El Contador | Crítica

The Accountant, cinta dirigida por Gavin O’Connor bajo un guión de Bill Dubuque y con las actuaciones principales de Anna Kendrick, J.K. Simmons, Jon Bernthal y Ben Affleck, es una historia de suspenso que desde sus primeros instantes promete entregar una película original y llena de drama con un toque de acción y un desarrollo profundo en sus personajes.

DOS HORAS DE SUSPENSO

Sin duda El Contador o “El Contable” comienza bien, de hecho bastante bien, no sólo nos introduce al mundo frío y hasta desolado de Christian Wolf, un hombre genio para las matemáticas, dedicado a llevar cuentas, con un dramático y violento pasado, desde el abandono de su madre por su condición como autista, hasta el violento (por decirlo de una forma) cuidado de su padre, quien por hacerlo más fuerte para el mundo que le espera, lo termina convirtiendo casi en un monstruo lleno de ira y violencia, ocultado en un ser humano muy inteligente, tímido y frío; otras de las razones por las que da buen inicio la cinta, es que es muy intrigante en su forma de narrar los hechos pues somos testigos de varios flashbacks en donde se nos explican varias cosas y eventos que han terminado por contribuir en la forma de ser de Christian. Un manejo en la narrativa que gracias a un guión interesante, hace que realmente no necesitemos mucho para interesarnos en el personaje de Ben Affleck, quien además nos deja una buena actuación.

El Contador marca entonces un ritmo entre viajes a un pasado oscuro y de dolor, a un presente donde Christian tiene que sobrevivir, ya que además de estar a cargo de un misterioso contrato para investigar grandes cantidades de dinero, se encuentra bajo el ojo atento de personas que buscan conocer su identidad, su forma de actuar y cómo es que se ha mantenido con vida luego de estar en contacto con una serie de criminales de alto peligro.

Como dije hasta aquí todo va bien, en general las actuaciones de Affleck y sus compañeros Anna Kendrick, J.K. Simmons, y Jon Bernthal son bastante creíbles, aunque todos dentro del tipo de caracterización que podríamos esperar.

LUEGO DE LA PRESENTACIÓN

La mala noticia con El Contador, y que convierte la película en algo no sobresaliente (pues no es ni tan mala, ni tan buena) es que luego de la presentación de sus varios protagonistas, lo cual nos anima a seguir conociendo de ellos y hace nos interese sobre su futuro en la historia, comienza a desarrollar la narrativa sobre lo que sucede en el presente, es decir, el asunto de la investigación, las cuentas de dinero y otros detalles, elementos que a ratos están bien manejados pero que a la larga comienzan a transformar el largometraje en una simple película de acción en donde los buenos son los buenos, y los malos no tan malos, al menos en su mayoría. Y, aunque buenas dosis de misterio sigan presentes, es más probable empecemos a percatarnos de algunos huecos en el guión que de inicio, esperamos sean resueltos más adelante o al final de la historia. Cosa que sucede a medias, y lo que muestra nos deja aún con más incógnitas.

Hablando de las escenas de acción tengo que decir que son realmente contundentes, sobre todo los momentos de peleas pues nos damos cuenta del tipo de persona que es Christian Wolf, es decir, alguien bastante calculador preparado siempre para el combate. Lo interesante aquí es que dicho personaje como podemos darnos cuenta desde el trailer, tiene defectos comenzando por su nivel de autismo, por lo mismo es interesante, pues no estamos ante un soldado super entrenado e invencible. La actuación de Ben Affleck es entonces convincente y nos da un ser humano vulnerable quien sin duda aún le quedan asuntos y sentimientos por resolver de su pasado. La buena noticia es que algo de esto lo veremos en la película, pero lamentablemente no somos testigos de todo el panorama.

CONCLUSIÓN

El Contador es una de esas películas en donde es necesario ahondar más en algunos hechos, antes de meternos de lleno en la acción pues, aunque no presente mucha, las dos horas de duración no son suficientes para responder todas las preguntas que el público se pueda hacer; más hablando del desenlace, el cual pretende desvelarnos uno de los grandes misterios de la cinta, pero en realidad sólo nos entrega más incógnitas. Es decir, El Contador nos da preguntas que nos lleva a otras, pero da pocas respuestas y tampoco se esfuerza en explicar qué sucederá después. Simplemente termina con un sentimiento de “continuará” pero todos sabemos que lo más probable, es que no haya una segunda parte, pues no hay cimientos que la ameriten. Aunque sería bueno ver una secuela.

Al final la película tenía bastante peso, una fantástica idea, para convertirse quizá en un clásico lleno de suspenso, con un personaje vivo, creíble, con fallas y aciertos en su vida, en donde su presente se comienza a desenvolver para salvarlo o llevarlo a la perdición; pero en lugar de eso, las ideas se quedan a medias, dejando un largometraje para pasar el rato y no pedir mucho a cambio.