WWE 2K16 | Reseña

Cuando era muy pequeño soñaba con ir algún día a ver a los luchadores de la AAA aquí en México, era fanático de Máscara Sagrada y Octagón. El día que pude asistir a un evento en mi ciudad, me di cuenta de que nunca más me volvería a gustar la lucha libre, ni en videojuego. Esta es mi reseña del WWE 2K16 y vamos a descubrir si cambié o no de opinión.

WWE 2K16

Siendo un fanático de hueso colorado del espectáculo que es la WWE, es necesario, pertinente y demasiado obligatorio, entrar y ver todas las posibilidades que existen para pelear en el WWE 2K16. Lo digo en verdad, es sumamente abrumadora la cantidad de modos de juego y cero la posibilidad de aburrirse, esto se debe a que cuando estén fastidiándose de un estilo de pelea, tendrán doscientas cincuenta y ocho mil quinientas treinta y ocho maneras más de darse una tunda.

No es cierto, sólo son 46 opciones que tienen para quitarse lo aburrido. Sí, reconozco que entre esas 46 están los formatos en equipo, pero ni siquiera estoy hablando del modo en línea ni del MyCareer. Estoy metiéndome exclusivamente con la chance de jugar sólo o acompañado de manera local. Así es, les repito, no es error mío, son 46 formas. Nunca había visto tantas anteriormente.

No pienso decírselas todas, pero sí pueden contar con la escalera, la reja, dos contra dos, reglas extremas, diez hombres, veinte hombres, treinta hombres… Ya con esas tienen y aún les faltarían más de treinta variantes más. Es en serio, el formato que quieran, ahí estará. Pero la parte más importante es ya una vez peleando.

La parafernalia que existe en el show de la WWE no falta, incluso es tan buena que podría alentar a cualquiera a empezar a verla -como en mi caso, aunque no pienso chutarme ninguna pelea-, esto gracias a la música, los gritos, los elementos de apoyo como las chispas, el agua, el humo, explosiones, pantallas estúpidamente gigantes y el público entre otros, dan un toque verdaderamente profesional y hacen notar lo cuidadosos que fueron los de 2K Games para entregar un producto de primera.

Pero ¿y las catorrazos? WWE 2K16 es un juego meramente de tiempos, de calcular cuándo y cómo atacar o defenderse. Es importantísimo cuidar siempre nuestra barra de energía, no la de vitalidad, esa es otra. La de energía nos permite actuar tanto y como esté en un buen nivel, pues es imposible tratar de golpear indefinidamente sin sufrir un agotamiento, aquí es donde esa parte de “los tiempos” se vuelve primordial. Mientras estamos al pendiente de ella, también debemos checar el estado físico del rival, pensar si se encuentra en condiciones de golpearnos o no para decidir si recuperar energías o continuar masacrándolo.

Aparte de todo eso que debemos observar constantemente, de igual manera es imprescindible estar atentos a cuando el rival piense en contraatacar; una vez más estamos en lo de los tiempos, ya que nuestra atención debe estar puesta al 100% por si es posible anular el ataque contrario y responderle con uno igual o hasta peor de intenso. Es una pequeña ventana de oportunidad que habrá para poder hacer esto, que con el paso del tiempo y la repetición de ataques, será más fácil identificar y leer para adelantarnos al golpe.

Les repito, es de tiempos esto.

Los movimientos especiales son de coordinación con los botones y una vez más, “tiempos”. Sigo con mi cantaleta ¿verdad? Resulta que cuando haya un agarre, sumisión o deseemos que nos hagan el conteo para ganar -o nos vayan a hacer el conteo-, es importante reaccionar a tiempo al joystick y botones correctos a presionar para no perder, y es que aquí ya existe la posibilidad de la rendición. Y todos estos botones aparecen en momentos muy específicos en los cuales debemos calcular muy bien cuándo presionar el botón correcto. Tiempos señores, tiempos.

WWE 2K16 no es un juego para ansiosos ni desesperados, ganar en los primeros instantes de la pelea es prácticamente imposible a menos que el rival sea su amigo y les dé chance. Y eso mis estimados amigos, se llama trampa, aquí y en China. El cálculo de la energía, de nuestro daño, del daño inflingido, de los botones y del cansancio del rival, son factores a mantener presentes en todo momento, sin embargo las reglas de la lucha libre son imparciales: gana el que provoca la rendición del contrario. No importa qué tanto tengan en la lona a otro luchador, éste puede levantarse como el Ave Fénix y valieron cacahuate con dos o tres movimientos en los que uno no reaccione de manera correcta. Suena frustrante y lo es, pero reglas son reglas.

¡¡¡LO RUDO!!! ¡¡¡LO RUDO!!! ¡¡¡LO RUDO!!!

A diferencia de otros juegos, el modo MyCareer de WWE 2K16 no es tan exigente, sin embargo no es fácil, a diferencia de cómo crean a su peleador que es tardado aunque muy completo. En este modo el sistema de crecimiento permite ilusionarnos con un avance rápido al principio, engancharnos y una vez bien metidos en el lodo, salir será complicado, y no me refiero porque sea buenísimo, sino porque del rating de 60 con el que iniciamos, saltar al 70 será en un abrir y cerrar de ojos, y ya con ese puntaje querrán comerse el mundo a pedazos y aquí es donde me refiero a “metidos en el lodo”, pues será difícil querer dejar de jugar pues ya se habrán encariñado con su personaje.

Las posibilidades aquí no es que sean infinitas, pero quizá sí sean infinitas menos uno, pues el crecimiento va desde la fuerza en el brazo derecho, hasta la agilidad para el contraataque aéreo. Es decir, necesitarán encontrar puntos hasta por debajo de las piedras, conseguidos únicamente en peleas y entrenamientos. ¿Qué es lo que quiero decir? Que MyCareer es muy adictivo, gratificante pero llega un momento en que es muy demandante de tiempo y dedicación. Si buscan algo casual, hay 46 modos de juegos más. ¿Ya se los había dicho? ¿En serio? ¡¿Que hay 46 MODOS DE JUEGO?! En serio no recuerdo haberlo mencionado.

Hay otros dos tipos dignos de mencionar, el online y el Stone Cold 3:16.

Jugar en línea es al modo que menos enjundia le pusieron, no es malo, para nada, simplemente que las opciones se acortan al 10% de los modos locales, sin embargo nos sirven de sobremanera para foguearnos y darle caña a MyCareer. Sinceramente no veo tan factible entrar al lobby teniendo tantísimas opciones -46- cuando estemos solos o con algún amigo más en el mismo cuarto. Pero ya es cuestión de ustedes.

El Stone Cold 3:16 es como la historia, donde recrearemos las peleas más importantes de este mítico y mediático luchador, Stone Cold Steve Austin, clasificado como el mejor en la historia de la WWE. Aquí es donde debemos pelear como él en encuentros decisivos y significativos de su vida, tratando de lograr lo mismo que él hiciera en dicho evento. ¿Para qué sirve esto? Para desbloquear personajes, ya sean actuales o de antaño. Si no son fanáticos de Stone Cold quizás no sea lo ideal para ustedes, pero vean el lado bueno, tendrán más luchadores.

VEREDICTO

No me gustaba la lucha libre. Después de WWE 2K16, me sigue sin atraer ni un poquito. Pero esto no se trata de lo que siento al respecto del espectáculo, se trata de lo que siento al respecto del juego. Teniendo tantísimas opciones -no les voy a repetir que son 46-, es casi imposible que se aburran, es más, les apuesto una coca de 600 mililitros a que no se enfadarán del WWE 2K16.

MyCareer es muy bueno y demandante, pero no es definitivamente el punto fuerte, tampoco creo que lo sea el online ni Stone Cold. No me voy a cansar de decirlo, lo verdaderamente significativo es pelear solo o acompañado, hacer equipos, enfrentarse, hacer sesiones donde apuesten refrescos o tortas, eso es lo que paga el boleto, no lo demás.

Recuerden un detalle antes de pensar en adquirirlo: no es un juego de peleas como lo sería Street Fighter, es un simulador deportivo. Traté de no hacer caso a mi nulo gusto por la lucha libre y decidí fijarme en si me divertí o no con este título: sí me divertí pero estoy convencido enormemente que sólo es para los verdaderos fanáticos. Y yo no lo soy.