Clausurado el primer fin de semana de la beta de Call of Duty: Infinite Warfare

No conformes con poner a nuestra disposición la beta de Call of Duty: Infinite Warfare durante el fin de semana del 14 al 16 de octubre, decidieron extenderlo un día más para darle caña al shooter más famoso en la actualidad -ojo que no dije “el mejor”- en su modo multijugador explorando todos los mapas que se nos permitían probar. Recordemos que la beta no era para convencernos de si es o no es bueno, era para probar sus servidores y checar qué tan bien funcionaban sus mapas.

Debo reconocer que me sorprendieron muchísimo los menús de Call of Duty: Infinite Warfare, pues la música suena tranquila pero agradable, agregando el factor de los colores, todas las opciones bien colocadas y un gran diseño que invita a esperar el tiempo necesario por esa partida. Pero cuando llega el momento de seleccionar armamento, los “perks”, el tipo de traje, camuflaje y otros detalles más, es donde se viene un caos terrible pues no se sabe ni qué es qué, ni su función, ni casi nada, es un hecho que atiborraron de información y elementos la pantalla para hacer de nuestro soldado uno más completo, a pesar de que no es nada comparado a lo que llega una vez hemos subido de nivel, lo cual obviamente se obtiene jugando horas y horas. Y matando rivales por consecuencia.

¿Pero eso qué nos importa no?

La fórmula de los multijugadores de Call of Duty no ha cambiado mucho con el tiempo, eso es bueno pues nos permite familiarizarnos rápidamente con las mejoras, los armas o los nuevos tipos de soldados, aunado al suave movimiento y precisa mira que invariablemente será recta, pues por el pequeño espacio de los mapas sería imposible apreciar un verdadero tiro parabólico. Con esto quiero decir que la mecánica de disparo se ve idéntica y se siente así. Pasa igual con los movimientos de los jugadores, sus deslizamientos, saltos, vuelos, correr por las paredes y recarga de armas; Call of Duty no ha cambiado mucho en ese aspecto.

Es bueno, claro que es bueno eso. ¿Qué es lo malo? Que se siente como si sólo hubiera una mejora en la armas, como si sólo se cambiaran los diseños o modelos para verse como algo nuevo, sin embargo estamos ante lo mismo del año pasado, y ante pasado y ante ante pasado, y así. Claro que hay cosas nuevas, como los mapas súper parecidos a previos pero que sólo es diferente quizá la ubicación de algunos edificios o túneles.

Por un lado tenemos que Call of Duty ha apostado por irse al futuro con Call of Duty: Infinite Warfare y ponernos en los zapatos de soldados con trajes que más bien son armaduras, imposible de no comparar con Destiny, Halo o Titanfall. Pero esta vez dieron un vuelco muy extraño con robots que hacen la chamba por cualquier humano, siendo más ágiles, rápidos y con la capacidad de convertirse en roboperro -o sea un perro robot- que a “mordidas” acaba con los rivales, siendo más difícil de contenerlo por su velocidad y postura agazapada, haciéndose un blanco pequeño y complicado de asestarle.

Neta, un roboperro. No como en Ghosts, sino un verdadero robot en forma de perro.

El sistema de crecimiento no cambia mucho a excepción de que son llaves las que desbloquearán objetos, celebraciones, camuflajes y otras cositas para usar con nuestro personaje, obtenidas por lograr retos en cada partida, subir de nivel personal y de equipo, así como de obtener muchos puntos en los combates.

¿Debo calificar esto? Pues quizá simplemente lo puedo catalogar como “aceptable”, nada emocionante, nada que me motive a querer comprarlo y mucho menos sabiendo que el premio por una buena racha es obtener una pistola con descargas de 10 balas que además rebotan en las paredes.

VEREDICTO

No es que la beta no me haya gustado, pues sí está agradable, pero realmente no fue algo que haya disfrutado como quizá alguna vez haya sido con uno de estos juegos. El multijugador de Call of Duty: Infinite Warfare sufre cambios visuales pero mantiene la misma fórmula que le ha dado tanto éxito, desgraciadamente hay cosas abrumadoras como el roboperro y la pistola de múltiples disparos rebotadores que simplemente no convence, y nos hace creer que los desarrolladores buscan la aprobación de la gente con artículos estrafalarios que llaman la atención por ser sorprendentes pero en mi opinión están muy jalados de los pelos.

Pero ahí es donde Call of Duty pone su dinero, con las cosas inimaginables y futuristas para acaparar más mercado, aunque como en algún meme leyera por ahí: Call of Duty ha dejado de tomarse en serio a si mismo.