Jason Bourne | Crítica

Jason Bourne el ex agente/asesino de la CIA se encuentra de regreso con una nueva película en esta saga tan querida por una gran cantidad de seguidores, y basada en el trabajo del escritor Robert Ludlum y sus novelas de espionaje. En esta ocasión, Jason tendrá la oportunidad de terminar por fin varios de sus demonios pasados y cerrar ciclos que tanto lo han perseguido.

Jason Bourne es una cinta de acción, donde la trama principal es la conspiración estadounidense en contra de este gran agente, con la excusa del bien mayor, en la cual no les importa arruinar la vida de este emisario, con tal de salvar una gran cantidad de ciudadanos americanos.

Hablando de la historia en términos generales, realmente no se necesita profundizar mucho y explicar de qué va esta serie de películas basadas en las novelas de los años 80s creadas por Robert Ludlum, solo que David Webb era un agente destacado en su clase pero fue usado por medio de engaños y promesas que su gobierno utilizó para propios planes, y así fue como David dejó de existir dándole vida a Jason Bourne y su incansable deseo de saber qué pasó realmente con su vida y recuerdos. En pocas palabras.

JASON BOURNE

Ahora hablemos más a profundidad de esta entrega, lo cual es bastante interesante pues podría decir que no se necesita haber visto las cintas pasadas para poder disfrutarla, y repito “disfrutar” de esta; ahora “entender” es un tema diferente, ya que si te has perdido de las anteriores cintas podrías tener bastantes huecos dentro de la historia y será un poco difícil comprender ciertos acontecimientos. Así que empecemos.

Nicky Parson (Julia Stiles, 10 Things I Hate About You), una ex agente de la CIA se da a la tarea de buscar por cielo, mar y tierra a Jason (Matt Damon, Good Will Hunting), el cual vive en las sombras tratando de huir de su propio gobierno, mismo que trata de eliminarlo al saber demasiado sobre éste. Nicky intenta rastrearlo y localizarlo para pedir su ayuda e intentar detener a las personas a cargo de esta agencia y con planes bastante cuestionables, contra la libertad y el derecho a la privacidad de sus propios ciudadanos y del mundo entero.

Pero al hacer esto, Nicky crea algo como levantar una piedra y que todos los bichos asquerosos salgan de ella, pues al dar con el paradero de Jason, lo pone también bajo el radar y por consiguiente a la mira del jefe de la agencia que tanto ha querido eliminarlo; es donde entra en escena Robert Dewey interpretado por un ya mayor Tommy Lee Jones pero no dejando de ser un magnífico actor (debo decir que su personaje fue de los que más disfruté de esta cinta).

Obviamente como director de esta agencia, Dewey es alguien despiadado y de corazón frío que debe tomar decisiones extremas con tal de que los sucios secretos de su gobierno no salgan a la luz, y para esto tendrá la ayuda de Heather Lee (Alicia Vikander, Danish Girl), la agente prodigio en sistemas y con una sed enorme de alcanzar puestos y reconocimientos mayores, pero con un poco más de “humanidad”, por decirlo así.

LAS BARRAS Y LAS ESTRELLAS

Jason Bourne tiene temáticas que ya han sido tomadas en cintas anteriores, como el uso de la tecnología para encontrar a quien sea y donde sea en el mundo, desde una cámara de circuito cerrado hasta sistemas enormes de ciudades como Londres o Berlín ¿Cuál es el problema? Bueno, pues que nos dan a entender que no importa cuál país sea, los Estados Unidos tendrán la capacidad y autoridad de entrar a gusto en todos estos sistemas, es decir, da a entender de nuevo que ellos son magnánimos y pueden hacer lo que les venga en gana; Jason Bourne es el tipo de film que utiliza mucho la supremacía americana, el ya tan cansado diálogo de: Estados Unidos la gran potencia mundial y dueña sobre todos los demás países del mundo, pero bueno “God bless America” ¿No?

HACKEAR HASTA CON EL MICROONDAS

Otro punto un poco ridículo es el uso de las tecnologías pues sin importar lo atrasada y obsoleta que sea alguna de estas, nos presentan que siempre será posible hackear una computadora de gama alta y miles de firewalls con un celular Nokia del año 2000 (bueno, no ese celular en específico pero bastante cerca al que utilizan en la cinta), y básicamente esto cae en la exageración. No dudo que sea posible lograr ese tipo de hazañas, pero es muy obvio que no debe de ser tan fácil como tratan de mostrarlo aquí, como lo puse en el subtítulo, solo faltó que hicieran explotar los conductos de gas de toda una cuadra, hackeando solo con un microondas.

ACCIÓN AL POR MAYOR

Un punto interesante y que realmente es de lo que va la cinta, es la acción, la cual estará llena de ella, desde peleas, persecuciones, disparos y carreras, Jason Bourne nos deleitará con escenas repletas de adrenalina y momentos estresantes los cuales son bien manejados y llegan en el punto adecuado de la historia, que claro tampoco es una historia muy elaborada, pero dan un realce a esta en momentos que cae un poco; las coreografías de las batallas por su parte están bien realizadas, se puede creer que cada golpe que se están propinando en pantalla es real, digamos que cumple en cuanto a su género.

¿BOURNE UNA VEZ MÁS?

En conclusión Jason Bourne es una película de acción a secas y seguramente los mantendrá con toda la atención en pantalla por varios instantes, pero debo decir que se queda ahí, en acción, pues en historia y guión se queda a medias, con temas que ya se han tocado una y otra vez, con situaciones donde ya hemos visto a varios agentes de la CIA, FBI, DEA, etcétera, y que básicamente llegan al mismo desenlace.

No podría decir que Jason Bourne toma elementos que funcionan bien en otras películas y los usa a su favor, cambiando las situaciones o motivos, pues lo que hace es reusar todos estos clichés de cinta americana de acción y los aplica de maneras que se han visto una y otra vez.

Si eres fan de esta saga seguramente disfrutarás como loco de Jason Bourne, sin embargo, si no lo eres como yo, puedo decir que pasarás un momento divertido por ocasiones, pero será inevitable hacer comparaciones y por consecuencia, llegue a quedar como otra película de acción.