La Chica del Tren | Crítica

Basada en la novela homónima por Paula Hawkins, se trata de una cinta de suspenso o thriller distribuida por Universal Pictures que cuenta la historia de Rachel Watson (Emily Blunt) una mujer sumida en la depresión luego de un trágico divorcio, suceso que no sólo la ha orillado casi ia la autodestrucción, si no a ser sospechosa de un crimen al parecer pasional, y en donde todas las pistas y sospechas de la policía apuntan a que ella es la culpable. La Chica del Tren (The Girl on the Train) es una película cargada de emociones, misterios y una serie de excelentes actuaciones.

UNA HISTORIA DRAMÁTICA

Desde el inicio la adaptación a pantalla grande dirigida por Tate Taylor (The Help) sabe mantener el suspenso hasta sus últimos momentos, sin duda es una cinta que no se pueden perder si son fans de éste género o si lo que buscan son actuaciones y una historia memorables. En La Chica del Tren conoceremos inicialmente la historia de tres mujeres, Rachel caracterizada por Emily Blunt (Looper, Edge of Tomorrow, Sicario) una mujer que como ya dije, sufre de alcoholismo y que vive una vida vacía en la que sólo le resta tratar de recordar el pasado mientras admira la que antes era su casa, mientras viaja en tren. Mientras pasan los días también conoceremos a Anna, interpretada por Rebecca Ferguson (Mission Impossible: Rogue Nation, Life) una agente de bienes raíces quien ahora es pareja del ex esposo de Rachel, Tom (Justin Theroux); ellos tienen una niñera llamada Megan (Haley Bennett, a quien vimos en cintas como The Equalizer, Hardcore Henry, Rules Don’t Apply), quien además es su vecina y pareja de Scott, interpretado por Luke Evans (Immortals, Dracula Untold, Furious 7). Básicamente con estos personajes es con lo que se mueve la historia, una que funciona en espiral a partir de la extraña desaparición de Megan, a quien posteriormente se le atribuye, fue asesinada.

La Chica del Tren entonces maneja la narrativa a través de estos personajes y sobre cómo Rachel trata de recordar qué fue lo que hizo el día en que Megan fue vista por última vez, es decir, la pieza clave del misterio. Sin embargo la cosa no se queda allí, y mientras más vamos conociendo a los demás protagonistas las sospechas comienzan a darse por todos lados, formando así una historia en donde las sorpresas y el peligro acechan en todo momento, llevando a un desenlace que sin duda no los dejará defraudados.

EXCELENTES ACTUACIONES

Si hay algo por lo que simplemente vale la pena ver esta película es por sus grandes actuaciones, hablando sobre todo de quién más está en pantalla, la actriz Emily Blunt, quien en cada instante nos entrega una muy fuerte representación de su personaje, entregándonos escenas bastante memorables y que refuerzan en todo momento cada segundo de la cinta, creo que en verdad éste ha sido su mejor papel. En cuanto a los demás en el reparto, sobre todo hablando del femenino, las actuaciones son igual de intensas y realistas, dando así la fuerza necesaria para completar este thriller de crimen, tan bueno, que incluso los hará buscar la novela.

TOTALMENTE RECOMENDADA

Claramente La Chica del Tren tiene todo para ser una de las favoritas del año, tanto de la crítica, como del público en general, en verdad vale la pena, creanme no se arrepentirán. Si buscan una historia bien contada, interesante y perfectas actuaciones no busquen más.