Ju-on: The Beginning of the End (La Maldición: El inicio del fin)

Si ya conocen la saga no importa, y si no la conocen… bueno, tampoco importa. Ju-on: The Beginning of the End es un reinicio que intenta justificarse con varios intentos de miedo, una narrativa previsible, actuaciones normalonas y unos efectos visuales casi nulos. En pocas palabras, noventa minutos en los que te pondrás a pensar en varios momentos, sobre las cosas que tienes que hacer al otro día.

Bajo la dirección de Masayuki Ochiai (conocido por la cinta de horror Shutter) se trata (como ya dije) de un reinicio de la saga Ju-on y que cuenta en partes, la trágica historia de la familia Saeki y los hechos que ocurridos en su casa, la han convertido en un lugar que entrega una maldición a todo aquel que se aventure en su interior. Hasta aquí todo suena bien ¿no? pues claro, y más tratándose de una película de horror ¿que podría salir mal? pues eso, es el conjunto de elementos sobre los que les platicaré, sin desmenuzar para ustedes la trama, ni hablarles si esta es ya la séptima, o novena película, un nuevo reinicio y demás cosas. No, aquí lo que importa es si en verdad se van espantar, si la van a pasar bien, mal, o si por el contrario estarán contando los minutos para ese susto que valga la pena.

Primero, la narrativa está contada por medio de capítulos en los que varios personajes han entrado a la famosa casa por una u otra razón; estos hechos además ocurren en diferentes épocas, así que es cuestión del espectador ponerse las pilas y poner atención. Obvio todo esto suena bien, creo a nadie le gusta una historia ya masticada… al menos que se trate de una cinta de pura acción y explosiones sin sentido, el cual no es el caso, pues lo que queremos es el suspenso y más tarde el horror.

Lamentablemente en Ju-on: The Beginning of the End no hay sorpresa porque inmediatamente podremos suponer por donde irán las cosas… es decir, cada que alguien entra a la casa de la familia Saeki, comenzarán a ver al ya clásico Toshio (ese niño pálido que para muy mala suerte, fue representado en Scary Movie 4), y por el otro lado a su madre Kayako, la cual puedo decir, tiene uno que otro momento bastante memorable al final de la película. Además de esto, también tendremos algunos instantes con “otras apariciones”, pero en general es lo mismo una y otra vez lo que le sucede a los personajes, dejando como de gran importancia la tragedia ocurrida en la casa, es decir, prácticamente podemos sacar de la historia la mayoría de los capítulos y no pasará nada.

Esto me lleva a un punto importante, y es el de “querer espantarnos”, porque sinceramente, si la cinta nos arrastrara por un viaje de terror, podríamos dejar de lado los detalles mencionados… pero no, y no lo digo porque “veo mucho cine de horror y estoy acostumbrado” o lo que sea, lo digo porque cuando uno se percata que en la sala, la gente comienza a exclamar pequeñas risas, bostezos, o simplemente se pregunta si en serio son tan tontos los personajes, es que las cosas van mal. Es decir, no hay una conexión con lo que se está viendo, no nos preocupamos a tal grado que nos puedan asustar. Y esto es posiblemente (quizá alguien me tire piedras) porque en Ju-on: The Beginning of the End vemos un tipo de terror que ya hemos visto infinidad de veces en el j-horror, claro, en esta ocasión mal llevado, pues por ejemplo la primera cinta no se compara con esta.

A esto las actuaciones dejan algo que desear, en general todo va sobre ruedas, en los primeros minutos, donde el uso de la cámara y el cambio de estilo en el aspecto de pantalla nos sorprenden sin duda alguna; pero después, a cada instante, uno comienza a dejar de creer en las muecas de horror y los gritos, esto en parte por los bajos efectos visuales en su mayoría. En resumidas cuentas, hay algunos momentos buenos, y otros… no; simplemente los actores reflejan sólo un porcentaje de lo que les acontece y sus preocupaciones. O en pocas palabras, no hay un “punch” memorable, excepto quizá ya en los momentos finales, donde la madre del niño se deja ver en todo su esplendor y ahí sí que tendremos un sentimiento de angustia por lo que estamos viendo, y es que la verdad, llegados a este punto de la película uno se percata que si las cosas hubieran estado bien logradas así como esos minutos mencionados, este reinicio de Ju-on hubiera sido bastante bueno.

La fotografía por su parte es muy, muy pálida, de hecho todas las casas y entornos en su mayoría son en tonos crema y café, un detalle que bien podría entregar una atmósfera de depresión y soledad a la cinta, más si nos están contando sobre el horrible destino de un pequeño y su madre. Esto en general funciona, pero creo que es el panorama de los errores por lo que nunca cuaja eso que estamos viendo. Al final siendo sincero, ni ha película triste llega el asunto.

Ju-on: The Beginning of the End (La Maldición: El inicio del fin) tampoco es una pérdida de tiempo para quienes han visto cada película de la saga, pues como fan nunca está de más saber uno que otro detalle extra, sin embargo para un público general que no conoce esta serie de películas o peor, que no sabe de qué va el cine j-horror, es una mala referencia con la que terminarán creyendo que así es todo este género en Japón (Corea y China también tienen muy buenas películas, pero esa es otra historia). En lo personal es un tanto triste que este especie de reboot sea más bien como un conjunto de clichés que otra cosa y además, mal llevados. Por cierto que los fans del gore tampoco tendrán su buena dosis ya que sólo hay un par de momentos de este tipo y tampoco es que sean así asquerosos.