hasta colocar minas alrededor, sin embargo la carga más pesada estará en nuestros hombros, pues hay que ser ducho en el manejo del arco, metralla y no hacerse el valiente cuerpo a cuerpo.

Estas misiones nos servirán para despejarnos un poquito del estrés de la línea principal, y no por ser mala sino por ser un poco difícil, ya que enfrentarse a los monigotes de los Yetis no es cosa sencilla, aunque así parezca. Se trata de buena puntería, nervios de acero y municiones bastante chonchas, olvídense que con flechas o balas chiquitillas harán la chamba. No, necesitan la ira de Rambo para llevar a cabo el fatal desenlace. Sin embargo acabar con uno de estos animalitos de la creación, es ciertamente gratificante.

Por si se lo preguntaban, Far Cry 4: Valley of the Yetis es punto y aparte, nada de relación con el juego principal (pueden encontrar la reseña aquí) por lo que incluso para jugarlo requieren seleccionar otra opción dentro del menú inicial, así que no esperen poder ir de Kyrat al valle o viceversa. No encontrarán misiones de karma aunque sí cuenta con la posibilidad de jugarlo cooperativo en línea, así que la diversión y el estrés se comparten.

Los que nos encanta andar en busca de trofeos, pueden contar con una media docena de ellos súper fáciles de conseguir, siendo más de la mitad de ellos automáticos con el avance de la historia, y otros que son de pura gula, como acabarse todas las misiones alternas y escabecharse a algunos Yetis. Nada fuera de este mundo.

AS I WALK THROUGH THE VALLEY OF THE SHADOW OF DEATH

Aquellos que ya se saben Kyrat de principio a fin, lo han terminado y hasta llegaron al punto de aburrirse, es un hecho que vale el precio este DLC, sin lugar a dudas. Recuerden que estaremos explorando una nueva zona totalmente apartada de la original, así que el terreno, los asentamientos, campamentos, enemigos, animales, vegetación y ambiente, serán completamente diferentes, obligándonos a incluso probar nuevas tácticas de pelea.

Si van a la mitad o siguen disfrutando de las bondades de Kyrat, Valley of the Yetis les hará extrañar ciertas prestaciones del otro mapa, pues aquí sentirán un poco más presión y dificultad, sin embargo es una bocanada de aire fresco por las nuevas actividades, pero sí les quitará unas cuantas horas de su tiempo, tiempo bien invertido.
Quienes no se terminaron de enamorar de Far Cry 4, podría ser que esta campaña les venga bien debido a lo diferente que se siente, aunque básicamente deberán concentrarse en lo mismo, vagar, explorar, matar y cuidarse las espaldas.

Mi opinión muy personal no está en tela de juicio, Valley of the Yetis es un gran DLC por su alto contenido de entretenimiento y diferencia a lo visto en el juego original, vale la pena el gasto e incluso me gustaría que hubiera una expansión donde la Senda Dorada esté involucrada, más Yetis y nevadas. Pero así como está, me encantó. Bien Ubisoft, buen as bajo la manga.