Rock Band 4: De como me convertí en rockstar y salí de gira.

Aparece frente a mi una caja de Rock Band 4 para Playstation 4, esa grandota que incluye guitarra, bateria y microfono. Mientras la miro de reojo pasan por mi mente imágenes retrospectivas de sujetos a los que he visto jugar desde hace algunos años. La mayoría chavos veinteañeros apretando botoncitos de colores en una guitarra de plástico mientras miran la pantalla sin parpadear, fumando y/o comiendo fritangas.. Sin dudarlo le hago el feo cuando mi hermano me pregunta si quiero jugar con él.

Pasan unos días y en un momento al que puedo culpar de debilidad, decido darle una checada a la bataca, después de todo “solo es un ratito mientras termina la descarga de otro juego” al fin que siempre fui de los que golpeaban el pupitre con lápices hasta desesperar al del frente.

Me siento ante el armatoste, tomó las batacas de las cuales pienso “Que chidas se ven con el logo del juego” y empiezo a recorrer la lista de canciones.. Unos segundos después me decido por Arabella de Arctic Monkeys, al fin que si un chango puede con la rola seguramente yo también, aún así no me arriesgo y la pongo en easy. Veredicto: Rock Band 1 – Ego 0

Pero ¿Por qué, por qué Dios de la realidad alterna, yo siendo un fiel jugador de corazón soy castigado de esta forma? En fin, no me doy por vencido y la vuelvo a intentar, esta vez con mejores resultados que se sienten como palmaditas alentadoras, para que ahora piense que puedo echarme Still Into You de Paramore porque pues hay que jugar todas ¿No? Termino decepcionado de mis capacidades motoras y falta de coordinación, también acepto entre dientes, que ahora respeto un poquito más a la banda de Tennessee.

Entonces juego otras canciones como At Night in Dreams de White Denim, Birth in Reverse de St. Vincent, Hail to the King de Ax7, I Am Electric de Heaven’s Basement, etc. Con un poco de mejores resultados tras varios intentos.

Al rato de eso me doy cuenta de dos cosas: Tiene un buen rato que mi hermano me dejo jugando solo y ya se me paso la hora de la comida. Entonces caigo en cuenta.. De que.. El juego me gusto y llevo más de seis horas jugando. Decido alejarme de él como si me fuera a contagiar algo incurable, me siento sucio y culpable, pero una parte de mi pide más. Esa noche casi no pude dormir, aunque quizá fue por tragar tanto unas horas antes.

Al día siguiente pienso tomármelo con calma, tempranito para calentarme en este invierno pre-apocalíptico, comienzo con unas rolas del día anterior (aunque pienso que las jugué todas) y luego empiezo a aventurarme con las restantes. Esta vez logró hacer mi ego y prejuicios a un lado, me siento cerca del Nirvana (el espiritual, no la banda grunge) y disfruto como si hubiera sido aceptado en el Valhalla..

Le entro al modo carrera y creo a mi personaje, elijo el nombre de la banda y comienzo la historia. La verdad quedó muy complacido en esa parte porque la historia además de divertida se siente como algo que me gustaría vivir si mi vida dependiera de rockear. Por otro lado me gustaría que la historia estuviera acompañada de animaciones, animatics, o ilustraciones; Pues solo se trata de textos a un lado de la interfaz.

Ya en el rollo “Soy un rockstar” me echo canciones como Suspicious Minds de Elvis Presley como si el rey mismo tocara la bataca, Spiders de System of a Down incluso me relaja, y unas cuantas canciones después terminó Light up the Night de Protomen con gusto. Eso sí, aunque ya termino todas las rolas con cuatro y cinco estrellas, se trata de la dificultad easy. Cuando mi instinto hardcore me llama a ponerlas en normal, caigo como costal de papas ante Goliath, si es que eso tiene sentido.

Cuando el sol ya se encuentra en poniente siento una fuerza interior que me llama y reclama, me doy cuenta que no es mi espíritu dragón metalero, es mi panza crujiendo porque una vez más pasaron ocho horas sin notarlo, y es entonces cuando tengo que aceptar que me encanto jugar con la bataca en Rockband 4. Quisiera estar internado en un asilo donde solo disfrutara el juego hasta sacar todas las rolas en experto, pero no encuentro un pretexto para conseguirlo.. todavía.

Un agradecimiento especial a Mad Catz por facilitarnos el equipo para este artículo.

Y mi rola favorita para romperme la esperanza de ser genial es Dream Genie de Lightning Bolt, mis respetos totales para quien logre domar el corcel del infierno (en mi torpe opinión), el video no es mío obviamente, solo para darse una idea.