Ghostbusters | Reseña

Ghostbusters no sólo fueron dos películas de los ochentas y una caricatura para niños sumamente fantástica, los Caza-Fantasmas se hicieron de fama mundial y ahora son parte de nuestra cultura por la música, la ciencia ficción, los trajes, la pistola nuclear de protones y una infinidad de cosas más que los tienen en una parte muy importante del corazón de muchos nerds como un servidor. Activision y FireForge Games han creado un juego de disparos en tercera persona donde nos ponemos esos monos -u overoles- y cazamos espectros mientras nos manchamos un poco de ectoplasma.

GHOSTBUSTERS

Por alguna extraña razón, los cuatro personajes de Ghostbusters originales no aparecen en el videojuego, y efectivamente es triste, sin embargo los nuevos no desilusionan a pesar de manejar los estilos ya comunes: un galán, una rubia muy guapa, una dama de tez negra y un monigote que maneja armas pesadas. Esto ayuda sobremanera al momento de jugar de forma cooperativa, capacidad que tiene el juego por el sistema de la cámara tipo Diablo, viendo desde arriba con gran amplitud del terreno para permitir a los participantes ver todo en la misma pantalla. Esta modalidad junta a cuatro jugadores y elimina los problemas de destruir amistades.

Ghostbusters es un juego relativamente corto pues maneja pocas locaciones, repite algunas y la cantidad de misiones quedan a deber. Siendo perseverantes podrían terminarlo en menos de un fin de semana manteniendo siempre al mismo personaje y haciéndolo crecer para desarrollar sus habilidades al cien por ciento. He aquí entonces el gran problema del juego, su poca variedad de misiones hacen tedioso subir de nivel a los cuatro personajes del juego, requisito imperativo para lograr todos los trofeos/logros en Ghostbusters.

El juego trata de una y sólo una cosa, ir a un mapa bastante grande, con muchos trechos hacia dónde dirigirse y destruir fantasmas de perfil bajo para después enfrentarse a los jefes de nivel, los cuales sí necesitan pasar por el proceso ya conocido de los Ghostbusters. En las películas nunca se había matado a un ente, aquí las cosas cambian pues los más débiles se les extermina con balas especiales, y a los más chonchos se les requiere debilitar para más adelante capturarlos en la trampa tan famosa. Esta parte del juego es la mejor de todas, más allá de explorar el mapa buscando una puntuación, lo verdaderamente bueno y nostálgico es atrapar a los fantasmas con la pistola nuclear de protones y luego hacerlos caer en la rectangular trampa. No sólo pusieron un mini juego divertido para lograr esto, sino fue recreado muy fiel a la película y luce excelente.

Para agregarse a la fidelidad del juego con el filme, el medidor EPK hace su aparición y termina siendo imprescindible para todas las misiones, no tanto por descubrir los pasos de los espectros, sino por encontrar runas en el piso que nos darán puntos útiles para hacernos subir de nivel y a su vez, mejorar las destrezas del héroe. A esto se le suman las eliminaciones de fantasmas, asistencias y capturas de los jefes en la trampa, haciendo un marcador que decide al final quién de los cuatro fue el mejor caza-fantasma, dándole el privilegio de burlarse de los demás.

ECTOPLASMA POR TODA LA PANTALLA

Los gráficos son tipo caricatura, o toon, completamente alejados de algo realista, sin embargo el contraste manejado por la oscuridad de los ambientes con las luces de las armas y brillos que emanan de los enemigos, hacen de Ghostbusters una experiencia buenas a secas para los ojos. Predominando el verde y el morado fluorescentes, las luces dan buen espectáculo a pesar de mezclarse y terminar haciendo un pandemonio de luz y sonidos fantasmagóricos, que nada más le faltaría la canción original de Ray Parker Jr. para armonizar todo perfectamente… Pero no es así. Por desgracia alguien tuvo la pésima idea de agregar el tema sólo en el menú principal, durante las batallas campales luce por su ausencia. Demonios ¿Por qué?

Si hay algo de lo que debo quejarme amargamente en Ghostbusters es probablemente la falta de un mini mapa donde se ubiquen los puntos no explorados, esto con el simple fin de llevar un registro de los objetos no encontrados, mismos útiles para conseguir trofeos. Y ya que estamos en esa parte de los logros, me permito señalar que la lista de ellos está bien balanceada, con la obligación de repetir las misiones para alcanzar grados altos y muchos puntos para mejorar a los personajes, sólo así veremos el platino aparecer en nuestra pantalla, uno muy accesible por cierto.

VEREDICTO

Ghostbusters no es un juego redondo ni justifica el precio de venta tan alto -49.99 dólares-, no nos gustó la imposibilidad de oír la canción original mil veces seguidas hasta hartarnos en el gameplay, la breve campaña y la carencia de misiones alternas nos mantienen de catalogarlo como un logro en toda la extensión de la palabra.

Pero… Ghostbusters sí es divertido, tiene gráficos muy decentes, una distribución de botones muy atinada, referencias a las películas que se agradecen, un sistema de crecimiento del personaje muy sencillo y fácil de usar además de efectivo por concentrarse en los aspectos importantes como velocidad al caminar, enfriamiento del arma, capacidad de vida y duración de las municiones. También cuenta con una buena variedad de fantasmas, el mini juego de la trampa es una excelente adición y sin duda atrapa la esencia de los Caza-Fantasmas: divertirse mientras se hace el trabajo sucio que nadie más en la ciudad desea realizar.

Nota del guapísimo editor: Quiero agradecer enormemente a Activision por facilitarnos una copia del juego, y por hacerme recordar mi infancia, volverme a sentir un científico, un Peter Venkman, estar entre fantasmas y atraparlos, por volverme a sentir un Caza-Fantasma. Gracias en verdad.