Cosmos Rings | Reseña
apple-watch-games-ios-videogames-rpg-square-enix

¿Juegos en el reloj? Recuerdo que ya existían de esos pero quizá ninguno de esta magnitud, del tipo, así con colores o no sé, sin duda fue una experiencia nueva para mi jugar un título en un Apple Watch, y si ustedes tienen uno de estos, quizá querrán leer esta reseña de Cosmos Rings.

NI CARL SAGAN SE LO IMAGINÓ ASÍ

Cosmos Rings, como cualquier otra aplicación para Apple Watch, debe ser primero instalada en el iPhone, dispositivo donde veremos la parte principal de la historia como para no desprendernos de él, pues más adelante el teléfono nos servirá para ver nuestros recursos.

La historia cuenta la leyenda cósmica de los dioses del tiempo, quienes su trabajo consistía en mirar el pasar de las horas sin intervenir, sin embargo él decide hacer caso a los hombres sobre sus peticiones de poder controlar el tiempo a placer para cambiar o mejorar las cosas. Gracias a esto, la diosa cae en una fractura del espacio de la cual nosotros deberemos rescatar enfrentándonos a monstruos y varios jefes de nivel.

El juego se desarrolla totalmente en el Apple Watch, y ciertamente es un juego monótono y con muchos factores para parecer aburrido, más cuando el concepto del “tiempo” es usado de manera relativa, haciéndonos prestar mucha atención a la pantalla, quitando completamente el factor de “ojalá mi jefe no me vea”. Nuestro personaje empezará en el Día 1, en la Hora 1, teniendo 30 minutos cronometrados de tiempo para avanzar durante los escenarios. Digamos que este tiempo es nuestra vitalidad, y el deber está en avanzar todo lo posible a través de los villanos sin agotar esos minutos, pues de lo contrario moriremos y volveremos al inicio de la aventura. En caso de que estemos a punto de terminar nuestra travesía, podremos regresar el tiempo para recibir nuevamente esos valiosos treinta minutos.

Eso es por el lado de la competencia, pero siendo un RPG, cada monstruo al morir nos compartirá puntos para usar directamente en subir de nivel, y con esto aumentar la fuerza del golpe. Los hachazos que uno pueda repartir son con poderes especiales que tardar segundos en regenerarse, y aquí viene lo malo: los golpes normales nosotros no los decidimos, son gestionados directamente por la máquina, son sólo esos poderes especiales nosotros sí vamos a poder darlos, sin embargo en caso de tardar un tiempo en no activarlos, se van a perder por varios instantes, quitándonos mucho poder en el ataque. Es un relajo esto honestamente.

SUFRIDO GAMEPLAY

No conformes con no dejarnos decidir cuándo podemos golpear de manera básica, el juego es insoportable en el manejo de los menús, el cambio de pantallas y se traba infinidad de veces cuando queremos aplicar los puntos para nivelarnos. No se diga cuando hay un poder nuevo y deseamos asignarlo a los puertos disponibles para ocupar esos ataques. La carga de los diálogos tipo JRPG es lentísimo y llega un momento que la historia empieza a tomar vertientes que quizá no tenga sentido tomar.

La mecánica de Cosmos Rings podría ser sumamente dinámica si no tuviera esas fallas horribles por lo mismo de las limitantes en los recursos de hardware en el Apple Watch, pues a pesar de ser relativamente “potente” de acuerdo a Tim Cook, en realidad no tiene la capacidad de entregar ese procesamiento tan necesario para un juego con gráficos bonitos para la mini pantalla, pero carentes de profundidad.

Ya me aventé directo al veredicto, pues Cosmos Rings es un juego pequeño de por sí, y con esto se le une la mala jugabilidad y desesperante letargo en sus pantallas, haciéndolo una experiencia muy complicada de querer repetir o continuar, a pesar de tener una buena idea muy a la Tap Titans, juego sencillísimo que está para dispositivos móviles.

Toda una pena que mi primer experiencia en un juego para Apple Watch haya sido tan fácil de olvidar, tan sencilla de mal recomendar y con la mano en la cintura, asequible de borrar.