Battlefield 1 | Reseña

Electronic Arts y DICE nos llevan a la Primera Guerra Mundial con la asombrosa nueva entrega Battlefield 1, un título se podría decir perfecto en todos sus aspectos, imprescindible para los fanáticos de la franquicia tan querida de EA y para los jugadores de los FPS; pero más allá de eso, una experiencia que tienen que probar aún si son nuevos en este género de videojuegos.

EL FROSTBITE MOSTRANDO TODO SU PODER

Si hay algo que inmediatamente les llamará la atención en Battlefield 1 será el impecable apartado gráfico y fluidez de las batallas; EA Dice ha logrado un tremendo trabajo en plasmar un mundo de caos y destrucción, en donde la belleza está también presente en cada rincón del escenario, con colinas vestidas de un color verde brillante en donde hacen de contraste inmensas explosiones y una abrumadora cantidad de muerte y destrucción, Battlefield 1 plasma en momentos, una aproximación visual y sonora de lo terrible de uno de los conflictos bélicos más importantes de la historia de la humanidad.

Dicho motor gráfico también nos llevará por lugares desolados por la guerra, en donde árboles destrozados y horizontes llenos de cuerpos y ruinas se dejan ver, mientras avanzamos en nuestro tanque de guerra, o a pie, un drama que va más allá de mostrar destrucción, gracias a una serie de cinco historias y un pequeño prólogo llenos de tragedia y sacrificio.

Cada milímetro en Battlefield 1 es perfecto, sus texturas son detalladas todo lo posible, los efectos visuales como destellos y explosiones son muy espectaculares, pues no sólo vemos fuego y cenizas, también se notan escombros e incluso la ola de impacto, entregando una experiencia casi cinemática, en la que el apartado sonoro también tiene una gran presencia, con impecables actuaciones de voz en los personajes principales y secundarios, efectos sonoros para cada una de las armas, además de la épica y potente banda sonora por Johan Söderqvist, quien trabajó en las cintas Let the Right One In (2008) y Kon-Tiki (2012).

Hablando del grado de destrucción también tenemos un asombroso acierto, pues podemos acabar con edificios, casas construcciones más pequeñas e incluso árboles; esto sobre todo en las misiones en las que controlamos el “Black Bess” un tanque de guerra en el que primero avanzamos a través de un escenario desolado para intentar llegar al pueblo francés de Cambrai. En dicho camino será que notaremos las capacidades del Frostbite para manejar las batallas a gran escala, con otros tanques, soldados, enemigos y explosiones de todo tipo en pantalla. Cosa que se desarrolla sin ninguna caída de FPS.

IA DEMANDANTE Y JUGABILIDAD

Battlefield 1 en dificultad elevada no dará respiro, pues la IA o inteligencia artificial es muy creativa para poder descubrir nuestra posición y terminar con nosotros (excepto cuando vamos en vehículo); para comenzar, podemos usar el clásico truco de lanzar casquillos para despistar al enemigo o hacer que se aproximen para poder acabar con él, ya sea cuerpo a cuerpo o usando un silenciador. Sin embargo, por más sencillo que parezca, al subir la dificultad de las misiones (donde se disfruta más el juego) nos daremos cuenta que la IA trabajará en equipo al notar el cuerpo que acabamos de dejar en el escenario; primero sólo nos buscarán en grupos, cosa que nos complica la tarea de pasar desapercibidos pues tarde o temprano alguien nos encontrará si nos quedamos quietos, y más tarde si no somos precavidos, harán sonar la alarma, haciendo que lleguen aún más unidades. Ahora que si optamos por salir a lo Rambo probablemente no lleguemos al minuto.

Dicho esto cabe decir que en Battlefield 1 la mayoría de las misiones no son lineales, para que nosotros elijamos el camino a tomar y la forma de aproximación con el enemigo. Cosa que se convierte en una tarea complicada sobre todo en los lugares donde somos constantemente bombardeados, en donde tenemos que cruzar trincheras o donde tenemos que salir a campos abiertos repletos de enemigos fuertemente armados y, aunque nuestra vida se regenera después de unos segundos, habrán ocasiones en que no tendremos tiempo suficiente para sobrevivir (repito , en dificultad elevada), aquí cabe destacar una misión en donde seremos un miembro de la unidad italiana de asalto Arditi y en la que estaremos protegidos por un traje especial reforzado y que nos cubrirá de la mayoría de impactos de bala, por lo mismo el número de enemigos a derrotar será bastante alto, además irán armados hasta los dientes, con lanzallamas, todo tipo de granadas, morteros y más. Sin duda una de las campañas más impactantes de Battlefield 1 no sólo por su nivel técnico y acción, también por su carga narrativa.

El control de vehículos es muy accesible y de fácil entendimiento tanto en su manejo, como a la hora de usar las distintas armas; por fortuna hablando de las misiones en el aire la cosa no cambia, pues es muy sencillo el controlar aviones y disparar al mismo tiempo. Estas misiones, enfocadas en el aire, pero en las que también tendremos segmentos a pie, son muy llamativas e intensas gracias a una banda sonora contundente, efectos de sonido muy bien logrados y un acabado gráfico simplemente espectacular lleno de “dogfights” es decir, en donde experimentamos un estilo de combate cercano y cerrado, repleto de maniobras en las que prácticamente tendremos que sobrevivir a enjambres de aeronaves enemigas y fuego antiaéreo.

Al tratarse de un juego de guerra, o un FPS es muy importante mencionar que la cantidad de armas a nuestra disposición es muy extensa y brinda básicamente dos tipos de juego, el primero en donde podemos usar silenciadores para tratar de avanzar sin que nos identifiquen, y el segundo haciendo todo el ruido posible. Como ya he mencionado, durante las 5 campañas tendremos en la mayoría de los casos, una total libertad para cumplir las misiones que nos encomienden así que será tarea nuestra el encontrar el equilibrio perfecto para lograr sobrevivir a más de una situación realmente complicada y en donde nos veremos superados en número y tratando de escabullirnos entre trincheras enemigas. Otro punto importante a mencionar, es que cada arma tiene un tiempo y estilo de carga diferente, lo que nos deja con otro gran punto a tener en cuenta dependiendo de la situación en la que nos encontremos.

MULTIJUGADOR

Sin duda, uno de los elementos más importantes en la saga Battlefield es su multiplayer, y en Battlefield 1 dicho apartado se mantiene en todo su esplendor, en el que principalmente tenemos la novedad, de que está centrado en la Primera Guerra Mundial; después de ello está la noticia de que hasta 64 personas pueden estar en la partida, cosa que en verdad puede generar un verdadero caos de disparos y vehículos de tierra y aire por todos lados. Si lo que buscan es una experiencia llena de adrenalina no busquen más. Éste es su título.

Otra de las cosas que seguramente les agradará, es el modo de juego War Pigeons, en el que tenemos que liberar palomas mensajeras para ganar puntos en la partida, algo así como un Capture the Flag, en donde por naturaleza, el otro equipo tendrá que impedir que salgan a las alturas dichas aves… bueno, y si lo hacen, no será para nada extraño el ver jugadores disparando a los cielos. En lo personal un estilo de juego bastante divertido; claro que si lo que buscan es algo así como el “plato fuerte” de Battlefield 1, lo que tienen que probar son las misiones en Operations, aquí básicamente habrán dos equipos, los que defienden y los que atacan, y lo curioso del asunto es que nos encontraremos en combates específicos de la WWI, por lo que no estaremos visitando sólo un escenario y ya, si no que pasaremos por varias partidas largas en donde veremos un desarrollo dependiendo de cada resultado. Por fortuna y regresando al punto de que el juego puede volverse sumamente caótico, tengo que decir que cualquier cosa que hagamos en el campo de batalla tendrá un valor o un puntaje.

Finalmente, para los que buscan modos de juego más conocidos o por decir “rápidos” Battlefield 1 también cuenta con los super clásicos Team Deathmatch (gana el equipo con más muertes), Domination (partidas de combates de corto alcance), y Rush, en el que básicamente lo que tenemos que hacer es destruir todos los equipos de comunicación del adversario para impedir que lancen un ataque aéreo contra nosotros.

A todas estas buenas noticias se le suma lo que ya mencioné en lo referente al estilo de armas, nivel técnico en lo sonoro y gráfico y el control de vehículos, dejando al final la clara sensación de que Battlefield 1 brilla más que lo suficiente en su multijugador como para garantizar su compra sólo por este apartado.

OPINIÓN FINAL

Para comenzar, es de aplaudir que Battlefield se haya centrado en el pasado con la Primera Guerra Mundial, en lugar de seguir la carrera por visionar conflictos en el futuro; en este sentido estamos ante un juego imprescindible y totalmente llamativo en todos sus aspectos, y con el que además de contar con un sólido multiplayer, también descubrimos un modo historia bastante cuidado digno de más entregas o capítulos en futuras actualizaciones o dlc’s, o al menos esperemos eso, pues se puede sentir un poco corto. En el apartado técnico hace muy bien su trabajo, y todo se refuerza en la espectacularidad de sus peleas.

Ya sean fans de la saga, de los fps o quieran un juego lleno de acción, Battlefield 1, disponible en Xbox One, PC vía Origin y Playstation 4 (donde hicimos la reseña) es una apuesta segura que no se pueden perder.