Final Fantasy XV | Reseña

Tras muchos años en desarrollo y después de pasar por varios cambios, pues originalmente estaba pensado como un spin-off de la Fabula Nova Crystallis Final Fantasy, por fin está a la venta Final Fantasy XV, el juego RPG que muchos llegaron a pensar jamás vería la luz del día, otros pensaron que sería ejemplo de aquellos títulos con tortuoso periodo de desarrollo y que al final terminan siendo una gran decepción; sin embargo y pese a todo ya está aquí. Dirigido por Hajime Tabata y desarrollado por Square Enix, la decimoquinta aventura en un mundo de fantasía, esta vez con una enorme dosis de realidad añadida, está disponible para Playstation 4 y Xbox One.

FINAL FANTASY XV

Comenzando por el aspecto técnico, el juego se ve bastante bien, sin embargo en cuanto a gráficas puede que ya no parezca la punta de lanza, esto no quiere decir que estas sean malas, pero si eres alguien obsesionado con que los juegos deben tener las mejores gráficas, con la mejor resolución y mínimo 60fps, entonces Final Fantasy XV puede parecer un poco decepcionante, sobre todo tratándose de un juego que tuvo tanto tiempo de desarrollo; a pesar de esto sigue luciendo bastante bien (les recuerdo que en Playstation 4 Pro mejor), y no disminuye la experiencia en lo absoluto.

En el aspecto musical, a cargo de Yoko Shimomura, podemos encontrar también un excelente y emotivo trabajo digno de la serie de Final Fantasy. Tal vez a algunos llegue a sonar la música un poco reminiscente a otra serie popular de Square Enix, lo cual se explica fácilmente considerando que se trata de la misma compositora.

La historia nos sitúa en Eos, un mundo abierto lleno de bellos paisajes repleto de secretos y lugares ocultos por explorar. El príncipe Noctis se encuentra en compañía de sus amigos fieles que parecen salidos de una banda pop japonesa más que de un juego de acción. La banda, o más bien el grupo de Noctis se compone por Prompto (el gracioso y un poco infantil), Ignis (el listo y más centrado) y Gladiolus (el fortachón con un gran corazón) (cualquier parecido con las tortugas ninja es mera coincidencia), ellos se embarcan en un viaje de aventuras para que Noctis pueda llegar con su prometida Lunafreya, un evento que forma parte de los tratados de paz entre los reinos de Lucis y Niflheim de donde provienen ambos personajes respectivamente. Las cosas cambian cuando el padre de Lunafreya decide que siempre no habrá paz e invade la nación de Noctis, apoderándose del cristal que le proporcionaba energía y estabilidad al reino. Ahora será el deber del príncipe regresar a casa para recuperar su trono.

A primera instancia la historia luce sencilla y en realidad lo es. Lejos de las tramas enredadas a las que Square nos había acostumbrado con algunos de sus títulos pasados, Final Fantasy XV nos entrega ahora una historia más sencilla, pero también cargada de más emociones y compañerismo. Esta se enfoca más bien en los carismáticos personajes principales y su amistad, mientras realizan una aventura de carretera. Esta sencillez resulta un arma de doble filo, aunque por un lado se agradece que sea una historia más digerible y menos pretenciosa, por otro lado, puede resultar demasiado sencilla para un juego del calibre de la saga de Final Fantasy.

Sin embargo la experiencia de Final Fantasy XV no está sólo dentro del juego, también se encuentran la película animada por computadora Kingslave, la cual muestra eventos que sirven de preámbulo para el juego, y la miniserie de anime Brotherhood, en la que se profundiza más en la relación de Noctis con sus compinches. Este material adicional vuelve al universo de Final Fantasy XV una experiencia integral que va más allá del juego principal, aunque quizá hubiera sido mejor lograr que todo esto estuviera lo más posible contenido dentro del título en sí, pues se trata de material que aunque no es en realidad necesario para comprender la historia principal, sí ayuda a profundizar la trama. Por otra parte, si son seguidores de la saga seguro ya habrán visto la película y la miniserie, y si no, la verdad no sé qué están esperando.

JUGABILIDAD

Para llegar a su destino Noctis debe recorrer una gran distancia acompañado de sus amigos, a bordo de un carro deportivo y pasar por lugares mundanos que nos pueden recordar a cualquier carretera. Cabe destacar que desde hace mucho se manejó la idea de que este fuera un juego que mezclara la realidad moderna con la fantasía y realmente lo demuestra, lejos están los ambientes medievales, futuristas o postapocalípticos que caracterizaron a las entregas anteriores para entregarnos un ambiente moderno. Y aunque esto al principio no remite mucho a un mundo de fantasía que muchos esperarían de un juego de esta serie, pronto verán monstruos y criaturas familiares que chocan con el entorno mundano. Eso no quiere decir que sea aburrido, pues Eos está cargado de lugares secretos por explorar, incluso una vez terminada la historia principal, por lo que ofrece un gran contenido posterior que hará que quieras seguir con tu aventura, incluso si ya terminaste el juego.

Pasando al gameplay, es aquí donde encontramos las mayores diferencias con otros juegos de la serie y similares. Alejado de las batallas al azar y por turnos que durante muchos años caracterizaron a esta serie, Final Fantasy XV nos ofrece un juego de acción RPG. Durante el combate, Noctis, el único personaje controlable, puede atacar con diferentes tipos de armas, cada una con sus propias características de fuerza, agilidad y estilo, e incluso cambiarlas sobre la marcha con presionar un botón direccional. Los demás personajes son controlados por la computadora, aunque puedes asignarles un comando especial el cual puedes activar al infligir suficiente daño y llenar una barra especial. Por fortuna tus amigos no representan una carga en combate y muchas veces requerirás de su asistencia pues si quedas gravemente herido, ellos podrán curarte.

Es importante prepararse incluso desde antes del combate con una buena combinación de armas para todo tipo de situaciones, pues habrá enemigos más lentos, pero más resistentes para los que un arma más lenta y poderosa sea más conveniente que una ligera pero más débil. Para atacar simplemente puedes dejar apretado el botón de ataque y Noctis ejecutará el combo de ataques, o presionarlo varias veces para obtener los mismos resultados. Contrario a lo que muchos piensan, esto no quiere decir que el juego pueda pasarse fácilmente con sólo dejar presionado el botón de ataque y ver a Noctis moverse de aquí para allá, ya que emplear esta estrategia equivale a un suicidio, pues en el mundo salvaje de Eos los enemigos atacan sin piedad en grupos, y si no te deshaces rápidamente de ellos pronto te verás completamente superado en número.

Aquí se hace destacar la importancia de las técnicas evasivas y defensivas. Noctis cuenta con dos principales formas de esquivar. Al dejar presionado el botón de guardia, o activarlo en el momento justo en que estás a punto de recibir un golpe activa alguno de los movimientos evasivos o defensivos, puedes dejar presionado el botón de guardia y ver como Noctis esquiva toda una lluvia de ataques, pero esto consume tus puntos de magia (MP) y te deja con una guardia simple que no es igual de efectiva; en cambio, si presionas el botón de guardia mientras te mueves en una dirección, realizarás un giro evasivo que no consume MP, aunque no permite seguir tan fluidamente el combo de ataques.

Ciertos ataques de los enemigos pueden ser bloqueados y si lo haces presionando el botón de guardia en el momento preciso puedes sacar de balance al oponente y dejarlo totalmente a merced de un contraataque, es muy importante tener reflejos decentes para esto, pues varios enemigos, sobre todo los de mayor tamaño, serán más fáciles de vencer si en lugar de atacar a lo loco, los enfrentas con un enfoque más estratégico, esperas el momento preciso para bloquearlos y los rematas con un golpe de gracia.

Otra herramienta para manejar a las hordas de enemigos es el uso de magias. Puedes hacer uso de magias consumibles, las cuales puedes embotellar desde fuentes naturales que se encuentran a tu alrededor y arrojarlas a los enemigos como si fueran una especie de granadas, pero ten cuidado pues el impacto también puede herirte a ti o a tus amigos. Las magias tienen un gran impacto no sólo al momento de ser lanzadas, también dejan efectos en el ambiente aún después de ser arrojadas. Por el lado positivo, las magias son ahora más que simples ataques con un elemento añadido pues también vienen con los efectos posteriores, lo malo es que debido a su estilo en el que tienen que ser arrojadas como granadas, a veces es un poco difícil apuntar correctamente, sobre todo si los enemigos no dejan de perseguirte por lo que ahora en lugar de ser un elemento que se quiera usar continuamente, las magias en este juego son mejor si las reservas para ocasiones de emergencia y de control de masas.

Como en todo juego de la saga principal de Final Fantasy (posterior a FFII, por supuesto) cuentas con poderosas criaturas aliadas que puedes invocar para realizar un poderoso ataque devastador. Este juego no es la excepción y visualmente son los más impactantes en todo aspecto que jamás se hayan visto en la serie, aunque las condiciones necesarias para invocarlos en esta ocasión son más complicadas que simplemente tener suficiente MP y a veces puede resultar más una molestia tratar de lograr invocarlos, tal vez por esto no sean tan confiables en batalla, por otro lado, esto ayuda a que no se abuse de su gran poder.

Definitivamente el combate es uno de los aspectos en los que más resalta el juego, y aunque no es un tipo de combate que todos puedan apreciar, es entretenido sin ser muy complejo ni extremadamente simple. Esto también lo hace más accesible a nuevos jugadores que quizá no estén tan familiarizados con éste género.

Como todo buen RPG, no sólo cuentas con tu propia habilidad para sortear los obstáculos, también puedes desarrollar a tus personajes a través del Ascension Grid, en el que puedes gastar puntos especiales para aprender nuevas habilidades pasivas y activas, y mejorar el comportamiento de tus aliados. También puedes equiparlos con accesorios para mejorar tus atributos.

Esto es tan sólo una parte de las cosas que vuelven a Final Fantasy XV un juego bastante diferente a sus predecesores y a otros JRPG. No es de extrañar que el juego resulte algo “raro” para veteranos de este tipo de aventuras, por lo que se recomienda acercarse a este juego sin ideas preconcebidas sobre Final Fantasy u otros JRPG.

¿VALIÓ LA PENA?

Se nota en este rubro que Square Enix tomó en serio las críticas hacía FFXIII, el cual resultaba muy restrictivo y lineal en varios aspectos, por lo que en este juego se encontrarán muchas cosas opuestas a dicho título, no en balde su nombre original era Final Fantasy Versus XIII.

Pero a todo esto, la pregunta sigue rondando en las mentes de muchas personas aún indecisas. ¿Valió la pena la espera?

Si uno se aproxima a este juego con la mentalidad de que después de haber estado en desarrollo por tantos años, un juego no puede ser menos que perfección absoluta, entonces quizás les resulte un poco decepcionante saber que este juego no es la segunda llegada de cristo. Sin embargo, esto no quiere decir en lo absoluto que sea malo o mediocre, al contrario, es un muy buen juego, con detalles que pudieron haber sido más pulidos; puede que te agrade, puede que no, definitivamente no es un juego para todos, pero sí es un juego que es mejor probar por uno mismo, pues al ser una experiencia tan particular, cualquier revisión (o más bien crítica) difícilmente puede reemplazar por completo la experiencia de este juego.

Lo más importante es aclarar que por fortuna este no es un triste caso como el de Duke Nukem Forever. El juego vale bastante la pena por sí solo y merece sin lugar a dudas una oportunidad de ser probado, no sólo por parte de los fans de la serie, sino también por parte de aquellos curiosos por experimentar con algo de la tan querida saga, pero siempre recordando que éste no es un Final Fantasy como los demás, sino una experiencia muy sui géneris.

Para terminar estén pendientes de Kopodo, pues en las próximas semanas les tendremos otra reseña más extensa y en donde hablaremos en profundidad, de los aspectos de este juego. Mientras tanto, recuerden ya se encuentra disponible en Playstation 4 y Xbox One.

Reseña trabajada con Memo Gonzalez.