Mortal Kombat X | Reseña

Estaba en cuarto año de primaria cuando jugué Mortal Kombat por primera vez, fueron los gráficos, el sonido, la sangre, los escenarios pero Scorpion básicamente, lo que despertó mi fascinación por este juego atascado de tripas y violencia. Su nombre no puede ser más descriptivo y sus característicos Fatalities dejaron huella imborrable en mi memoria. Hoy tengo la oportunidad y honor de hacer la reseña para Mortal Kombat X, el primer juego de la saga para la actual generación. Salpicadas de sangre aseguradas.

GET OVER HERE!

NetherRealm Studios y Warner se unen nuevamente para crear un juego de peleas, lo hicieron en Injustice: Gods Among Us y ahora lo hacen para revivir y traer por primera vez a la actual generación, uno de los juegos de pelea más exitosos y reconocidos del mundo, sobre todo por su alto nivel de sangre y brutalidad, Mortal Kombat X.

El juego para empezar cuenta con un mecanismo muy diferente de carga que varios de los títulos de hoy en día, y es la posibilidad de precargar algunas características para no estar esperando a jugar. Como recordarán con el enorme peso de los juegos, a veces tenemos que esperar un rato antes de iniciar, o en el peor de los casos cuando es totalmente digital, podremos usar una que otra opción después de tres o cuatro gigas descargados. MKX utiliza una un poco diferente, mandando en primera instancia a casi todos los peleadores disponibles así como un escenario totalmente equipado, para poder empezar a repartir trancazos mientras descargan los siguientes 30 GB.

Por ahí empezamos muy bien, pero comienza la decepción cuando una vez completo y después de varias peleas sencillas, sólo o acompañado, ¡zaz! Es idéntico a Injustice, bueno, demasiado parecido, empezando por las secuencias de rayos X, que son la analogía de los golpes especiales en dicho juego. Más adelante se comprueba la teoría con la aplicación móvil, la cual se conecta para desbloquear trajes y premios en ambos sistemas. El inicio de las peleas y las frases domingueras antes de iniciar, el modo historia que es extremadamente largo y aburrido en el relato, más los mini juegos entre ciertos personajes, muchos de los trofeos que son por repetición –pero afortunadamente sin glitches-, la tarjeta del personaje, la interacción con los escenarios, el motor gráfico y así me puedo seguir señalando lo que invariablemente nos recuerda a Injustice.

¿Es triste? Sí un poco, decepcionante también pues uno no esperaría que una saga tan famosa se base en un juego que fue calificado entre regular y más o menos bueno. Pero… pero ¿hay más? ¿Hubo más? ¿Se rescató el juego? Sigamos leyendo, creo que por ahí hay algo.

Los personajes en Mortal Kombat X fueron muy bien diseñados estéticamente, me refiero a que se ven geniales, sus vestuarios los hacen ver como es su personalidad, plasmaron bien el tipo de peleador que eran al principio de la saga, esto ayudado de los tres tipos de estilo que tienen, los hacen personajes mucho más ricos y variados, será difícil aburrirse de un luchador, y si eso pasa, hay muchos más. Pocas veces encontré un estilo que no me pareciera atractivo, ya que los efectos especiales son parte fundamental de su espectacularidad. Y Mortal Kombat debe ser así. Y brutal, obvio.

En cuanto a los escenarios, los desarrolladores tomaron esa buena idea de que fueran interactivos y la adecuaron para el nivel de violencia necesario, pues no sólo se trata de golpear, sino de quemar, aturdir y sacar bastante sangre, no hay duda, la lluvia de ideas aquí fue productiva y bien aprovechada. Bien en general, sin embargo no se detuvieron en mejorar la estructura que Injustice tenía establecida, sino que se fueron a darle retoques a las tarjetas del personaje, las cuales dependiendo el borde, fondo e ícono, nos darán experiencia y monedas mismas que sirven en la Krypta, un escenario que permite comprar con “Koins” algunos trajes extras para personajes, Brutalities, Fatalities, arte y música para admirar. Esta Krypta fue en lo particular un gran acierto, pues siempre los artículos desbloqueables en un juego será bien recibidos, nos motivan a seguirle dando.

SCORPION WINS

Ahora, hablando en materia, las peleas tienen buena fluidez, son divertidas, con gran velocidad, la dificultad tiene una buena curva y no demerita lo que llegó a ser la saga, aunque tampoco podemos decir que hacer combos y golpes especiales sea cosa del otro mundo, realmente Mortal Kombat X es un juego muy amigable y permite destrozar los botones para que con algo de suerte, generar algo espectacular y letal para el contrario. Por ahí no falla el título, aunque sí lo hace mucho más parecido a Injustice.

Algo nuevo y ciertamente genial, fue el detalle de los rayos X, que ya se había visto en infinidad de juegos, pero cuando hablamos de Mortal Kombat, era necesario ver la destrucción interna del cuerpo, toda vez que le sorrajaran palos, tubos, cuchillas, armas, golpes, piedras, señoras –se puede-, lenguas, huesos… de todo lo que esté a la mano. A diferencia de otros poderes en ciertos juegos que son repetitivos, no me canso de ver el cráneo destrozado, los testículos explotados, el estómago arrancado y las vísceras deshechas. No me canso. Y me río mucho. Ni me cansaré.
Y no podemos nunca en la vida, jamás de los jamases, olvidar el placer morboso, culposo y divertioso -¿o divertido?- de los sacrosantos e inmaculados Fatalities, esos finales de cada pelea donde podemos profanar en maneras titánicas, el cuerpo del enemigo dejándolo destrozado o gravemente herido. No, herido no, hecho retazo vilmente, como si fuera carnicería o trabajara en Hostal, como la película. Aquí hay dos vías, la fácil y la difícil, siendo la segunda la que normalmente cualquiera haría pues requiere de ciertos movimientos con la palanca, los botones, una cierta distancia y ¡kaboooooom! Escenas de intensa sangre, tripas, huesos y diversión familiar. La fácil es comprando con dinero real el desbloqueo de los atajos para con dos botones, realizar el Fatality, ya sea comprando el paquete de cinco o de todos los que existen en el juego. Háganme el favor. Pero sí, los Fatalities son un factor que le da muchísimo poder al juego, es un elemento que bien sabíamos no podía faltar, y agradecemos a las fuerzas del universo que los hayan hecho tan explícitos, y basándose en aquellos que vimos en dos dimensiones. Buenísimos.

En cuanto a los modos de juego no puedo quejarme pues hay bastante variedad, tanto en línea como en modo local, además de ser las facciones las que otorgan un buen empuje a querer seguir jugando, pues las recompensas son buenas y la competencia a nivel mundial se torna muy interesante. El detalle consiste en jugar cualquier modo, sólo, acompañado o en la red global, pues cada victoria o derrota nos otorgarán puntos para nuestras facciones, mismas que nos darán regalos una vez terminen los eventos. Las torres que son características de la serie, en este caso se logran y de gran manera, pues consiguen mantener la esencia de Mortal Kombat y la manera en que vamos escalando hasta llegar al final y enfrentar al rival más fuerte. Sin embargo échense el reto para las Torres Vivientes, se ayudarán en experiencia y de paso le darán una manita a su facción.

Desde “Prueba tu Suerte”, “Prueba tu Fuerza”, los retos en línea, historia, retos de facciones, todo se trata de pelear, apretar botones y siempre en pos de mejorar como jugador. Eso es una de las cosas buenas de MKX, todo gira alrededor de dominar a los peleadores o hacerse experto en uno sólo, no importa, el chiste es pelear de la manera más espectacular y brutal, pues de ahí que uno obtendrá más premios.

¿FLAWLESS VICTORY?

Ni Fatalities ni Rayos X me han cansado, me encantaron los estilos de pelea, los escenarios son buenos, las voces en inglés son regulares, los mini juegos gustan, la Krypta es una buena manera de ir de compras, los personajes convencen, la jugabilidad gusta y funciona para jugar casualmente, nada qué comparar con otros como BlazBlu o hasta Street Fighter. Sin embargo MKX es una mejora significativa y bien lograda de la estructura que NetherRealm propuso y probó en Injustice, la cual no es mala pero sí siento que carece de imaginación y un poco de libertad de movimientos y combos.

La pregunta obligada, ¿Es Mortal Kombat X mejor que todo lo anterior? ¿Sólo es bueno? ¿Lo compro o no? Sí pagaría el precio total del juego, pues tanto en línea como localmente es muy divertido, repito, de manera casual, no se diga haciendo peleas con los amigos porque la cosa se pone más candente. La variedad en los modos, la posibilidad de crecer aun perdiendo, la sangre, las vísceras, los cuerpos desmembrados, el toque de aniquilación y la violencia, son sin duda los sellos personales de Mortal Kombat que están muy presentes y son respetados, a veces muy bien explotados. Esta edición es la que mejor se ve, la que más impacta por la calidad en sus gráficos, por la imaginación en los estilos y los recursos para pelear, sin embargo y a pesar de todas las cosas buenas que tienen MKX… Sí, sí es la mejor de la serie.

El siguiente paso tiene que ser la realidad virtual haciéndonos que movamos el cuerpo y peleemos como guerreros a muerte. Gracias NetherRealm por tomar una fórmula que servía y convertirla con ideas bastante buenas, en algo que le hacía falta a la nueva generación. Ya tienen las bases, ahora perfeccionen el juego, pues todos sabemos que falta mucho para que Mortal Kombat sea el mejor juego de peleas de la historia, pero así de divertido, son pocos.