12 Horas para sobrevivir: El año de la elección | Crítica

James DeMonaco regresa en la silla de director y guionista en la tercera parte de su (hasta ahora) trilogía de suspenso y acción 12 Horas para sobrevivir: El año de la elección, mejor conocida por su título original “The Purge 3: Election Year”, una cinta de hora y media que logra llamar la atención de su público y, aunque no alcanza a desarrollar más su mundo, sí evoluciona en su historia para llevarnos por una travesía repleta de psicópatas, crítica, corrupción y mucha violencia.

Para comenzar y debido a sus fuertes imágenes 12 Horas para sobrevivir: El año de la elección es clasificada R, así que uno ya se puede imaginar lo que veremos en dicha cinta, secuela directa de The Purge 2: Anarchy (2014) película que sin duda dio un paso adelante en evolucionar desde su primera parte The Purge, estrenada en 2013. Es por esto que 12 Horas para sobrevivir: El año de la elección puede que nos quede a deber, ya que mantiene el mismo clima y sentimiento de “acción” de la anterior y se preocupa más por entregar una evolución en su historia, o al menos en llevar a un desenlace sobre lo que viven los personajes; para empezar el Sargento y guardaespaldas Leo Barnes, interpretado por Frank Grillo (Captain America: Winter Soldier) quien hace bien su trabajo y nos muestra que puede ser un actor con la habilidad necesaria para un papel protagónico.

¿EL FIN DE LA MASACRE?

12 Horas para sobrevivir: El año de la elección “The Purge 3: Election Year” sin duda no arriesga mucho al mantener de forma intacta lo que ya vimos en su pasada cinta; sin embargo en su historia ahora conoceremos a Charlie Roan, protagonizada por Elizabeth Mitchell (a quien vimos en las series Lost, Revolution, V, Once Upon a Time, Crossing Lines y más) una senadora de los Estados Unidos que si llega a ser presidente, luchará por erradicar la llamada Purga que se lleva año con año y en donde como imaginaran, se desarrollan 12 horas de crímenes sin ningún tipo de castigo. Un evento que como pudimos ver en la segunda parte y ahora en esta tercera, también envuelve altos puestos de la política y gente de poder, quienes buscan sacar algo de provecho de todo este caos. Y como se puede ver en el trailer, esta vez la mira está enfocada en Charlie, así que será tarea de su guardaespaldas Leo Barnes impedir que la asesinen.

En términos generales esta es la base de la película, entregando un resultado que si bien queda a la perfección con la calidad de The Purge, puede que algunos fans se sientan entre satisfechos y otros un tanto “incompletos” al no ver una ampliación del panorama así como fue de la primera a la segunda parte (como ya he repetido varias veces).

UN CAMINO SEGURO PERO EFECTIVO

Sí, 12 Horas para sobrevivir: El año de la elección se va por el camino sencillo y no intenta complicarse la vida manejando así el mismo estilo de situaciones de la anterior entrega, mucha violencia gráfica en un ambiente urbano, cosa que su experimentado director James DeMonaco ya sabe plasmar a la perfección y en donde nos cuenta esta historia de persecuciones en un país donde los altos mandos no desean que la senadora Roan llegue al poder por ningún motivo; y en el trayecto por su puesto, veremos que también existen los mercenarios, los revolucionarios y las sectas fanáticas, sin mencionar una larga lista de psicópatas asesinos que esperan todo el año para cometer sus crímenes. Por último y en medio, está la gente decente que solo quiere vivir en paz, como por ejemplo Joe Dixon, dueño de una tienda, es protagonizado por Mykelti Williamson (Forrest Gump, Black Dynamite, Heat) y entrega al espectador la imagen o representación de este grupo de personas que intentan proteger lo que con tanto trabajo han conseguido, y que en pocas palabras, sólo desean vivir en paz.

BUEN RITMO DE INICIO A FIN

Si hay algo que la serie The Purge hace bien, es el saber mantener en la expectativa a su público, ya sea con personajes bien trabajados, decentes actuaciones y eventos de mucha intensidad y suspenso esta tercera entrega no queda fuera de la calidad a la que ya estamos acostumbrados, tampoco va más allá, pero juega bien sus cartas y entrega una continuación digna de verse, sobre todo si son fanáticos de la franquicia. En el peor de los casos quizá no sea su favorita, pero sin duda habrá valido la pena verla.

Las escenas de acción y suspenso están muy bien manejadas, 12 Horas para sobrevivir: El año de la elección no afloja el listón y mantiene la violencia y el gore aprovechando su clasificación R; como es de esperar la banda sonora es muy buena y contribuye mucho a mantener vivo aquel sentimiento de caos y locura que nos presentan. Finalmente las actuaciones no son para el Oscar, pero cumplen a la perfección su cometido, gracias a esto en la cinta podemos descubrir otros nuevos personajes tanto de héroes como de villanos y que no nos resultarán para nada indiferentes. Es decir cada uno tiene su chiste y logra imprimir una preocupación en nosotros.

UNA TERCERA PARTE QUE CIERRA UN CICLO

12 Horas para sobrevivir: El año de la elección es, a mi modo de ver, una conclusión directa desde la anterior cinta, como si la pasada The Purge 2: Anarchy hubiera sido dividida en dos partes y aquí terminaramos la historia (dado que la primera parte manejaba más horror y suspenso, y que se desarrollaba en una casa), algo que no pinta mal el panorama, pero que deja un poco las ganas de el haber tenido un desarrollo más profundo al mundo que nos plantean. Por ejemplo, hubiera sido buena una historia unos cinco o diez años en el futuro para dar algo diferente, quizá más del estilo Escape de Nueva York o algo así. En fin, yo cruzo los dedos por la cuarta entrega (que obvio tendremos), más si pensamos en el tipo de cierre que se le da a esta película (casi caigo en el spoiler), me limitaré a decir que en efecto, se cierra un ciclo, y se abre la puerta a algo nuevo. Así que ahora nos tocará esperar si aquello nos entrega una sorpresa, o si por el contrario, se vuelve a apostar por lo seguro y ya trabajado.

12 Horas para sobrevivir: El año de la elección sin duda es una cinta que los fans tienen que ver y que seguro encontrarán atractiva, en efecto expande un poco el mundo de la Purga, pero no arriesga mucho o lo necesario para ser completamente diferente. Si por otra parte, no han visto las pasadas películas, en lo personal les menciono que tienen que verlas para apreciar esta tercera entrega, pues si no lo hacen sentirán que han visto una película de asesinatos y locura, con dosis de acción y un poco de suspenso.