Cobalt | Reseña

Cobalt es una historia un poco distinta a las que conocemos. Esta vez controlaremos un pequeño robot asesino que su única razón de vivir es viajar por el espacio buscando restos de viva humana. Si te gustó SOMA, Max Payne y por supuesto, Futurama, Cobalt está hecho para ti.

A primera vista, Cobalt sólo aparenta ser un shooter 2D basado en la física, pero en cuanto empiezas a adentrarte al mundo, te sorprenderás de su composición. El combate que utiliza Cobalt consiste en tres maneras: Golpes, Armas de fuego y Lanzamientos, para esto, cada forma de combate tiene sus propias armas, podrás utilizarlas en cualquier momento y sobre todo combinarlas para lograr un mejor combo. Para poder dominar estas habilidades, necesitarás aproximadamente de 1 hora de juego para que vayas agarrando la onda.

Si dudarlo, algo que facilita las cosas en Cobalt son las escenas slow-mo cuando estás en un combate, en esto también se incluyen habilidades especiales como reflectar las balas a tus enemigos, realizar una huida por una ventana, entre varias otras. Sea lo que sea, si no te encuentras con ninguna habilidad especial durante este tiempo, siempre podrás ser lo suficientemente rápido para golpear una bomba o granada para devolvérsela a los humanos.

Descubrir nuevas formas de utilizar tus poderes es una de las cosas más satisfactorias de Cobalt. Podríamos tomar como ejemplo que para romper una plataforma podrías disparar en varios puntos y luego realizar unos saltos sobre ella, para así lograr romperla. En Cobalt, podrás destruir objetos, moverlos o dispararles para que abran camino, o se lo cierren a los enemigos. Pero tranquilos, no es un juego tan fácil, así que si te matas a ti mismo un par de veces, no te preocupes, lo único que tendrás que hacer es cambiar un poco tu estrategia.

Durante tu estancia en Cobalt podrás disfrutar de muchos caminos por donde recorrer, ya que como a veces los objetos destruidos bloquean el paso o hay muchos humanos buscándote, siempre podrás buscar una ruta alterna. Algunas áreas son figuras totalmente geométricas, dándote algo de ventaja para trepar o dar brincos más grandes.

Otra de las habilidades que podrás utilizar en Cobalt es la de lanzar objetos que tengan animales dentro, los cuales al ser liberados te ayudaran contra los humanos. Algo divertido es que cuando pasas mucho tiempo (más de 10 minutos) con alguno de estos animales, el juego le empieza a poner un nombre. Cobalt se siente como un juego nuevo ya que siempre tiene con que sorprenderte y por si te empiezas a aburrir de las misiones lineales, siempre te puedes dar un tiempo para buscar algunas terminales que podrás hackear, rescatar humanos, robots y animales, bloquear salidas para evitar que los humanos te atrapen, entre muchas otras cosas. ¡Cobalt está lleno de ideas!

Algo que me gusto de Cobalt es que te sientes querido por el juego, a veces sólo por rescatar a un animal de una puerta cerrada, te dan montones de rewards, haciéndote pensar que todo vale la pena. Pero así como los salvas, te hostigan y te perseguirán durante todo el camino. Aquí es donde puedes sacar tu lado sociópata y matarlos.

Cobalt es un agradable juego, te hace sentir cómodo y a gusto con lo que haces durante la historia. Esas largas batallas donde los enemigos no dejan de aparecer hasta que avances, realizar muchos combos y recibir muchos rewards, te harán querer jugar horas sin parar. Y si vas a morir, disfruta tu muerte, ya que son bastante creativas, pero no mueras mucho ya que te aparecerán mensajes molestos.

A pesar de todos los pros y contras, recomiendo ampliamente que disfruten de Cobalt. Dudosamente se espera que Cobalt sea jugado en cooperativo de dos personas, pero en solitario o co-op, sigue siendo un gran juego. Si no tienes con quien jugar la historia en cooperativo, siempre podrás jugar en línea una partida de deathmatch, survivals, algo como capture the flag y otros más. Para terminar, si van a jugar Cobalt recuerden el nombre de Thelma, será lo más divertido.