How to Be Single | Crítica

Es difícil encontrar una buena razón para decirles que fui a ver “Cómo ser soltera” (How to be Single), la única que se me ocurre es la clásica de “Me obligaron”, “Mi novia quería verla”, “Me regalaron los boletos” o hasta “Se incendiaron las demás salas y era la única disponible”, así que mejor nos quedaremos con la última y les platicaré mi experiencia viendo la “chick flick” que para un domingo en la tarde, no está absolutamente nada mal.

CÓMO SER SOLTERA

La guapísima Alice -aunque digan que no-, interpretada por Dakota Johnson (50 Shades of Grey), es una joven que tiene su rumbo en la vida poco definido, pero mínimo sabe que algún día todos sus sueños se realizarán, tarde o temprano y de una manera u otra. Ahora que es soltera busca la aventura y afortunadamente su trabajo en una firma de abogados la lleva directamente a eso, pero de la mano de su nueva mejor amiga, Robin, (Rebel Wilson, Pitch Perfect), una gordita feliz, desenfrenada, sin tabúes, que le encanta la fiesta y todo lo que pudiera venir después.

Después de conocer varios pretendientes entre galanes y no tanto, Alice empieza a enfrentar decisiones complicadas respecto a la amistad, al amor, sexo, hermandad y al rumbo de su vida, y es entonces cuando deberá escoger quién es en realidad.

“Cómo ser soltera” sí es una película dominguera, con varias escenas cargadas de comedia, otras tantas derraman miel y más de una vez nos harán recapacitar un poco si decidimos leer el trasfondo de los diálogos. Sin embargo y a pesar de notarse un esfuerzo por parte de todos los actores, pocos son los que destacan por no parecer acartonados, sobre actuados en ocasiones y en muchas otras, como si estuvieran aplicando sus clases de actuación fallidas -te estoy viendo durísimo Anders Holm-. Notamos a una Rebel Wilson que quiso llevarse la película con su papel de chica reventada y popular, la cual honestamente no terminó de convencer especialmente por algunas bromas forzadas y que no tenían lugar.

La protagonista es Alice, de eso no hay duda pues todo el largometraje gira alrededor de ella, pero de entre las varias parejas formadas durante las casi dos horas de proyección, la mejor de todas es la que se crea entre la hermana y su novio, pues con Meg (Leslie Mann, The Other Woman, Big Daddy) y Ken (Jake Lacy, Carol) forman una gran química que se nota por la vasta experiencia de Mann y el buen acoplamiento de Lacy. Esta es la pareja a observar -a pesar del poco tiempo en pantalla- pero aquí sí aplica el dicho “mejor calidad y no cantidad”. Este par sí me hizo reír.

El resto de la película es buena a secas, quizá con apariciones de ciertos personajes que no tenían mucho sentido ni aportaron tanto a la historia de Alice, pero se agradecen por algunos momentos de ternura, risas o de esos que nos hacen decir “¡Qué poca!”, así que hasta cierto punto podemos justificarlos, pero muy poco.

“Cómo ser soltera” explora muchos aspectos de las relaciones que una mujer puede tener, a veces la sentimos muy ambiciosa y con la intención de comerse el mundo a puños, pero también a veces se tropezaron por no darle el tiempo suficiente a cada tema o lo abordaron de manera poco atinada. Sin embargo, como un “todo”, la película no es mala, logra arrancarnos varias sonrisas, algunas risas y contadas carcajadas -pero honestas-. Verla entre mujeres es casi una obligación, y para una señorita con ganas de salir de su zona de confort, podría ser bastante fructífera.

Y no, no me cansaré de decir… Dakota Johnson ¡Estás lo que le sigue de guapísima!