Assassin’s Creed Chronicles: India | Reseña

Por fin vuelvo con ustedes después de una largas vacaciones de no hacer reseñas para ustedes, lo que más disfruto de estar aquí en Kopodo. Hoy les traigo la crítica de Assassin’s Creed Chronicles: India, el cual por cierto no me interesó tanto pero le di una oportunidad. Aquí mi reporte amigos.

ASSASSIN’S CREED: INDIA

Ubisoft está enamorado de la saga de AC, simplemente no pueden dejar de hacer juegos de los ya tan famosos asesinos que viajan al pasado a arreglar las regadas de tepache que tuvieron nuestros ancestros. En esta ocasión le toca el turno a India -ya ven que se quieren acabar todo el mapamundi-, y nuestro cometido es recuperar el diamante Koh-i-Noor para regresárselo a la hermandad de los Asesinos, todo en un ambiente de guerra entre el Imperio Sikh y la East India Company.

Este es un juego exclusivo de PC, Xbox One y PlayStation 4, sin embargo la versión para PS Vita llegará allá por abril de este mismo año, y es de esperarse pues gracias a sus gráficos muy bellos pero sencillos, es que correrlo casi en cualquier sistema no debería ser problema.

Pero entrando bien en materia, ya tuve la oportunidad de jugar el título hecho en China, no el pirata, sino la que está recreada ahí, el cual ya les platiqué que muy bonita y bla bla bla. Bueno, esta versión de la India cuenta con los mismos detalles musicales, de ambiente, colores, locaciones y soldados, no cabe duda que a pesar de hacer estos juegos cada ocho días, sí le meten bastantes ganas, pues se nota desde el momento que carga el escenario y vemos las armas a usar por nuestro personaje, Arbaaz Mir, y no dejamos de notar todos esos detalles que sin duda hacen de este, un juego muy bonito, muy bien logrado. Bello pues.

La jugabilidad es la misma, igualmente manteniéndose en el sigilo de preferencia pues a pesar de que los ataques son válidos, termina uno haciendo un relajo marca ACME y es mejor sin duda mantenerse en las sombras. Lo malo de esto es que el juego de India tiene las mismas mecánicas de China, por lo que si jugaron el anterior, es probable que pudieran no encontrar un reto mayor, y si son nuevos, pues ya la hicieron porque hay mucha probabilidad de que les guste.

Quiero aclarar que es un juego de plataformas en 2.5 dimensiones, o sea todo lo verán en un solo plano moviéndose hacia adelante o hacia atrás, y en ocasiones podrán cambiar de plano pero esto no tiene que ver con el libre movimiento del personaje, o sea, hagan de cuenta que es como un Mario Bros. pero aquí sí hay sangre.

Igual que al anterior, la aventura no se les deja así toda de golpe, deberán ir aprendiendo a usar cada una de las armas, habilidades para esconderse, para pasar desapercibidos, y obvio los elementos de ayuda en el ambiente y también los objetos secretos a encontrar. Todo esto es paulatino y va enseñándose conforme avancen en la historia. Sin embargo esta no es algo que sea demasiado relevante y mucho menos importante, pues no funciona en lo absoluto como un Assassin’s Creed normal donde deben investigar, preguntar y tomar misiones alternas. Tampoco esperen subir de nivel, aquí es solo avanzar hacia adelante y listo, podrán acabar el juego.

Las posibilidades del juego son muy reducidas, se limitan a avanzar tratando de no ser visto, golpear a uno que otro guardia o soldado, robar todo lo posible a nuestras víctimas y pasar todo el tiempo en constante alerta. Pero está bueno el juego, no me mal interpreten, lo que quiero decir es que por ser un juego donde sólo nos manejamos en dos dimensiones -bueno, 2.5-, las maniobras deben ser precavidas pues no hay chance de andar yéndose a donde nos plazca.

Assassin’s Creed Chronicles: India es un juego idéntico al sucesor, pero aún así sigue sintiéndose justo igual que los AC normales, en donde nuestro deber es el mismo utilizando cualquier recurso para “sí o sí” lograr nuestro propósito. Los vestuarios, tono de la música, ambiente, sonido, velocidad de juego, todo en sí apesta a Assassin’s Creed, no podría confundirse con otra saga, y esto es lo que le da un gran plus al juego. Digamos que es un obligado para los fanáticos de esta serie, nada más por el cambio de dificultad con los anteriores, pues recuerden que aquí no pueden andar corriendo al primer árbol que vean, pues sólo tienen los recursos inmediatos del escenario en turno.

VEREDICTO

¿Que si me gustó? Claro que me gustó, es una entrega bien hecha, limpia, con pocos errores y básicamente cumple con los requisitos necesarios para recomendarla si quieren una partida casual, donde no tengan que pensarle mucho ni quemarse las pestañas. Para los fans es casi de a chaleco su compra, para los que no son tan empedernidos, piénsenlo bien porque no encontrarán un juego con mucho “replay value” -como ahora le dicen-, es decir, repetirlo o regresar a echarse las mismas misiones es improbable.

Desgraciadamente para los buscadores de trofeos, no tiene platino, sin embargo la lista les tendrá unas cuantas horas bastante entretenidos tratando de no matar a nadie y hacer todo lo más pacíficamente posible que se pueda.

Mi recomendación, hay que esperar que un día lo regalen ya sea a los Plus de PlayStation o a los Gold de Xbox. O convencer a la novia de que se los regale así nada más por el amor que les tienen y por esas ocasiones en que la invitaron a cenar taquitos.