LEGO Star Wars: The Force Awakens | Reseña

Poquísimos son los juegos de Lego que me gustan, disfruto y además me animo a hacer reseña por lo mismo del aspecto cómico y a veces infantil manejado en las historias. Como un espectador/fanático de estos bloques -pues nunca he tenido un solo set- no es normal que me pelee por uno de estos juegos en las oficinas de Kopodo. LEGO Star Wars: The Force Awakens fue el primero por el que debí tirar algunos dientes. Aquí mi reseña.

LEGO STAR WARS: THE FORCE AWAKENS

¿Es usted de los que de plano no soporta el universo de Star Wars? ¿O acaso vive en una realidad alterna donde la única explicación lógica para no ver las películas es que no existen? No se preocupe, el primer capítulo de todo el juego inicia con los hechos previos al relato que nos concierne, al del Episode VII: The Force Awakens, película recién salida en diciembre del 2015 que cuenta lo sucedido treinta años después de que el Imperio cayera, Luke Skywalker se convirtiera en Maestro Jedi, Darth Vader muere y la paz y tranquilidad reinan en la galaxia. Todo eso es lo mismo que veremos en LEGO Star Wars: The Force Awakens, sin embargo precisamente ese primer capítulo nos hará entender lo que pasó antes y no llegar en ceros a los verdaderos sablazos láser.

Cuando LEGO decide crear un juego basado en una película, logra hacer tratos con más bondades que desgracias, esas bondades consisten en platicar las historias con anexos chuscos, ciertas transformaciones divertidas para los gamers más pequeños y algunos detalles nada apegados al filme que aportan risas necesarias para complementar la experiencia. LEGO Star Wars: The Force Awakens cuenta con todo esto pero manejado de manera sutil en ocasiones y otras tantas muy descaradas, ambas creando un balance perfecto que ni aburre ni agobia; todo queda al dente. ¿Así se dice cuando la pasta está de lujo? ¿Sí? Qué bien.

SIENTE LA FUERZA DE SUS TROFEOS

Como esta reseña fue realizada en una PlayStation 4, me referiré a los trofeos sabiendo que los gamers de Xbox One también cazan logros, pero para el caso es lo mismo, yo los quiero por igual.

Debí hacer un apartado hablando específicamente de los trofeos por la importancia en el desarrollo del juego, simple y sencillamente por los requisitos para alcanzar el platino. Acabarlo no es suficiente, debemos repetir y tratar de obtener cada uno de los personajes con el fin de regresar y revivir la experiencia pero buscando otros objetos. Es importante puntualizar que sólo los personajes indispensables para ir avanzando en cada capítulo, son los que aparecerán en pantalla con el gran acierto de darles participación por igual y con actuaciones que nos mantendrán sumamente entretenidos. El sistema de juego de los LEGO permite una interacción con casi todos los objetos con el afán de destruirlos y ganar puntos, o en su defecto el de crear otros artículos que nos ayuden a abrir puertas, generar mecanismos o dar vida a armas bien perronas. Así se les conoce en las galaxias lejanas.

He aquí el mejor punto a favor de LEGO Star Wars: The Force Awakens, que explota como pocas veces se había visto la tan peculiar manera de jugarse estos títulos, pues gracias a la exploración, destrucción y habilidad propia para desmenuzar los rompe cabezas tan sencillos y accesibles, es que la relación entre el juego y los trofeos es sumamente íntima, haciendo casi imposible perderse el platino y lo más importante, les aseguro no aburrirse jamás.

EL EMPERADOR ESTÁ EN LOS DETALLES

O algo así más o menos dice el famoso verso. No puedo recordar un transcurso de tiempo mayor a los cinco minutos donde no hubiera gestos graciosos u otros sencillamente geniales, hablo específicamente de escenas extra o cambiadas para quizá esconder algún aspecto muy serio de la película o que pudiera herir susceptibilidades a los chiquitines. Pero más allá de quitarnos la escena, lograron darle mucha frescura y diversión a la trama original pero que sabemos no sería bien recibida en la pantalla grande. Todos estos cambios se ven pulcramente bien hechos y nada forzados.

Aunado al balance perfecto del que ya les había contado, están tres detalles elogiables a más no poder. El primero consiste en el uso de los diálogos de la película para las escenas del juego, acomodándose de manera genial a las partes agregadas al relato, sintiéndose como un logro cada episodio desde la cinemática de inicio a la final. Un verdadero logro les digo.

El segundo está relacionado con la música, pues es en verdad emocionante oír el soundtrack de The Force Awakens mientras trituramos bloques y seguimos la aventura de Finn y Rey al compás de la creación del maestro John Williams. Y el tercero reside en las “dogfights” arriba de una nave y con el espacio exterior a nuestras anchas. Particularmente manejar el Millennium Falcon es una maravilla sin dejar de lado los disparos a los TIE Fighters y cómo explotan tras ser alcanzados por el rayo. Las amé y disfruté como un chamaco de seis años.

TENERLO, TÚ DEBES

Sin más rodeos LEGO Star Wars: The Force Awakens es uno de los juegos familiares mejor hechos en el año, olvídense de si los eventos son acordes a la historia, si no respeta la seriedad de la saga o es un poco largo; lo importante en esta última creación son las ocurrencias constantes, chistes blancos con mucho sentido, puzzles muy buenos, música gloriosa y una jugabilidad fluída que recurre a escenas de disparos y batallas en el espacio que garantizan retribución a la inversión.

Estoy siendo directo y sincero, no estoy perdiéndome en mi afición a las películas de ciencia ficción más importantes de la historia, reconozco que LEGO Star Wars: The Force Awakens sufre de algunos bugs de respuesta en los controles cuando estamos en combate cuerpo a cuerpo, o quizá seguimos sufriendo por un control nulo de la cámara, pero no hay duda de que estamos ante una gran obra de Warner Bros. Interactive Entertainment que peleará como favorito en los Kopodo Awards para el mejor juego familiar. En mi vitrina ya lo puse como el causante de mis risas nocturnas y alborotar mis ganas de volver a ver el Episodio VII.