NHL 16 | Reseña
nhl16-reseña-review-kopodo-easports

El hockey sobre hielo es mi deporte favorito por excelencia. Para mi mala fortuna vivo en un país donde casi nadie sabe de lo que hablo a tal grado de que la franquicia NHL realizada por EA Sports ni siquiera se vende aquí, tendríamos que comprarlo de manera digital. Sin embargo y gracias a nuestro RP en conjunto con la marca EA, logramos conseguir una copia del NHL 16 para reseñarlo y darles a conocer un poco más de este vertiginoso y precioso deporte.

MIL MANERAS DE PEGARLE AL PUCK

Así como los demás juegos de EA Sports, NHL 16 cuenta con varios modos para patinar sobre el hielo y reventar las redes de la portería, si me preguntan no sabría decir cuál es el más atractivo… quise decir “emocionante”. Sin embargo el que probé primero y sigo jugando fue el modo “Be a GM”.

Ser gerente general en NHL 16 no significa decidir los precios del estacionamiento, de la comida, entradas ni nada por el estilo, aquí lo importante está en crear una dinastía, palabra muy utilizada y ya pocas veces respetada en la liga de hockey, esto debido a la altísima competencia anual que casi no da tanto lugar a que los equipos repitan campeonatos. Como GM, deberemos estar al pendiente del ánimo de cada jugador, la química del equipo en general y además de todo lo que ocurre en el hielo.

Cualquier movimiento que realicen en las líneas del equipo influirá considerablemente en la moral de los jugadores, al grado de levantar la mano para quejarse o felicitarnos, acción que repercutirá en la química del conjunto. Sobra decir que todo esto afecta a cómo se desempeñan al momento de jugar. Incluso los traspasos de jugadores, firma de nuevos contratos y recisiones de los mismos, provocarán felicidad o descontento. Y créanme, no quieren jugadores molestos patinando por ahí, pues en un deporte tan rápido y en una arena tan pequeña, es fácil resentir la falta de compromiso.

Como GM tienen de dos sopas: o juegan cada partido para ayudar al equipo a ganar, o deciden todo a la simulación esperando que los ratings de sus jugadores y la mentalidad de cada uno les permita ganar. Yo siempre decido lo primero, soy controlador y me gusta mantener el bienestar en mi equipo.

En el NHL 16 no esperen una carrera corta, pues como GM tienen que chutarse los 82 partidos que componen la temporada completa, más los playoffs para poder llegar a la final por la Stanley Cup, el trofeo más codiciado en el ámbito deportivo –según algunas encuestas-.

Si lo suyo es patinar solos, entonces deben probar el modo “Be a Pro”, el cual les permite crear un jugador que empezará en las ligas menores de hockey, con equipos afiliados a los de la NHL, mismos que son los semilleros del máximo circuito. Aquí sólo podrán tomar el control del jugador creado y deberán aprender a jugar por su cuenta pero siempre pensando en el bien del equipo, esto porque con cada segundo que pasen en el hielo, irán recibiendo calificaciones del entrenador en cuanto a su defensa, trabajo en equipo y carácter ofensivo. Entre mayor sea la calificación, más posibilidad tendrán de ser seleccionados por un equipo de la NHL a la hora del Draft. El sueño de cada jugador.

En este modo sólo deben preocuparse por ustedes, olvídense de la química del equipo o de que alguien se enoje, aquí sólo importa su rendimiento personal y el que tengan con el equipo, pues un jugador personalista o que no quiere salir del hielo será mal calificado. Obvio también traten de meter un chorrísimo de goles y poner demasiados pases. Y por supuesto revienten dos o tres bocas que al fin y al cabo aquí los golpes están súper permitidos.

Ahora que si quieren otro reto mucho más difícil, tienen que irse a jugar en línea y con el HUT, otra de las modalidades que se están haciendo características en los juegos de EA Sports. HUT significa “Hockey Ultimate Team” y funciona igual que el MUT y el FUT: deben comprar tarjetas, sacar jugadores e ir haciendo el mejor conjunto posible. Aquí la gran diferencia es que los sobres más baratos nos darán jugadores de las ligas inferiores, haciendo más difícil el reto pues obvio son patinadores no de tan alto nivel. Construir un equipo fuerte, con elementos muy buenos, implica jugar mucho, ganar mucho, mejorar mucho, o… gastar mucho. Aquí también pueden comprar esos sobres con dinero real. Ustedes deciden qué será.

EL DETALLE QUE CONQUISTA

La última vez que jugué un NHL fue la versión del 2013. La cual por cierto tuve que pedir al vecino del norte, los Estados Unidos de Norteamérica. Irrelevante comentario.

De aquella fecha y desde que jugué el NHL 2001 –mi primero de la serie- los cambios en los detalles del juego han sido impresionantes. Sin duda me he quedado con la boca abierta de la atención que le han dado a esas pequeñas cosas que le dan muchísima calidad. Para empezar el hielo va perdiendo brillo conforme pasan los minutos de cada periodo, la ropa en los jugadores es mucho más independiente, sus movimientos al patinar y al tirar se ven menos mecánicos, la afición como un todo es bastante agradable, el ruido en la arena, la presentación de NBC durante los partidos es buenísima, los acrílicos alrededor del hielo se mueven con los golpes, ganar la posesión en la pared ya no es tan sencillo, el puck tiene mucho más realismo y podría seguir por horas y horas.

Lo que realmente importa es la jugabilidad. Y ahí voy mis amigos. Agárrense.

En un principio todas las estrategias ofensivas siempre terminaban sin tener importancia, esto debido a que era muy común y fácil realizar contragolpes a velocidad y tirar en cualquiera de las maneras posibles: slap, de muñeca y one-timer. Eso ha cambiado radicalmente pues por más velocidad que tengamos, si la línea defensiva está colocada de manera correcta, harán bien su recorrido cerrando el ángulo de tiro, obligándonos a detenernos y ocupar forzosamente la estrategia establecida. Aquí es donde NHL 16 nos obliga a aprender a mandar pases, controlar el puck y decidir cuándo sí y cuándo no es momento de tirar. Cabe mencionar que las pantallas funcionan mucho mejor que antes, siendo un dolor de cabeza cuando se está a la defensiva.

Por otro lado la defensiva se ha mejorado muchísimo, evitando que uno deje huecos que permitan el tiro del contrario, dando más inteligencia a los jugadores para bloquear tiros, tapar pases, quitar el puck y hasta aventarse para evitar que el disco llegue a la portería. Con todo esto quiero decir que efectivamente el NHL 16 es mucho más difícil de dominar, sin embargo y por la naturaleza competitiva de un servidor y el amor por este deporte, lo difícil se hace reto y CÓMO ME ENCANTAN LOS RETOS.

No se digan los “face-offs”, ese momento en que el árbitro deja caer el puck entre dos jugadores contrarios, como una especie de “bote”. Esta jugada es decisiva para el dominio del disco y la posesión del mismo. Pues esta importantísima jugada del hockey, ha sido mejorada de manera titánica. Antes con un simple botón conseguíamos ganar el puck, ahora es necesario ser precisos y reactivos para dejar caer el bastón y usar bien los patines para forcejear y ganar la posesión. Sin duda una de las mejores adiciones a la franquicia.

HAT-TRICK

También en el hockey sobre hielo existe el famoso “Hat-Trick”, ese truco de magia cuando metemos tres goles en un mismo encuentro. Bueno, pues NHL 16 es un hat-trick hecho y derecho. Quizá se pregunten “¿por qué lo es?”. Fácil. Tiene tres golazos: muy buenos gráficos, buenísima jugabilidad y modos de juego muy entretenidos y exigentes.

De principio a fin, desde los menús al partido como tal, todo lo visual me encantó, fotografías, animaciones, letras, jugadores, caras, acrílico, pantallas, presentadores, todo se ve genial. Me encanta ver cómo se va desarrollando la presentación del partido y los cortes de escena donde se muestran a los patinadores cuando el puck no está en juego. El público y su estallido con el gol, las luces de presentación, el hielo y su desgaste, las felicitaciones de la banca, los cambios de línea, todo en general es una belleza para los ojos.

Los controles y las mecánicas de pases, tiros y cambios en la estrategia hacen del NHL 16 un serio contendiente para quitarnos el aburrimiento y aprender mucho de este hermoso deporte. El incremente en la dificultad y la libertad del puck, así como la inteligencia artificial me dejaron bastante sorprendido. Siendo honestos, me encantó volver a jugar hockey.

Y para finalizar, los modos de juego son atractivos por donde los vean, ya sea como GM, Pro o con el HUT, NHL 16 demanda atención y mucha dedicación para hacer crecer a nuestro equipo y/o jugador. Nos obliga a tomar buenas decisiones y a pensar en lo que es mejor para el conjunto, olvidándose un poco de las individualidades, las cuales por más buenas que sean, necesitan de los otros cinco patinadores.

En esta temporada deportiva he probado el Rory McIlroy PGA Tour que no me desagradó, el Madden 16 que lo amé bastante, el FIFA 16 que sí me gustó y ahorita ando con el PES 16 y el NBA 2K16, pero mi corazón se queda en el hockey con el NHL 16, en parte por amor a este deporte, pero también en parte porque me sorprendió mucho la profundidad y atención a los detalles. Los usuarios de Xbox One con EA Access deben sin duda probar este juego ya que lo tienen gratis.

Aquí me tienen para cualquier duda sobre este deporte y sus reglas, quizá un poco de historia y hasta estrategia. Estaré encantado de ayudarles a enamorarse como yo de este deporte.