Layers of Fear | Reseña

Terror combinado a una atmósfera del tipo siglo XVI acompañado de arte renacentista, por momentos puede llegar a sonar un poco enredado y falto de carácter y más aún dentro de una sociedad en la que vivimos, donde todo es tecnología, internet y dispositivos móviles; pero al contrario es bueno ver que existen juegos basados en épocas que no conocemos del todo bien y nos pueden llegar a mostrar de cierta forma un mundo diferente del cómo se veía en nuestros tiempos.

Como estudiante de diseño gráfico, debo decir que soy fan de este tipo de arte que el juego implementa en su historia y jugabilidad, un arte perfecto, con trazos específicamente bien aplicados, dando como resultado una obra magnífica, llena de vida y técnicas maravillosas, en gran parte en retratos, que era lo más solicitado en esa sociedad si eras un artista famoso y reconocido; sí, déjenme decirles que existió un tiempo en donde para ser popular y famoso debías de tener algún tipo de talento nato y real, sin ofender a ciertos “artistas” pasajeros de estos tiempos.

LA AVENTURA

Layers of Fear nos pone en los zapatos de un artista de esta época, un artista con sed de fama, reconocimiento, y que se encuentra en la realización de su obra prima, esa que cada autor en algún momento de su vida tiene y lo define por el resto de sus días, ya sea como uno de los grandes que pasará a la posteridad o como sólo uno más que realizaba trabajos menores para familias pedantes y egocéntricas.

Es por esto que el aspecto visual y la línea argumental de este juego, pueden llegar a combinarse tan bien, dando como resultado un título oscuro, lleno de misterios y secretos que deberás ir resolviendo conforme avances en la historia.

OBRA PRIMA

Tomaremos el papel de un artista en ascenso, que busca alcanzar esa tan anhelada fama para todo artista en general, el reconocimiento que esto conlleva, los aplausos, las miradas atónitas y el regocijo de la gente que apreciará su arte, solo que todo esto no llega fácil y mucho menos rápido; es aquí donde entra la frustración que el juego intenta plasmar dentro de este personaje, desde ambientaciones que gritan soledad, una paleta de color apagada y escenarios claustrofóbicos, donde tendrás que investigar el motivo de estar en esa casa mediante objetos comunes y corrientes, pero que al ser descubiertos, emiten un eco del pasado develando un poco más de nuestra identidad y el por qué te encuentras solo.

Layers of Fear logra bien estos puntos antes mencionados: desde el momento en el que tomas el control y te adentras en este mundo, lo que recorre por tu cuerpo es el sentimiento de frustración y deseos de salir de cada habitación a la que anteriormente habías accedido para investigar algún sonido, movimiento o acontecimiento extraño.

Es más que obvio por la soledad plasmada en los escenarios y los ligeros toques en estos -como botellas de vino por toda la casa, cuartos sucios y descuidados-, que nuestro artista lleva una vida abrumadora, sola y sin mucho sentido más que su trabajo de pintor el cual al parecer, lo ha mantenido vivo y adelante durante momentos difíciles en su vida personal.

APEGADO A MODOS DE JUEGO MODERNOS

El modo de juego que maneja el título es uno al que seguramente ya varios lectores y jugadores de aquí están acostumbrados: una cámara en primera persona sin ningún tipo de combate, solamente un punto medio que te indicará dónde fijar la vista para interactuar con ciertos objetos y elementos del escenario.

Parece ser que todos los juegos de terror o survival horror modernos retoman estos puntos recién mencionados, y a continuación trataré de explicar cómo llegan a funcionar a la perfección; claro, si están bien implementados y aterrizados:

1. La cámara en primera persona.

Al realizar o desarrollar un juego de terror y/o suspenso, usar este tipo de cámara hará que el jugador se sienta más inmerso dentro del mundo que se le presenta, dando como resultado un sentimiento de realidad, en donde seguramente en más de una ocasión nos sentiremos agobiados al darnos cuenta de que todo esto nos está pasando a nosotros y ese pequeño ruido o sombra visto dentro del mundo virtual que estás jugando, podría llegar a pasarte a ti en cualquier momento, y al no tener un personaje con rostro o aspecto físico, automáticamente sentiremos que nosotros somos ese personaje en el que los desarrolladores pensaron para su juego.

2. Modo de combate inexistente.

Cero combate, cero armas, cero batallas, solo tus piernas para correr como niña asustada y la habilidad de entrar o esconderte en algún cuarto, clóset, cama o cualquier otra cosa que se te ocurra para evitar ser descubierto, y por consiguiente asesinado, porque seamos honestos ¿Quién en su sano juicio al ver un ente o demonio buscará su .45 o escopeta para volarle los sesos? ¡NADIE! Tu mayor instinto de supervivencia será esconderte bajo tus cobijas esperando algún milagro divino rezando a todos los santos que en ese momento se te vengan a la mente.

¿TERROR PURO O PUROS SUSTOS?

Ahora hablemos del protagonista de esta historia: el terror, el miedo, un tema que me he cansado de criticar en estos tiempos, lo que he comentado es que este sentimiento es uno de los más difíciles de lograr en el espectador o jugador sea este el caso, pues se necesita más que un simple brinco o sonido metido con calzador en una escena llena de sangre, vísceras o demonios, fantasmas o de lo que sea que trate la historia. No, el miedo va más allá, debe irse trabajando, irse manejando poco a poco con diferentes situaciones y acciones. Algo que este juego realiza por momentos, sí, momentos desafortunadamente, pues no llega a manejarlos a su favor del todo bien para crear algo que literal haga orinarnos del miedo ¡PERO! no estoy diciendo que falle en esto, ya que sí logra esas pinceladas de terror psicológico, de crear una frustración, el no saber qué es lo que va a pasar a continuación.

Algo que me encantó de este título y les puedo asegurar mantiene a la perfección, es un sentimiento de claustrofobia, de sentirte atrapado dentro una pesadilla interminable, controla el significado de “hagas lo que hagas no voltees hacia atrás”, sin embargo es algo necesario para avanzar en el juego, pues por momentos te verás atrapado en una habitación sin saber qué hacer y cómo salir de ella, pero al voltear hacia atrás o a los lados, el escenario habrá cambiado completamente dándote una salida, o un susto inesperado que te hará dar un brinco y erizar los vellos de tus brazos. Como dije, dando un resultado de no querer voltear hacia ningún lado y sólo caminar recto, porque sabrás de antemano que si haces algún movimiento un terror nuevo te estará esperando.

También es justo también hablar de lo que Layers of Fear hace mal, y eso es abusas de los sustos repentinos, y en ocasiones llega a caer pesado, no digo que sean malos, solo pueden llegar a sentirse excesivos, y en ocasiones fuera de lugar, muchas veces hubiera preferido que el susto fuera psicológico o que me hubieran dejado a mí la interpretación de la escena o dar un significado a ese sonido o sombra, sin embargo lo cierran con algún sonido estruendoso y repentino que si te causará ese brinco de la silla, pero solo se quedará en eso, en un brinco espontáneo.

RETOMANDO INNOVADORES

Layers of Fear es un título que se ve sin duda alguna influenciado por bastantes juegos de su género, desde Amnesia hasta la aclamada y maravillosa demo P.T., pero lo repito “influenciado más no repetitivo”, ya que no se nota en ningún momento como una copia mal hecha o un plagio a títulos anteriores. Layers of Fear crea algo propio, algo distintivo, usando a su favor elementos que sabemos funcionan y los transforma en algo muy positivo.

No quiero que se me malinterprete, tampoco llega a revolucionar un estilo o modo de juego, solo hace bastante bien su trabajo que es infundir miedo o terror en el jugador.

PIEZA FINAL

En conclusión Layers of Fear es un juego de terror bastante interesante, el cual logra crear mucho con tan poco. Consigue infundir un sentimiento para el cual está hecho, con una historia llena de misterios y preguntas por contestar, la mayor parte te mantendrá en ascuas esperando un cambio de escenario terrorífico, o alguna sombra espectral acompañado de un sonido desesperante.

Un punto malo a decir es que al final baja bastante y el desenlace deja un poco que desear pues esperaba algo más sorprendente, algo inesperado o un cambio repentino de sucesos, pero al contrario deja situaciones sin concluir, dando como resultado un final un tanto flojo y predecible. Pero la mayor parte puedo atreverme a decir que es un título al que se le debe dar una oportunidad por todo lo que ofrece, y no cae en el clásico “sin sentido” de festival de sangre, vísceras y balas; sin duda Layers of Fear es terror psicológico del que hace falta.

Entiendo que es un poco tarde para escribir esta reseña, pero quería expresar lo bueno que resultó este juego luego de muchas, muchísimas horas de estar pegado a mi monitor; un título que al momento de adquirir no esperaba mucho, y no tenía muchas expectativas, en cambio me dejó con un gran sabor de boca y agradecido de que aún existan desarrolladores como Bloober Team para entregarnos juegos de esta calidad.