Assassin’s Creed: The Ezio Collection | Reseña

Simplemente impresionante; más allá de lo que algún video de pocos segundos puede “mostrar” de esta trilogía la verdad es que Ubisoft ha entregado un paquete imprescindible para cualquier gamer fanático de la saga Assassin’s Creed, pero también para aquel curioso que busque una buena colección de aventuras donde la historia sobrepasa el nivel gráfico que, aunque por momentos ya denota cierta antigüedad, ciertamente no se ve nada mal en 1080p y con algunos ligeros retoques.

Disponible en Playstation 4 y Xbox One, Assassins Creed: The Ezio Collection comprende en tres títulos la historia del siempre carismático Ezio Auditore; por nada estos tres juegos son tomados como los clásicos de la saga e incluso de los mejores. Aparecidos originalmente en Playstation 3 y Xbox 360 cabe destacar el primero, Assassin’s Creed II ya tiene siete años prácticamente, por lo que es por decir, el menos favorecido en esta remasterización. En cuanto a Assassin’s Creed Brotherhood (2010) y Assassin’s Creed Revelations (2011) las gráficas denotan un mayor cuidado en todos los aspectos.

Ezio Auditore es sin duda, uno de los mejores Assassin’s que la franquicia nos ha entregado, no sólo su historia se desarrolla con calma y cuidado en los tres juegos, desde su juventud, su madurez y su última aventura, también nos deja una narrativa memorable y bien escrita digna de largas horas de juego; el desarrollo del personaje por ende es muy atinado y vemos como Ezio pasa de un muchacho busca problemas en Florencia, a un líder de hermandad hasta finalmente, un viaje de descubrimiento en Constantinopla.

Hablando de que estamos ante una remasterización y no un remake, es importante señalar que el acabado gráfico ya denota antigüedad, sobre todo en Assassin’s Creed II, juego donde notamos un cambio de tono a más cálido en todos los escenarios, cosa que en la mayoría de los casos se ve más como si hubiéramos tomado el filtro gaussiano de Photoshop en la imágen, y lo hubiéramos usado exageradamente; es decir, todo está impregnado de un cierto brillo cálido, con una suavidad de imagen que más bien hace borrosos los objetos y que convierte los rostros de la mayoría de los personajes en caras casi cómicas, con ojos brillantes y un tono de piel rojizo oscuro. En este sentido aquél video que seguro ya todos vieron sobre esta trilogía muestra un poco la verdad gráfica del mencionado título, aún así no es un caso contínuo en cada personaje que encontremos.

La iluminación en Assassin’s Creed II es bastante normalona; ciertamente la definición de 1080p marca diferencia con el juego original, los tiempos de carga también son mucho menores, las texturas están medianamente mejoradas y la jugabilidad, uno de los puntos más importantes en la saga, se encuentra intacta. En pocas palabras, si jugaron en su época AC II, ahora no notarán mucho cambio, a excepción de ése tono cálido la verdad un tanto molesto.

Ya entrados en Assassin’s Creed Brotherhood la cosa mejora sustancialmente, lo primero que llama la atención es la mejor calidad de las texturas en varios de los escenarios y sobre todo en la ropa de nuestro personaje, la iluminación se mantiene igual en la mayoría de los casos, pero regresando, es el mayor detalle en superficies, y diseño lo que hace que este juego brille; prácticamente es mucho mejor visualmente que su anterior entrega, así que sin duda esa una buena noticia. En términos de gameplay las cosas siguen igual, y los tiempos de carga son bastante cortos.

Ya acostumbrados a jugar Brotherhood, el siguiente y último Assassin’s Creed Revelations, es el mejor de todos hablando en su apartado visual; aunque posee las mismas características de su versión original, el acabado de texturas es muy llamativo, sobre todo en las piezas de armadura de nuestro personaje, y en las superficies de los escenarios que visitamos.

Realmente los 1080p dan un buen lavado de cara a cualquier entorno de este juego, y es más llamativo aún al jugarlo en una pantalla grande. La jugabilidad al igual que en las dos anteriores entregas sigue igual, esto también contempla los bugs que nos podamos encontrar; los tiempos de carga por su parte son muy rápidos, y aunque la historia (a pesar de ser interesante no sobrepasa a las precuelas), sigue manteniéndonos al filo del asiento al ver el desenlace en la historia de Ezio, un héroe que prácticamente vimos cómo crecía y maduraba a través de cada aventura, conociendo algunos fuertes enemigos y aliados a su paso. Si no son tan fanáticos de la saga, sencillamente esta colección los puede convertir en uno. Y si lo son Assassin’s Creed: The Ezio Collection es un imprescindible en su colección de videojuegos.

Ahora, cabe destacar que los tres juegos ya vienen con sus respectivos DLC’s lanzados en su momento, estos son atuendos, misiones, tumbas, armas y más. Sin embargo han perdido en el camino su aspecto multijugador, por lo que esta aventura es sólo para una persona. Otro punto de importancia es que Assassin’s Creed: The Ezio Collection nos deja jugar cada título en el orden que deseemos, por lo que si ya pasaron una de las aventuras y no desean hacerlo de nuevo, pueden pasar a la que sigue, o también pueden jugar los tres títulos al mismo tiempo ya que cada uno de ellos usa su propio sistema de guardado.

Todos, contando con un mejor dibujado en el horizonte, en algunos casos mayor número de NPC’s en escenario, una definición a 1080p, dejan un poco a desear los 30fps con los que cuenta la animación, algo que no sabemos porque no subió a 60fps viendo que la colección está ante una nueva generación de consolas. Más si pensamos que el apartado gráfico en términos generales es bueno, pero no llega a verse como un remake, cosa que hubiera deseado. Asimismo podríamos desear algún update posterior que le añada efectos de iluminación HDR y 4K, pero eso sólo lo dirá el tiempo.

Assassin’s Creed: The Ezio Collection es como dije al principio, una edición para los coleccionistas que se perdieron alguna, o las tres entregas ya mencionadas en la pasada generación, o para los fans que desean jugar ahora en mejor detalle estos títulos ya clásicos; por otro lado si desean encontrar algo que les de aventuras en muchas horas de juego sin duda esta también es una buena opción. Quizá el lado visual, sobre todo en Assassin’s Creed II no sea tan asombroso, pero esto queda en segundo plano con la llamativa historia que nos presentan, además en los siguientes dos juegos el detalle gráfico cambia bastante así que tampoco vayan imaginar que aquel video que ronda el internet refleja las tres entregas.

Finalmente y pensando que estamos en tiempos navideños, seguro que Assassin’s Creed: The Ezio Collection es el regalo perfecto para aquel conocido fan de Assassin’s Creed.