Love | Crítica

Después de batallar varias horas, con cantidad incontable de pensamientos, sentimientos encontrados, tristezas a ratos, pocas sonrisas e ideas excéntricas sobre la película Love, por fin me siento en paz conmigo mismo para hablar de este largometraje de Gaspar Noé, mismo que nos hizo cerrar los ojos varias veces en su aclamada pero explícita “Irreversible”.

LOVE

De manera muy simple, con una sola palabra y con un afiche muy detallado, Love centra su historia en Murphy, un joven estudiante de cine que vive en París quien recibe la peor llamada que haya escuchado en los últimos meses: su ex-suegra preguntando por su anterior pareja la cual está perdida desde hace algunos meses.

Para Murphy todo podía seguir siendo igual de monótono que el resto de sus días pero para su desgracia, la llamada le hizo recordar todo lo que vivió con su amada Electra, la manera en que la conoció, se le entregó y vivió para ella, todo antes de que le fuera infiel y embarazara a la vecina.

Love se describe a sí sola en el título, pues es una película totalmente de amor, quizá no de la manera rosa en que el resto de las películas lo muestran, con flores, chocolates, cartas de amor, canciones y cenas románticas. Love expresa la visión de Gaspar Noé con una especie de amor relacionado completamente al sexo, con los miedos que conlleva, las consecuencias del acto sexual y de los paradigmas que existen en torno a él.

NOT IN LOVE

Sí, estoy de acuerdo que han pasado los años y ahora “estar chapado a la antigua” no aplica especialmente hablando de las películas, pero también considero que hay una delgada línea entre erotismo y pornografía. Noé supo perfectamente cómo traspasarla con una sensación hasta de burla al público haciendo una película clasificación “D” la cual deja de ser erótica y termina siendo incómoda y hasta desagradable.

Love está hecha con una fotografía casi impecable, y digo casi porque en algún momento rompen con lo visto durante toda la proyección, sin embargo por los planos con que está hecha se prestó totalmente a ser una película en 3D. Desgraciadamente para quien en verdad desea entender la visión de Gaspar respecto al amor y cómo se vive en nuestra viciada época, este factor 3D y las incesantes escenas sexuales tan explícitas, terminan por molestar y hasta asquear por varias partes sin sentido, sin aportación clara a la película y que en momentos me parecieron ser muy ofensivas para el espectador.

IN LOVE

Hablando estrictamente de la realización técnica, me sentí muy bien con la ambientación en cada escena, desde la iluminación, un gran sonido y la fotografía los cuales inmediatamente hacen entender el cambio de un sentir del actor y de la situación, haciendo que nos metamos de lleno en lo que ese preciso momento está sucediendo. Todo se mantiene muy simple y muy centrado en el diálogo -cuando no estamos viendo desnudez y sexo- así como en la trama.

Puedo decir sin miedo que Love es una película muy hermosa en el aspecto técnico-visual, en los momentos en que la desnudez se muestra como arte y enfocándose en la belleza de la mejor máquina que haya creado la naturaleza. Tanto femenino como masculino, el cuerpo humano es observado muy bien a través del lente y en varias ocasiones esas tomas son muy agradables. Aún así, no se salvan de llegar a ser vulgares por la situación en la que terminan.

SEX

Love tenía potencial en su trama, la cual es sencilla y poco explotada pues en estos días las películas de amor rosa con chocolate y cielos azules pululan. Pero el deseo de hacerla demasiado artística e irreverente, la termina haciendo muy mala con escenas sexuales cada cinco minutos, sin bases bien sustentadas para mostrarse así, con incongruencias en los desnudos, diálogos que se sienten hasta políticos y con mofas hacia estereotipos que si bien todavía existen, no terminaron por encontrar un lugar correcto en la película, como si fueran agregados a fuerza insistiendo en hacernos entender la idea del director.

Quien adora el cine de arte debe de ver esta película siempre y cuando hayan disfrutado del trabajo anterior de Gaspar Noé, pues verla por el hecho nada más de presumir que lo hicieron, no tiene sentido. Love debe ser vista con ojos críticos sobre el pobre o rico crecimiento del director -ustedes deciden el adjetivo calificativo-.

Si buscan una película para disfrutar, por favor piénselo dos veces pues Love no es para “un buen rato de cine”, ya que invariablemente se sentirán incómodos y por momentos perderán el hilo que deben de seguir a la mente retorcida detrás de la historia.

Y por favor, no se salgan a la mitad de la proyección, quédense hasta el final y ustedes decidan su propio desenlace, pues yo también pensé en el peor de los casos.