Clock Simulator | Reseña

Quizá el juego más sencillo y con el ritmo más perfecto que hemos jugado ¿Pero puede un simulador de reloj ser divertido?

Luego de una cantidad de títulos de ritmo que llegan a ser igualmente divertidos como frustrantes (en ciertas ocasiones) uno se pregunta hasta dónde puede llegar con algo tan sencillo como un reloj análogo. Y la respuesta es “No muy lejos” a no ser que se tenga una percepción del tiempo casi perfecta y constante, lo que se convierte en el verdadero reto de este digamos, mini juego llamado Clock Simulator.

Con un precio aproximado de 1 dólar Kool2play en Steam, nos ofrece un título que sin duda está planeado para una plataforma móvil y sin embargo posee 10 modos de juego, donde nos convertimos en un reloj y debemos marcar el ritmo de los segundos con el conteo como score, y en 2 de ellos controlaremos un engranaje o un cerdito para sobrevivir el tic tac del momento.

Visualmente Clock Simulator se dice minimalista y en verdad lo es, agradable a la vista y acorde al juego, el sonido también es exacto al de un reloj, y la marca del tiempo es perfecta. Todo en general esta bien, pero a no ser que Clock Simulator haga click con tu personalidad obsesiva, la verdad es que rápidamente llega a ser bastante aburrido y suponiendo que uno se encuentre esperando a una persona o en un momento sin nada que hacer, dudo que se quiera participar en una dinámica relacionada al tiempo (en segundos para colmo).

Los dos modos que sobresalen son “Pig got the rythm” y “It’s QWOP time” donde este último brilla por dificultad y mecánica, convirtiéndose en un runner rítmico del que quisiera un juego completo y no solo una opción.

Así que ya saben, si son obsesivos o por alguna razón necesitan perfeccionar su percepción del tiempo Clock Simulator es la mejor opción si no, quedan advertidos.