Dragonball Xenoverse 2 | Reseña

Goku se muere al final. Vilma también. Se acaban los Sayayines -¿Así se escribe?- y las esferas del dragón se pierden en el espacio sideral dentro de una línea alterna que nadie puede accesar, ni siquiera Flash. Disculpen ustedes, amantes de Dragonball, pero esta es mi reseña de Dragonball Xenoverse 2 a tirones y jalones, con el director de Kopodo gritándome desde su oficina y mi RP amenazándome con ya no darme juegos.

Y nada de lo que dije sobre Goku y esos personajes es verdad. Chascarrillo breve.

VAMOS POR LAS ESFERAS DEL DRAGÓN

Quitando de mi cabeza y mi corazón todo el posible disgusto que tengo sobre una de las caricaturas más importantes y exitosas en la historia, debo reconocer que superar lo poco logrado en Dragonball Xenoverse -la primer entrega- no sería pero para nada difícil, a pesar de contar con una historia no tan descabellada y original por así decirlo, pues ser “policía” del tiempo y de todas las adversidades posibles cuando se refiere a interferir en los sucesos del universo, suena muy atractivo.

¿Por qué no es difícil? Como recordarán el primer título de fabuloso no tuvo nada, simplemente el juego aterrizó en ser bueno a secas, pero cuando nos encontramos con Bandai Namco que básicamente les encanta mejorar las cosas, entonces podemos reconocer que el juego podría no ser tan malo. Después de un buen rato de no zafarnos del tutorial -porque el tutorial es inmensamente importante para avanzar- nos dimos cuenta de que la jugabilidad sería calcada del anterior pero con ciertas mejoras en los controles y la manera de generar combos -pizza y refresco no-, pues estos son creados a partir de repeticiones de botones y complementando con uno que otro además de obligarnos a ser tiempistas (sic) como en casi cualquier juego de peleas.

Ah claro, Dragonball Xenoverse 2 es un juego de peleas licuado con RPG, unas cucharadas de multijugador en línea, arena y plataformas. Bueno, plataformas no. Pero sí es una mezcolanza severa y pensada completamente para los amantes del Kamejameja -¿Ese sí se dice así no?-, quienes tienen de dos sopas: o crean a su personaje desde ceros y con una buena cantidad de modificaciones físicas, o jalan a su personaje con todo y el avance del juego previo. Muy bien Bandai Namco, seguimiento es lo mejor en este tipo de aventuras. Una vez que logran tener a su luchador en cualquiera de las razas posibles, es entonces cuando la odisea se torna verdaderamente abrumadora con decenas de personajes para interactuar, misiones sin sentido, misiones en línea, misiones sin sentido, misiones en solitario, misiones sin sentido, peleas bastante atractivas y rememorando a la caricatura, misiones sin sentido y un desfile impresionante de enemigos desde los más leves a los más poderosos que más de una vez nos pondrán con el Jesús en la boca. Sin albur chavos.

No hay de otra en Dragonball Xenoverse 2, o pelean o no avanzarán en nada, y es probable que muchos que no han probado este tipo de mezclas de géneros se desesperen por momentos con la cantidad enorme de indicadores, personajes, actividades, lugares y nuevamente, los combos. Chile, mole y pozole está revuelto en este juego que ocupa mucha paciencia, cantidades industriales de organización y sobre todo un altísimo amor por la serie animada que cautivara a chicos que ahora son grandes. No es crítica a los fanáticos de Goku, un servidor es adorador de Fenomenoide simplemente.

Sin embargo hay un factor superfluo y otro sustancial para engancharnos en las contiendas, el primero son los gráficos pulidos y por fin bonitos comparados con los anteriores que no sentimos hayan alcanzado el nivel chido. Y por otro lado la música es como echarse una semilla del ermitaño, o sea genial, muy buena y tan pegajosa que la traerán tarareando un buen rato, si es que le ponen la atención suficiente, pues entre tanto ruido y efecto de sonido en la pelea, es probable que le pierdan detalle. Pero aún así lograrán encontrarle el gusto pues en verdad nos convenció, no para traerla de tono pero sí para subirle al volumen y hacer enojar a Emilio, mi compañero editor.

VEREDICTO

No por odiar con todo mi ser a esta caricatura, quiere decir que voy a echarle durísimo al juego. El juego es divertido para los fanáticos por las peleas que alguna vez se echaron en la serie, los gráficos son bonitos y están bien logrados, cuentan con efectos especiales decentes y una música bastante agradable. La cantidad de cosas para realizar en los escenarios y las misiones son tantas que tendrán mucho tiempo para entretenerse, sin embargo no puedo asegurarles un título redondo ni mucho menos que será de sus favoritos.

Aquí deben entender el factor “sentimiento” y “nostalgia”, pues aquel que no lo sienta por falta de apego al anime, definitivamente no va a poder encontrarle el gusto a Dragonball Xenoverse 2. Si tú mi amigo, eres de los que soñaba con encontrar las esferas del dragón y pedirle tres deseos, además de haber jugado la entrega pasada, definitivamente es para ti y no debes dudar en adquirirlo.