FIFA 17 | Reseña

Durante casi toda mi vida he sido de los que defienden a capa y espada los progresos en muchos de los juegos realizados por EA Sports, aclaro que nunca he sido de esos fanboy intensos y que insultan a diestra y siniestra a todos aquellos en contra de la compañía, pero sí trato de ser objetivo en cuanto a mis comentarios siempre basándome en pruebas veraces vistas con mis propios ojos y manos. Hoy siento una gran responsabilidad para hablarles con la verdad, así como siempre he hecho, sobre mi experiencia en las horas pasadas frente a la propuesta del FIFA 17.

FIFA 17

Empezaré por la mayor de las adiciones en este año, siendo The Journey una de las más grandes y geniales cosas que le haya pasado a la franquicia más famosa. Un modo que sin duda alguna es una copia pulida y más completa de aquel NBA 2K16, donde veremos el crecimiento de una estrella ficticia. Alex Hunter es aquel niño como todos nosotros que amamos el fútbol, el cual ve este deporte como lo más divertido e increíble sobre la tierra, deporte que más que un trabajo, lo vemos como esa actividad la cual nos gustaría dedicarnos para toda la vida. The Journey es el modo historia en FIFA 17 que por primera vez en su existencia, aparece más allá del modo Carrera el cual ya tiene varias ediciones apareciendo.

En The Journey podemos probar una visión muy correcta, muy bien estudiada, bien dedicada por los desarrolladores en hacernos entender el negocio del fútbol, desde los ojos de un personaje en donde su vida gira completamente alrededor de esta disciplina, desde su abuelo y padre, hasta su mejor amigo, su madre y todos sus sueños. Concentrado en gran parte del inicio en mostrarnos las etapas de cómo va creciendo en los entrenamientos, su llegada al profesional, primer contrato, departamento, gira por los Estados Unidos, pasando por altibajos y cantidad de situaciones, The Journey es un acercamiento increíble a esta vida de fama, dinero y lesiones. No por nada tuvieron en varios jugadores de equipos europeos a sus consultores, así como entrenadores que llevan toda su vida en el negocio, esto para tener la mayor información posible y tratar de dar un verdadero testimonio de cómo sucede esta profesión. Sin duda puedo decir que The Journey es lo único por lo que vale la compra de FIFA 17. Lo único.

¿LO ÚNICO? PERO TIENE FROSTBITE

¿Es en serio? ¿FIFA 17 tiene Frostbite? Mis dos preguntas durante los casi 50 o 60 juegos que disputé tanto en línea, como en The Journey, torneos, entrenamientos y no sé cuántos modos más. Cada año EA Sports anuncia a FIFA como el mejor hasta la fecha, el más completo y más realista de todos los juegos deportivos, sin embargo este año es cuando más decepcionado me siento de ver que uno de los más potentes motores de física en el mundo, se siente como una fachada para vender más y más copias del producto; un producto que bien no pudo haber salido a la venta y créanme, no lo extrañaríamos.

Sí, por supuesto que es notorio el estira y afloje entre los jugadores, ya sea en jugada continua o en jugadas de pizarrón, pero nada más. Es increíble que hayan migrado -si es que en verdad lo hicieron- a Frostbite para recrear colisiones más realistas, y no hayan pensado en mejorar considerablemente la Inteligencia Artificial. No es verdad, no es cierto, es mentira completa eso de que son más inteligentes que nunca los jugadores porque NO LO SON. Es increíble cómo el balón cae en los pies de un jugador, que sin tener marca alguna o contrincante cercano a él, manda directo a saque de banda, de esquina o incluso auto gol. No es posible ver cómo simplemente no reaccionan, y eso no importa si estamos con jugadores buenos o malos en su rating, la reacción para pelear por el balón es prácticamente nula. Y jugué con el Bayern, Barcelona, Real Madrid, Borussia, selección Alemana, así como también equipos medianos y de ligas de segunda división. No fui elitista en este aspecto.

¿Quieren que hable de la tribuna? Lo haré, pero primero contestemos la siguiente pregunta: ¿Cuántos años tiene la actual generación de consolas? Casi tres años, o sea ya van cuatro ediciones de FIFA para esta generación, FIFA 14, FIFA 15, FIFA 16 y este FIFA 17. Cuatro ediciones y la tribuna es lo mismo, manejando iguales patrones, modelos cuadrados, personas repetidas, playeras idénticas y un nulo parecido con lo mostrado en los tráilers “tomados directamente del videojuego”. Estamos hablando de los mismos gritos, cánticos y reacciones ante las acciones del juego. Sólo me gustó cuando me pareció oír “¡Alex!” entre la multitud cuando la rompía con Alex Hunter en The Journey. Pero por más que “You’ll Never Walk Alone” me erice la piel cuando juega el Liverpool, se oye la misma entonación una y otra vez. ¿Por qué me quejo de esto? Porque las herramientas y desarrolladores en EA no son novatos, saben que se puede hacer mucho mejor.

Los porteros. Los benditos porteros mantienen la misma dificultad de antes, los mismos movimientos y siguen con los fallos y exageraciones al momento de ir por un balón. ¿Entonces es mentira cuando dicen que analizaron y capturaron a varios porteros para dar mayor fe y legalidad de sus movimientos? No lo sé, pero lo que sí sé es su poca variedad de movimientos ante balones sencillos, difíciles y con algún tipo de efecto. No siento mucha realidad en ellos, y ni siquiera me adentraré en el detalle de los colores en sus uniformes que se pierden con los del equipo contrario y árbitros, a pesar de ser una reglas estricta en los estatutos del fútbol: cuerpo arbitral, equipos y porteros deben portar colores completamente diferentes, incluyendo las calcetas que son importantísimas para el bien accionar de un guardameta. Buffon y el portero del Veracruz se diferencian por su físico y uniforme, casi nada más.

DEBE HABER ALGO BUENO.

Claro, no soy una persona que odie al FIFA, ya se los dejé muy claro para los que piensen en que esto lo hago por ser fanboy del PES, lo cual no lo soy. Los rostros son de aplaudirse, los gráficos en las repeticiones son geniales cuando utilizamos el acercamiento y los estadios en sus tomas panorámicas. No se digan las centenas de licencias que nos permiten disfrutar de jugar con los protagonistas reales, incluyendo ahora el regreso del modo Torneo, el cual estuvo ausente en la edición pasada; ya podemos volver a echar competiciones entre amigos. Sin mucho bombo y platillo continúan los campeonatos de mujeres.

La nueva forma de tirar penales es soberbia, sí lo es, pues el rating del tirador puede ser la diferencia entre anotar de manera contundente y sin posibilidad para el cancerbero, o fallar garrafalmente y llevarse el abucheo del respetado. Honestamente me sentí contento de la dificultad tan elevada que se maneja en los penales. Y a esto le agregamos el marcador colocado en los tiros de esquina, para tener un mayor control de dónde queremos centrar la esférica. Estos dos aspectos más algunas celebraciones en conjunto y hacia el público, son de los elementos rescatables.

¡Oh sí! No debo olvidar la manita de gato que le dieron al FUT -FIFA Ultimate Team- que más allá de reforzar su gran propuesta, simplemente lo hicieron más bonito, con colores más vivos y con tres elementos buenos a secas. The Journey nos liberará jugadores a préstamo con cada avance importante, siendo un total de cinco etapas a sortear. Los torneos diarios y de fin de semana nos ponen a competir con jugadores de todo el mundo para obtener mejores recompensas, esto podría ser un poco desequilibrado pero nos enseña a partirnósla como nunca. Y para finalizar están los retos de plantillas, para recibir premios por lograr acomodar jugadores con ciertas características de acuerdo a lo solicitado por el juego: químicas elevadas con jugadores de distinto país o equipo. Son retos leves pero efectivos y quienes tengan experiencia en este modo entenderán a la perfección.

VEREDICTO

No son sentimientos encontrados, una vez terminado The Journey se puede guardar el disco en la caja, o borrar el juego si es digital, y continuar su vida con opciones actuales o futuras: Battlefield 1, o no sé, el juego que sea de su agrado.

FIFA siempre se ha caracterizado por hacer enojar a mucha parte de la población gamer por ofrecer pocos cambios en sus ediciones, pero en esta ocasión el trabajo arduo estuvo en un solo modo, tanto que se olvidaron del resto, pensaron incluso que el nombre del potente motor Frostbite traería una oleada impresionante de nuevos gamers o que incluso regresarían por probar la intensidad que tanto nos anunciaron y vendieron al por mayor. Este año FIFA 17 hizo de manera descarada lo que mucha gente ha reclamado al pasar los últimos años: vendernos como un juego reinventado algo que bien pudo haber sido una actualización.