Metal Gear Solid V: The Phantom Pain | Reseña

Mucho antes de empezar con mi reseña, deben saber que sí he jugado de manera muy casual los títulos de la saga Metal Gear. Sin embargo nunca me han gustado por no haberme puesto en serio a entenderlos, dominarlos y acabarlos. No soy fan de Metal Gear. Ya con esto, pueden leer mi reseña.

METAL GEAR SOLID V: THE PHANTOM PAIN

Lo único que no tiene de sigilo este juego fue la tan ansiada espera por parte de los fanáticos, hace más de un año anunciaron un juego de mundo abierto para Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, que realmente nadie sabía bien si sería o no igual de exitoso que todos los demás, sin embargo y a pesar de eso, nos fuimos a encontrar con una gran sorpresa.

En el juego tendremos dos tipos de misiones, las de la historia y las opcionales, ya es común esto en juego de mundo abierto, sin embargo Kojima -el creador- decidió darle un pequeño giro. Terminar el juego de una sentada sería quizá el error más grave que se pueda cometer, empezando porque nos perderíamos de más del 90% de lo que tiene qué ofrecer. Las misiones opcionales como las principales funcionan igual sólo con el hecho de que las primeras son mucho más fáciles que las segundas, además de ser basadas en objetivos muy sencillos y que nos pueden servir de entrenamiento. Eso, entrenamiento, es lo que más debemos practicar, pues uno no se hace bueno nada más al ir pasando la historia, uno se hace bueno con misiones donde necesitemos utilizar todos los dispositivos, armas, artilugios y toda la maña posible, pues si no lo saben, Big Boss es un gran saco de mañas.

Afortunadamente la variedad en misiones es muy rica, casi siempre son rescates o recoger cosas, sin embargo las locaciones y el acomodo de las tropas enemigas, hacen de ellas algo sumamente interesante y siempre muy diferente, sin importar que en la anterior hayan rescatado a un soldado y en la siguiente rescaten a otro. Eso es lo de menos, la diferencia en los detalles hace que queramos explorar cada una de ellas.

Aquí el desenlace de las misiones nos permite retroceder para salirnos del peligro, pero sinceramente lo que me dejó impresionado fue el hecho de que todo el medio y mis alrededores no entienden que para mi ya se terminó mi trabajo. Eso es una de las magníficas características de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, que los soldados, animales, clima, etcétera, continúan su chamba, por lo que yo debo de seguir en guardia y cuidándome sin importar si el objetivo ya fue alcanzado.

Apenas dije una característica fabulosa. Faltan muchas más.

Desde que decidimos mentalmente entrar a una misión todos los preparativos nos hacen realmente sumergirnos en el personaje, esto se debe a la selección de armas, compañero, camuflaje, objetos y hasta la hora en que deseamos partir al combate. El viaje en helicóptero lo hace más real, y conforme avanzamos en el crecimiento del personaje, cada misión se va haciendo doble o triple… o cuadruplemente (sic) más interesante, pues dejamos de pensar sólo en el objetivo y nos concentramos más en los soldados que podremos reclutar, animales para recoger, materiales para robar, mejoras de nuestras habilidades y formas más precisas para acabar con el enemigo. Cada quién decide cómo se dirige.

EL EQUIPO DE BIG BOSS

La “Mother Base” es una de las características más fabulosas de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, empezando porque ahí reposamos, nos bañamos, vamos entrenando y sirve para revisar más de cerca a nuestro ejército de D-Dogs. En cada misión podremos extraer a cuantos soldados queramos, siempre y cuando el dispositivo Fulton sea parte de nuestro arsenal, a esta milicia la iremos reclutando y terminarán estando de nuestro lado, mismos que nos irán ayudando en mejorar nuestras armas, equipo, protección y más adelante nos ayudarán en casos de urgencia.

Me refiero a casos de urgencia como apoyo aéreo en misiones altamente peligrosas o cuando se nos junte la pelotera de soldados enemigos. Estos también podrán irse a explorar por su cuenta y terminar misiones por nosotros, siempre y cuando vayamos mejorando todas los grupos que la Mother Base nos permita tener. Aquí es donde entra la recolección de materiales pues sin esta, no podremos mantener al personal trabajando al 100% con la mejora de armas y equipamiento.

¿Quieren saber qué es todavía más impactante? Conforme mejoramos al personal y conseguimos recursos, la Mother Base podrá crecer permitiendo que se extienda la cantidad de milicia en los D-Dogs. Pero ahí no acaba todo, es súper importante saber que pueden extraer cualquier cosa con el dispositivo Fulton, desde animales o soldados, hasta tanques, vehículos, cajas con suministros y hasta a la novia cuando les hace un relajo por llegar tarde. Todo lo que se les antoje, siempre y cuando vayan mejorando dicha herramienta.

El Fulton es, sí, otra maravilla de la ciencia y la tecnología. Te amo dispositivo Fulton.

CÓMO PASA EL TIEMPO

No me voy a referir a Metal Gear a través de los años, me refiero a que el tiempo y el clima son factores súper importantes en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, pues así como para nosotros, también lo es para el enemigo, así como la hora del día, pues entre más oscuro es más fácil pasar desapercibido, sin embargo es para nosotros también más complicado encontrar a los enemigos. Las tormentas de arena hacen tanto daño a las misiones como le hacen bien, pues si somos hábiles podremos aprovecharnos de las inclemencias del tiempo para salir avante con los objetivos.

Aprendan a usar el puro, ese dañino dispositivo usado por Big Boss para relajarse y dejar que las horas pasen hasta que sea de noche, permitiendo que la visibilidad de los contrarios se reduzca y dándonos cierta ventaja sobre ellos.

Por cierto, el puro es otra de las características fabulosísimas.

Quienes entienden a Metal Gear Solid V: The Phantom Pain como un juego de sigilo, lo entienden bien, sin embargo para los acostumbrados a salir a plena luz del día y matar con miles de balas, es complicada la transición, sin embargo y con tanto control, tantos botones y estrategias de ataque, dicho título se hace mucho muy complicado. Perfecto para mi. He aprendido cómo terminar una misión sin que nadie me detecte, avanzar entre la maleza, ser paciente y cuidarme la espalda, sin olvidar todos los detalles de los soldados enemigos.

¿ES METAL GEAR SOLID V EL JUEGO DEL AÑO?

MGSV cuenta con demasiadas características fabulosas que lo hacen sumamente bueno, no puedo mencionarlas todas pero sí cuenta con un arma suficientemente buena: es muy realista. Desde la manera de someter a los enemigos, los detalles del helicóptero, las armas y su funcionamiento, las opciones para operar, la continuidad de las misiones y los mapas, vehículos, gráficos, clima, todo esto y mucho más hacen de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain un excelentísimo juego. Mejor dicho: el juego perfecto.

Nunca he sido fan de la saga, y nunca he terminado uno sólo pero sí tengo la colección que hace algunos años saldría para PlayStation 3. MGSV me ha sembrado las ganas de acabar todos esos. Me ha metido la duda de por qué Metal Gear es considerada una de las mejores series de la historia en los videojuegos. De por qué Kojima es considerado un genio. MGSV disipa todas esas dudas colocándose como el contendiente número 1 para ser el mejor juego del año.

Sin ser fanboy y bajándome del tren del “hype” como dirían, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain es sin duda alguna el mejor juego del 2015, dejando atrás a todos los competidores. Es el juego que deben de tener todos y cada uno de los dueños de una Xbox One, Xbox 360, PC, PlayStation 3 y/o PlayStation 4. ¿Recuerdan cómo The Last of Us se proclamó el mejor juego de la generación pasada? Bueno, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain es el mejor juego de la actual generación. Quien decida no probarlo, entonces está perdiendo el concepto puro de lo que es ser un gamer. Se estará perdiendo de una obra de arte de Kojima, quizá el juego que lo confirme como una de las mejores personas que haya pisado este universo de videojuegos. Una mente maestra.

Big Boss me pongo a sus órdenes y me arrepiento encarecidamente en nunca darle una verdadera oportunidad a estos juegos. Con Metal Gear Solid V: The Phantom Pain pido perdón y me rindo a sus pies. Overbold Droid -mi nombre de Diamong Dog- se presenta listo para la acción.