Adiós Profesor Snape

Sí, repetí el formato del título para esta dolorosa despedida. No importa. No importa cuando en menos de una semana se van dos grandes artistas, y además me recuerda que hace menos de un mes también nos abandonó un genio del rock, el señor Lemmy.

Cuando mi editor, amigo y jefe de Kopodo me pide que haga estas notas donde mi deber es el de hablarles de un artista que fallece, por momentos lo odio y por momentos le agradezco. Odiarlo por hacerme ver que estamos en una época donde se empiezan a ir las leyendas del mundo del espectáculo y además nos ponen los pies en la tierra de que todos algún día zarparemos. Le agradezco pues me hace recordar mi infancia, adolescencia y ahora etapa de relativa madurez -pues nunca dejaré de ser un niño impresionable de 6 años-.

Alan Rickman murió ayer a los 69 años de edad por culpa del maldito cáncer. A primera instancia lo recuerdo como el Profesor Snape. Debo reconocer que apenas tengo un año de haber visto toda la saga de Harry Potter quizá por terquedad o por repudio debido a su gran parecido con muchísimas historias. Pero me gustó y sobremanera. Sin embargo nunca vi a Snape con los mismos ojos quizá que otros lo vieron, pues sabía que algo raro había detrás de ese maltrato y “odio” a Potter.

Pero para mi Alan Rickman no fue Snape, fue el Sheriff de Nottingham en la película de Robin Hood, en esa donde compartiría créditos con Costner, Freeman y Connery. Más que un desgraciado, la hizo de villano divertido, del que te cae bien y por momentos quisieras que se saliera con la suya. Pero no lo hace. Sólo logra robar la atención del público, que aunque yo era aún joven, me dejó maravillado.

Después es cuando mis papás me dejaron verlo en Die Hard. Con Bruce Willis como protagonista, debo admitir que ahora sí quería que no ganara como malo, pero volvió a hacerlo, pues se ganó el gusto de la audiencia y los directores de cine precisamente por ser tan dinámico y gran actor.

Y sin olvidarme de los románticos, fue “Sense and Sensibility” donde a muchas mujeres les derritió el corazón no por guapo ni galán, sino por derrochar romanticismo y caballerosidad a Marianne, interpretada por Kate Winslet. No todo fue ser malo o villano para Alan. El Coronel Brandon fue un papel pequeño pero poderoso sin duda.

Después de todo sí fue grato hacer esta nota, me acordé de mi infancia y adolescencia. No fue parte importante en ninguna de las dos, pero definitivamente Alan Rickman será el mejor Sheriff de Nottingham que pueda existir alguna vez en cualquier historia del ladrón de los ricos.

Adiós Sheriff. Adiós Snape.