NBA 2K16 | Reseña
nba-2k16-2ksports-reseña

Hoy me siento contento y a la vez triste de terminar mi reseña del último juego deportivo de este año: NBA 2K16, el juego de basquetbol de 2K Games que desde hace ya varios años es el mejor del mercado. Sé demasiado poco de este deporte, sin embargo he preparado mi reseña para que decidan si irán a encestar balones, o regresar a meter goles, hoyos en uno o anotaciones.

NBA 2K16

Con este ya es el tercer año consecutivo que puedo disfrutar de esta franquicia, misma que me ha sorprendido en cada edición pues al parecer su principal preocupación es cambiar para ofrecer mayores detalles al gamer. Sin embargo no me voy a detener tanto en platicarles la manera en que 2K Games ataca, sino más bien en cómo me sentí este año al botar el balón.

No puedo negar que me dio la misma impresión que el año anterior la manera en que se maneja la bola, quizá con unas mejoras no muy notorias pero sigue sintiéndose real y muy natural, sin embargo mi “repudio inicial” al juego, fue su falta de libertad para moverme como si fuera Pedro por mi casa. Recuerdo muy bien que al hacer una colada era muy sencillo, más si venía de un botador con una masa muscular considerable y tamaño amenazador, pues abrirse paso entre los brazos y piernas contrarias era cuestión más de fuerza que de maña.

Decepción cuando me di cuenta que eso era cuestión del pasado, simplemente no era ya tan sencillo atravesarse de lado a lado sin sentir oposición alguna. Mi verdadera sorpresa llegó cuando pasaron varios partidos y empezaba a darme cuenta que no era una alteración en el modo de juego ofensivo, sino en la respuesta de la máquina cuando se manejaba a la defensiva. Siendo muy atento, encontré detalles en los pies y caderas de los jugadores, mismos que se mueven más acorde a lo que mi cuerpo estaba realizando, como si se hubiera puesto mucha atención al centro de gravedad del jugador para evitar que con un movimiento pudiera quitarme a los defensivos.

Ya no son dummies como antes solían serlo, los cuales tal vez se ponían enfrente pero con dos o tres botes dando la espalda al aro, podíamos engañarlos para después tirar fácilmente y encestar. Ahora es cuestión de entender la posición del cuerpo propio y del rival, pues es mucho más sencillo perder el balón en un movimiento brusco. 2K Games decidió darle más poder a la defensa. ¿Y saben qué? Me encantó. El nivel de dificultad no es precisamente más alto, simplemente más inteligente, más agresivo y nos obliga a pensar más en equipo que de manera individual.

Dentro de los partidos que jugué, no puedo dejar de destacar el realismo estratégico que NBA 2K16 maneja, y me refiero estrictamente al ir y venir del balón, las formaciones ofensivas y defensivas, los parados de los jugadores, sus movimientos alrededor del aro, las pantallas, los manoteos al que porta el balón, los manoteos debajo del aro, las faltas para detener el reloj, las reacciones a los balones perdidos, a los tiros desde la línea e incluso a lo que sucede con el marcador del partido.

No recuerdo haber encontrado una diferencia tan abismal desde una edición previa a la actual en un juego deportivo, es decir, siempre trato de encontrar esos detalles que marquen la pauta para decir que hubo una mejoría, sin embargo este juego -y esta compañía- se mejoró viendo sus errores del año anterior, los cuales no fueron muchos.

Esto es hablando puramente del videojuego en la cancha, pero sí debo mencionar un detalle feo el cual no tiene nada qué ver con la jugabilidad, pero sí me gustaría mucho su inmediata atención: en ocasiones algunos objetos o personas saltan de lugar hacia otro, haciéndolo ver como lo que es, un videojuego. Es un error súper insignificante pero hubo varias ocasiones que me molestaba más de lo normal. Pero quizá es sólo porque estoy loco y tengo problemas en la cabeza. Equis.

¡Ah! Y la necedad constante del juego de conectarse a internet hasta para ir al baño. No es queja, pero sí es una llamada de atención a 2K Games para que la próxima traten de no depender de la red para tomar una decisión, desde la tienda local para personalizar a mi jugador, hasta como para guardar una partida. De hecho, fueron dos veces que debí reiniciar mi Xbox One por trabarse ya que estaba descargando actualizaciones de otros juegos en mi PlayStation 4. De ahí en fuera, no me puedo quejar mucho.

Bueno sí, los tiempos de carga son un poco largos. Ya, ya le voy a parar con mis quejas de señora achacosa.

¿QUÉ PAGA EL JUEGO?

Los modos de juego siempre son un tema importantísimo en un videojuego, pues por más fabuloso y hermoso que sea, si no tenemos opciones podemos darlo por muerto. Te estoy viendo “The Order 1886”, te estoy viendo durísimo.

En otros títulos me he inclinado por el modo carrera, otros me han atrapado con la famosa modalidad de crear un equipo con tarjetas, y otros nomás por los trofeos/logros. NBA 2K16 tiene todo eso, además del modo MyGM el cual se concentra en crear el mejor equipo de la liga y hacerlo estúpidamente exitoso. Nada fácil si podría apostar que a este deporte le sobran jugadores un tanto “altaneros”.

Sin embargo y dejando de lado esos detalles, el modo que es como el América de México -o lo aman o lo odian- es MyCAREER, yo soy americanista y por lo tanto lo amé bastante. No, no se trata de crear un jugador y salir seleccionado para jugar en la NBA. Esto va más allá, pues Frequency Vibrations, el sobrenombre del jugador creado por nosotros sin importar el nombre que le asignemos, nos contará su historia a través de la mirada de Spike Lee, el director y guionista famoso por la película “Malcolm X”, donde veremos cómo avanza de estar en la preparatoria, subir a la universidad y después ser parte del Draft 2015 de la NBA. Siendo honesto, la mitad del tiempo estarán viendo cinemáticas de su vida familiar y consejos bien escondidos que tratarán de dejarnos una enseñanza. La otra mitad estaremos en la duela tratando de hacer todo lo posible para que nuestro equipo gane.

Aquí viene lo genial, primero son dos partidos antes de ir al campeonato estatal de preparatorias. Durante cada partido estaremos recibiendo visitas de los scouts de algunas universidades. Al final decidiremos a dónde podremos irnos para jugar tres partidos antes de la final por el campeonato nacional. Sigue la parte más emotiva del proceso, que es donde mediante una larguísima plática, decidimos saltar al nivel profesional y salir seleccionador por algún equipo de la NBA. Aquí son ocho juegos como novato y después viene el resto de nuestra vida: jugar las temporadas reglamentarias para ir tratando de hacernos una estrella del baloncesto.

Todo esto no tendría sentido sin dos cosas en particular: la tienda y MyPark. La primera consiste en comprar desde chicles, bueno, chicles no, pero tenis sí, tipo de tablero, balones, ropa deportiva, ropa para conquistar a las chiquillas, tatuajes, joyería y muchas cosas más para nuestro jugador, todo esto tiene un precio alcanzable con dinero obtenido durante nuestra carrera y lo logrado en MyPark. Ahora viene la segunda.

MyPark es un modo donde escogemos tres tipos de lugares para jugar como si fuera el barrio o las canchas de algún centro deportivo. Al seleccionar uno de tres ya no hay marcha atrás, no podemos irnos a otro. Cuando estemos medio aburridos y queramos mejorar sobremanera, MyPark es el lugar correcto para ir a jugar en línea contra gente que no hace otra cosa en el día, lo digo porque son buenísimos. Aquí lo único que vamos a hacer es jugar, aprender, jugar, aprender, jugar, aprender… ya entendieron ¿verdad? No importa el nivel que tengan, lo mal que les vaya, las palizas obtenidas o el ridículo que puedan hacer, siempre estaremos aprendiendo y obteniendo dinero para comprarle cositas a nuestro jugador. Lo más relevante es lo que ya les dije, cada vez que pisen esa cancha, estarán aprendiendo y subiendo de nivel como no tienen una idea. Es quizá el modo obligado a dedicarle el mayor tiempo posible si desean tener un personaje de MyCAREER sumamente exitoso. Créanme.

SI JORDAN LO ANUNCIA, DEBE SER BUENO

Michael Jordan anuncia el juego, ¿qué más quieren? Bueno no, no porque SU MAJESTAD anuncie un juego quiere decir que está buenísimo. En este caso sí lo es. NBA 2K16 cuenta con gráficos muy realistas en la cancha, repito, en la cancha, no volteen a ver por favor las gradas. Ni la banca. Dentro de la duela estamos viendo un juego sumamente realista, con buenas mecánicas, gran nivel de detalle y muy apreciable jugabilidad.

Pero eso no es todo, si me preguntan, les confirmaré que cada partido es una emoción intensa por ganar la pelota, no dejarse ir abajo en el marcador y ser la estrella del equipo, como si supiera que todos los ojos están puestos en mí, esperando ser el jugador que marca la diferencia. Es frustrante no anotar, y no por los puntos en sí, sino por su mejorado y facilísimo sistema de tiro para lanzar correctamente la bola, mismo que ha cambiado en cada versión. Ahora es mucho mejor, en serio. Se preocuparon por hacer sencillo lo difícil y complicado lo que nunca debió de ser fácil. 2K Games quiso verse en un espejo para encontrar sus fallos y logró ver los más importantes.

Así como no anotar es frustrante, hacerlo es muy gratificante, pero nada comparado a ganar, a escuchar los atinados comentaristas al hablar de nosotros, de nuestras debilidades y virtudes. Les repito, ganar en NBA 2K16 se siente increíblemente bien. Nos provoca querer ir a nuestra cancha personal a calentar un poco y después regresar a pelear por el campeonato estatal, nacional o por el de la NBA.

Hace algunas semanas inicié con un juego de golf, después fútbol americano, más adelante dos de soccer, siguió el hockey y hoy termino con uno de básquetbol. ¿Mi favorito? Ya lo saben, el de hockey. ¿Y el de baloncesto dónde queda? Sencilla respuesta, empatado con el de americano en segundo lugar. NBA 2K16 es por mucho, mejor que su hermano el NBA 2K15, y como cada año, sobresaliente entre los sobresalientes.

Gracias por leerme en esta hermosa temporada deportiva de videojuegos, es hora de decidir cuál de todos nos quita más el sueño.