Madden NFL 17 | Reseña

He estado en contacto con el fútbol americano desde antes que mis padres se conocieran. Mi amor y pasión por este deporte es legítimo y gigantesco. La franquicia de Madden ha sido parte de mi historia en los videojuegos desde que existió en mi vida un PS One. Es un honor para mi traerles la reseña del Madden NFL 17.

NUNCA INVENTES EL HILO NEGRO

Jamás la franquicia de Madden vino a establecer las reglas de hacer un videojuego deportivo lo más cercano a ser un simulador, Madden trajo consigo la revolución en cada aspecto del juego y se puso a la par con lo que vemos en las temporada de la NFL, para así mostrarnos que nosotros podemos cambiar los resultados y nuestras decisiones también cuentan si de divertirse se trata.

Este año, el Madden 17 volvió a revolucionar como en cada edición sucede, olvidándose completamente de que en esta carrera, él es el único participante, pero la afición le demanda se mejore día con día, y la única manera de lograrlo era creando un juego completo, no dos tercios de este. Y el fútbol americano consta de tres partes: ofensiva, defensiva y equipos especiales. Hoy podemos decir que por fin los equipos especiales forman parte activa de este título, añadiendo más impacto en las jugadas donde este tercio del equipo puede decidir un partido o hasta un campeonato. Ahora Madden 17 trae mayor competitividad en patadas de salida, en el sistema para patear goles de campo, en los jugadores y su velocidad para intentar tapar una patada, e incluso los regresos sufrieron cambios positivos. Si tan sólo Steve Tasker aún fuera parte de los Buffalo Bills, veríamos maravillas en la cancha.

Cada año el espectáculo aéreo en la NFL nos deja boquiabiertos, sin embargo el juego terrestre es de suma importancia cuando la estrategia es la característica que más se exprime en este deporte, y es por ello que los movimientos de los jugadores con el balón, así como de la física que obedece directamente al centro de gravedad del mismo, han sido tan perfeccionadas que manejar a los personajes ha dejado de ser sencillo. Eludir, girar, hacer counters, saltar y estirar el brazo no son sólo botones para presionar, sino ahora depende de todos los factores para que funcione. Por primera vez sé que al hacer un movimiento fino cuando traigo el balón, no será efectivo pues es posible que el campo, la posición del cuerpo, inercia, pericia del rival y decenas de factores más, influyan en la jugada y el resultado no siempre sea como lo planeábamos. Eso es realismo. Olvídense de los gráficos.

Gracias al ingenio de los animadores en EA Sports y al motor Ignite, la recuperación de un jugador y sus reacciones se pueden casi palpar, pues el control sobre un hombre de línea que es muy pesado, contra el de un receptor delgado, es diferente y nos hará extrañar las versiones anteriores cuando todo nos lo daban peladito y en la boca. Nadie quiere las cosas más fáciles. Madden NFL 17 no vino a hacer eso, pues regresa para ponernos las cosas más complicadas.

El modo de Franquicia no se hizo mucho más profundo, no encontraremos la posibilidad de cambiar el precio de los hot dogs o refrescos como en versiones anteriores, tampoco decidiremos darle un auto del año al mejor jugador y ni siquiera hará un “reality show”. Ahora en verdad se trata de concentrarse en el equipo, en el apoyo de la gente y crear semilleros de la NFL. Madden NFL 17 volteó a ver las entrañas de las organizaciones y nos permite crear jugadores, no sólo comprar a los mejores o más rápidos. Gracias a los entrenamientos previos al partido, las metas dentro del juego, la inteligencia artificial y los objetivos personales, ahora los jugadores crecen de manera más dinámica permitiendo que el equipo mejore día con día, esto gracias también a los menús con acceso directo al crecimiento personal y a los objetivos del equipo, así como a las situaciones importantes como firma de contratos, entrevistas, metas anuales y prácticas previas. Antes un juego bueno nos hacía mejores, hoy una jugada buena puede cambiar el rumbo de su ánimo y provocarle que quiera ser más destacado. Bendita inteligencia artificial.

Madden Ultimate Team explora ahora el terreno de los verdaderos novatos y les regala muchos más retos, más opciones de mejora, tips para hacer más efectivo al equipo, pero mantiene ese sistema de juego del cual estamos enamorados y nos deja explorar para encontrar el más alto “overall” de nuestro MUT. Honestamente esta modalidad es la mejor, la más entretenida, la que más tiempo me tiene pegado a la pantalla y una de las pocas en todos los juegos que conozco, con la capacidad de hacerme querer comprar tarjetas en línea. Y yo no soy de los que pague un dólar más por complementos o DLC’s.

¿Madden NFL 17 sufre? Por supuesto que sufre. Tiene errores un tanto groseros justo cuando se realiza el “snap” -el centro le da el balón al mariscal de campo-, que si bien son casi imperceptibles, alguien como yo que es muy exigente con esta franquicia los nota y los reprocha, pero después de ver dos actualizaciones en menos de cuatro días, confío en pronto arreglo. Y no sólo de eso sufre, también falla si uno no cuenta con internet o un WiFi con buena señal, pues una vez que la velocidad descienda, es muy probable que su partido se pierda, además de no guardar su progreso. Esto es algo urgente para arreglar y pronto, pues en los casos de Franchise Online, invitar a más amigos a pelear por el Super Bowl, se hará tedioso y hasta imposible.

En esta versión de Madden, es posible avanzar en la liga de manera más rápida -20 minutos por partido es su promesa-, con algo llamado “Moments”, y son simplemente saltos en un juego hacia situaciones importantes tales como detener en 3a y 3, bloquear una patada, hacer un 1o y 10, anotar, etcétera. Se logre o no la oportunidad del “Moment”, saltaremos hasta la siguiente que sea considerada como trascendental por el sistema. Esto puede hacer a cada partido uno muy rápido, con la ventaja de avanzar de manera acelerada en la campaña o la carrera del jugador. Sin embargo quita mucha parte de la emoción, elimina casi cualquier tipo de estrategia y no termina por hacernos dueños de nuestro equipo. Simplemente se siente incompleto, pues no me dejarán mentir, no existe nada como iniciar con el kick-off y acabar cuando el reloj llegue a ceros. Pero es cuestión de gustos. Y de prisa.

VEREDICTO

No quiero gastar su tiempo en expresarles los bien que se ve el Madden NFL 17. Dejémoslo en que es muy impresionante, aunque con ciertas reacciones después de la jugada que podrían ser mucho mejores. Madden NFL 17 se ve genial, así de sencillo, con iluminaciones increíbles, excelente clima que afecta directamente al desempeño del equipo y el balón, público decente, adición de las cámaras en los pilones de las diagonales, más tomas y el mismo libro de jugadas.

Con una lista de trofeos/logros que va desde lo sencillo y mal diseñado, hasta jugadas tipo “Hail Mary” que sólo se dan una en un millón, un soundtrack poco atractivo, menús perfectos, un “Gauntlet” mucho más divertido, comentaristas que se actualizan con nuevas frases cada semana, entrenadores en jefe más creíbles, equipos especiales de impacto, atención a los detalles en el MUT, Franchise y Draft Champions, repito lo que hace un año pude compartirles: Madden es sin duda el mejor simulador deportivo que tiene EA Sports, es donde han puesto todas las canicas de manera correcta, es en el que no engañan año con año a su público y les entregan mejoras sorprendentes y que sólo los gamers sin conocimiento verdadero del fútbol americano no notarán ni entenderán.

Esta vez estoy contento con el juego, muy satisfecho y tranquilo por lo visto hasta el momento. Pero impaciente por lo que esos 268 partidos reales de la temporada harán a EA Tiburon trabajar para hacer del Madden NFL 18 algo mucho más pulido y excepcional. Me pongo de pie y aplaudo al juego que emula de manera exageradamente cercana, al único deporte de brutos que los brutos no pueden practicar.