Sword Art Online: Lost Song | Reseña

Uno no tiene que ser tan conocedor del mundo del anime para saber que Sword Art Online es uno de los más famosos que existen, bueno, buenísimo o regular, eso ya es cuestión de gustos, pero de que la historia suena original y entretenida en un mundo ya cibernético, lo es. Es ahora turno del videojuego del anime de un videojuego, ¿Entendieron? Sé que no tanto, pero ahorita les explico bien cómo está la cosa.

SWORD ART ONLINE

La historia del anime es bien sencilla, se las explicaré en dos patadas: un videojuego en Japón llamado Sword Art Online, es lo más famoso y exitoso que pueda suceder debido a que es en realidad virtual y se pueden conectar miles de personas al mismo tiempo. Es demasiado bueno y divertido pero cuenta con un pequeño problema, si morías en el juego, morías en la vida real. Para poder desconectarse del mismo debías acabarlo completamente, de lo contrario, estarías ahí el resto de tus días.

Hey tranquilos, suena raro pero no lo es.

Sword Art Online: Lost Song, hablando en términos del videojuego, trata de la continuación de SAO, y está recreado en una expansión llamada ALfheim Online. Resultan ser nuevos mapas, retos, calabozos y enemigos, en donde Kirito, nuestro protagonista, luchará con 19 amigos más para terminar el juego y convertirse en el mejor jugador de ALfheim Online.

Idealmente será Kirito, pero si son afectos de cualquiera de los otros 19, podrán modificar su equipo de hasta tres para ir a matar monstruos a Alfheim. Esta es una de las grandísimas características de Sword Art Online: Lost Song, la posibilidad de escoger a quien deseen y armarlo a su gusto conforme vayan mejorando a su personaje. Además la cantidad de poderes y magia a utilizar es bastante amplia y aunque al principio es medio confuso, conforme vayan pasando las primeras misiones, se irán aclimatando hasta que encuentren sumamente sencillo controlar todos los aspectos de sus monitos.

Sword Art Online: Lost Song es un juego de rol como en muchos otros, en el cual la experiencia se crea en el campo de batalla, donde uno aprende a conocer a su personaje, sus movimientos, habilidades, velocidad, agilidad y alcances de este. Es sólo ahí donde realmente sabremos si somos muy capaces, o debemos de seguir con misiones pequeñas para ir creciendo.

Lo importante en Sword Art Online: Lost Song es obviamente salir, conocer gente, aceptar misiones y llevarlas a cabo. Como sea pero lograrlas. El problema reside en que podrían llegar a aburrirse en poco tiempo, sean o no fanáticos de la historia. No estoy diciendo que sean misiones sin chiste o demasiado fáciles, es sólo que pueden llegar a ser repetitivas si no administran bien el tiempo que pasan peleando y explorando. Si deciden tomar Sword Art Online: Lost Song como un juego tipo Hyrule Warriors, Dynasty Warriors o One Piece, definitivamente lo odiarán a más no poder. Me refiero a que saltar de misión en misión, acabar con monstruos en un calabozo, en otro, en otro y en otro puede llegar a enfadarlos tarde o temprano, incluso el simple hecho de salir al mapa a pelear por ganar experiencia frente a enemigos interminables. Esto sin duda es muy cansado después de una hora aproximadamente, pues más allá de generar puntos de experiencia, provocan aburrimiento.

Lo importante es hacer misiones de rescate, seguir con la historia principal, no atiborrarse de misiones alternas y descansar de tiempo en tiempo para agarrarle sabor a la esencia del juego. De verdad tiene mucho sabor, mucho honestamente, pero para eso deben encontrar el equilibrio perfecto entre leer todos los textos de la historia -que sí son muchísimos-, caminar y conocer personajes, practicar, comprar y vender, cambiar héroes y hacerlos crecer, y finalmente volver al campo de batalla a probar nuevas armas. Ahí está el secreto: cambien constantemente de armadura, armas, magia, poderes y compañeros para que cada aventura sea diferente y no terminen por echar al olvido a Sword Art Online: Lost Song.

ESPADAZOS

¿Qué es lo que más me gustó del juego? Innegablemente es la acción de volar. Las peleas son buenas, son entretenidas y aunque por momentos muy mecanizadas, pero hacen bien el trabajo, sin embargo lo que me fascinó es andar por los aires con toda la libertad posible y hacia un punto específico en el mapa para empezar a lidiar con las hordas de monstruos. Las armas también son algo que encanta, que atrapa y no deja de sorprender, aunque honestamente no son lo mejor del juego. Repito, es la idea de volar, del sonido del viento, las maniobras, la seguridad que imprime para poder decidir cuándo es el momento justo para bajar y repartir justicia y dolor, todo al mismo tiempo.

Los gráficos están muy bien logrados cuando hablamos de los 2D en los momentos de los diálogos, ahí no se puede negar que los personajes lucen bien detallados, con colores llamativos y todo es muy bonito, realmente lo es. Lo que no gusta tanto es el momento del 3D donde carecen de esa belleza que se podría imprimir en los modelos y quizá lograr algo más espectacular. Sinceramente me emocioné mucho al principio pues esperaba algo mucho más pulido, con mayor calidad y que me hiciera sentir que estaba ante una belleza despampanante pues no se puede negar el hecho de que el anime es un arte, sin embargo el juego no le hace los honores debido, y eso mis queridos lectores, duele un poquito más de lo normal.

Afortunadamente Sword Art Online: Lost Song mantiene las voces en japonés haciendo completamente de lado el doblaje al inglés. Este punto me resultó particularmente satisfactorio pues mantiene esa producción original y lo bonito que puede llegar a ser el idioma nipón al ser hablado. A lo mejor muchos disciernen conmigo, pero en lo personal me gusta el sonido de esta lengua. Afortunadamente para los que no la entendemos, los subtítulos están en inglés -pues así tengo mi consola- y todo fue entendido a la perfección.

VEREDICTO

Una lista de trofeos ciertamente ambiciosa, una historia original y divertida, la habilidad de volar, rango de peleas de buenísimas a muy pobres y variedad en los personajes y armamento, hacen de Sword Art Online: Lost Song (para Playstation 4 y PS Vita) un juego bueno a secas. No puedo defenderlo a pesar de mi emoción al tenerlo, pues quitando esos sentimientos de gamer, me es imposible echarle muchas flores y tratar de convencer a un público que probablemente termine por dejarlo de lado y desinstalarlo, y no estarían haciendo nada mal. Sword Art Online: Lost Song pudo haber tenido mucho más para ofrecer, pero no quiso tomar riesgos suficientes y terminó por empatar la partida. Y a nadie le encanta un empate.

Ojalá que el cuarto en la serie, si es que existe, aprenda de los errores cometidos esta vez, pues quizá un cuarta ocasión se pueda convertir en la última, y honestamente el legado de Sword Art Online no merece una saga de juegos con tan poco para ofrecer.