Dragon Quest Builders | Reseña

Square Enix, con un poco más de 900 megas nos entrega una aventura realmente divertida, tanto, que se nos pueden pasar las horas, y los días sin tocar ningún otro título. Dragon Quest Builders combina lo mejor de la popular serie Dragon Quest, con todos los diseños que ya amamos por Akira Toriyama, y le agrega una dosis estilo Minecraft con elementos de rpg y muchísima exploración para dejarnos una aventura en la que en verdad quisieramos recibir con el tiempo más elementos para seguir inventando cosas, construyendo y derribando enemigos.

Desarrollado por Square Enix y Division 5, bajo la dirección de Kazuya Niinou y con el motor PhyreEngine, Dragon Quest Builders nos lleva a un viaje al mundo de Alefgard, el cual ha sido dominado por los monstruos que ya todos conocemos de la serie Dragon Quest; allí, despertando en una cueva no como un héroe, sino como un “maestro constructor” que quizá pueda llevar a la vida de nuevo la tierra de los humanos, nuestra tarea será la de explorar hasta donde el horizonte nos lleve, para descubrir tierras lejanas, derribar enemigos, conocer historias y levantar nuestro propio reino, con ayuda de otros personajes que iremos encontrando en nuestro camino.

Es entonces cuando salimos al mundo luego de pasar un muy sencillo tutorial para aprender a colocar bloques y usar nuestras herramientas para escarbar y pelear.

UNA FANTÁSTICA TIERRA DE BLOQUES

Sin duda la primera impresión de Dragon Quest Builders tiene mucho que ver con los grandes diseños y arte de Akira Toriyama, a quien le debemos su trabajo en Dragon Ball, la genial Dr. Slump, Chrono Trigger y Blue Dragon; básicamente el juego se puede tratar de lo que sea, pues el arte es tan llamativo que uno simplemente se interesa en lo que nos quieran contar o el tipo de gameplay que tendremos.

Por fortuna las buenas noticias siguen, y rápidamente conoceremos el sitio donde podremos crear nuestro castillo, pueblo o lo que deseemos construir (sí, hasta hoyos en la tierra si queremos). El juego no nos limita en nada así que si lo imaginamos, lo podemos crear, y para esto las primeras misiones nos explicarán los elementos básicos que debe de tener un cuarto, una cocina o un lugar para construir material; esto siguiendo unas plantillas que nos dicen cómo colocar los bloques. Y luego de eso, estaremos por nuestra cuenta.

Otro de los grandes factores de Dragon Quest Builders es que el mapa en verdad es inmenso, pues podremos encontrar cuevas, minas, castillos, casas, algunas chozas, tierras desoladas, mares y hasta algo así como pantanos; claro que los enemigos abundan por doquier así que nunca, en verdad nunca, nuestros viajes serán aburridos.

Además cabe destacar, mientras avanzamos en nuestra exploración y en las distintas misiones, podremos viajar a otras tierras por medio de unos portales mágicos.

ENCONTRAR RECURSOS, LA TAREA DEL DÍA

Si hay algo en lo que brilla esta entrega es que tenemos una libertad total para explorar, algo que nos premia enormemente al dejarnos descubrir una cantidad considerable de todo tipo de recursos y con los que podremos crear mejores materiales para construcción; además cabe decir, no sólo los encontraremos en la superficie, pues muchas veces tendremos que descubrir cuevas y algo así como minas abandonadas, incluso el escarbar la tierra en buena profundidad nos dará un beneficio al descubrir yacimientos de plata por ejemplo. Absolutamente todo lo que encontremos tarde o temprano nos servirá para construir algo, desde un ladrillo, un arma o un mueble. Pero ¿y para qué sirve todo esto? La respuesta es que sirve para subir de nivel nuestra ciudad y estar mejor preparados para las oleadas de enemigos que pueden llegar por la noche; a niveles bajos obviamente no tendremos mayor problema, pero al ir avanzando nos toparemos con enemigos que podrán destruir nuestras edificaciones. Así que será esencial como ya dije, el saber construir con buenos materiales, poner trampas y en términos generales hacer de nuestra vivienda un lugar seguro para los personajes que posteriormente vayamos conociendo, y que se nos unirán en la aventura.

Hablando de las misiones en Dragon Quest Builders, estas son en su mayoría algo sencillas, pero si requieren de paciencia, por ejemplo nos pedirán el saber construir una trampa con pinchos, pero no nos darán planos ni nos dirán qué materiales necesitamos, así que sólo con la exploración podremos resolver aquello que nos piden; por suerte y por si nos perdemos, tenemos una brújula que nos indica la dirección a la que tenemos que ir para cumplir con la misión.

Otra manera de tener objetos que no sabemos construir aún, es la de encontrar edificaciones de algún tipo y romper todo lo que veamos para robar (por decir de una forma) sus piezas, y luego llevarlas a nuestro pueblo y usarlas. Todo lo que vemos en Dragon Quest Builders sirve para algo, o al menos en su gran mayoría.

HERRAMIENTAS, ARMAS Y ESTAR LISTOS A LA BATALLA

En Dragon Quest Builders nuestro personaje no sube de nivel, no se hace más fuerte ni nada por el estilo, pero sí podemos crear mejores armas, trajes, y utensilios con los que nos defendamos mejor y que también sean más duraderos. Otro de los tips es que es esencial el saber colocar los objetos que vayamos haciendo. Por ejemplo, si colocamos una mesa de construcción, algo para forjar armas y cofres, más un letrero especial, todo en un mismo cuarto, todo lo que hagamos allí tendrá más valor. Así que en este aspecto se añade un elemento de estrategia en el juego, no sólo se trata de amontonar bloques y llenar cuartos, no, todo tiene una razón y es tarea nuestra el descubrirlo.

Hablando de que podemos hacer nuestra propia ciudad como se nos plazca, que también tenemos que saber construir con materiales resistentes, y que nuestras herramientas, armas y ropa se pueden destruir con el uso, es natural el imaginar que nuestro personaje también debe alimentarse correctamente, para esto tenemos varios espacios de comida que tendremos que llenar con todo lo que encontremos a nuestro paso, claro que la mayoría de alimentos deben ser propiamente cocinados así que esta es otra de las tareas esenciales del juego, pues si no prestamos atención, puede que estemos muy lejos de casa y de pronto ver que no tenemos comida y que nuestro héroe comienza a perder vida por no alimentarse. Lo cual nos pondrá en desventaja si nos topamos con un dragón en el camino.

En el tema de la dificultad tengo que decir que Dragon Quest Builders es bastante amigable, para comenzar, si morimos en medio de un viaje, no perdemos nuestros ítems o lo que hayamos recogido por el camino y seremos llevados automáticamente a nuestro hogar. En cuanto a los enemigos de mayor tamaño, será de vital importancia contar con nuestras armas y armaduras casi nuevas y el tener varias posiciones de vida para lograr una victoria y, aunque tendremos golpes de carga, los enemigos pueden complicarnos la existencia con un golpe bien acertado ya que por lógica nos bajan mucha vida.

Ya que la reseña es sobre la versión de Playstation 4 (el juego también se encuentra en PS Vita) tengo que decir que uno de los botones que más sufre con Dragon Quest Builders es el de triángulo, pues todos nuestros ataques y además, nuestras acciones para excavar funcionan con dicho botón. Básicamente tenemos un botón para poner objetos, otro para atacar y escarbar, el de acción en los menús y otro de salto, entregando de esta forma un sistema de control extremadamente sencillo e intuitivo a la hora de construir, sin importar lo elaboradas que sean nuestras creaciones.

HORAS Y HORAS DE DIVERSIÓN

Dragon Quest Builders cumple las expectativas en todos sus aspectos; tiene un nivel artístico bastante bueno, un nivel gráfico cuidado y acorde a la temática, una banda sonora muy agradable, dificultad accesible para todos, profundidad en su sistema de construcción y recursos, un gigantesco mundo para explorar, monstruos en cada esquina y rincón, lugares por descubrir, un control sencillo y amigable, y una historia que además, tiene que ver dentro del universo de Dragon Quest. Todos estos elementos hacen que en verdad valga la pena el darle al juego de nuestro tiempo. Y lo más increíble es que en un poco más de 900 megas tenemos todo esto.

Al final, si hay algo de lo que nos podemos quejar de Dragon Quest Builders, es que necesitamos más, es este uno de esos juegos en que de verdad uno desea tener más expansiones o dlc’s de aventuras, tierras, ítems y personajes para seguir disfrutando. Así que veremos si más adelante Square Enix se pronuncia, ya que lo que tenemos aquí, es un juego con mucho potencial.