Más que increíble, así fue Quantum Break en su presentación de la Ciudad de México

Asistimos con un agrado casi insuperable a la presentación de Quantum Break, juego por el conocido estudio Remedy Entertainment que sinceramente y en el tiempo que lo pudimos probar nos dejó con la boca abierta, con ganas de ya tenerlo en nuestras manos, de saber cada detalle en su historia y además complementando eso, un apartado gráfico sumamente cuidado y lleno de detalle. Sin duda es esta la señal de que Remedy Entertainment siguen mostrándose como un estudio que bien saber plasmar su talento, no por nada se trata de quienes pusieron en escena el famoso “bullet time” al mundo de los videojuegos, con historias llenas de intrigas como Max Payne, elementos sobrenaturales y de misterio con Alan Wake, y en esta ocasión con una aventura de ciencia ficción totalmente llamativa desde inicio.

La cita fue el día 14 de marzo, en CIRKO ubicado en Polanco, en la Ciudad de México, donde junto a la comunidad de Xbox México pudimos apreciar todo lo que esta nueva franquicia publicada por Microsoft Studios nos ofrecerá cuando salga al mercado el 5 de abril, tanto para Xbox One, como PC con Windows 10. En el evento pudimos contar además, con la amable presencia de Thomas Puha, Communcations Director en Remedy Entertainment, quien nos brindó algunas palabras para explicarnos sobre este juego el cual por cierto, fue anunciado por vez primera en mayo de 2013, pasando por su desarrollo una serie de cambios por ejemplo en la apariencia de sus personajes, llevándolo finalmente a mostrarnos héroes y villanos escaneados digitalmente, y en donde podemos reconocer los rostros de actores bien conocidos, es el caso de Shawn Ashmore, quien hace el papel de Jack Joyce, y Aidan Gillen, como Paul Serene, el antagonista de la historia.

Thomas también habló acerca de las posibilidades de gameplay que brinda el juego, uno de sus puntos fuertes es sin duda lo que toma como referencia central su historia, y es la habilidad de manipular el tiempo, en lo personal una especie de evolución del bullet time y que siento convertirá a Quantum Break en un clásico, tal como lo fue Max Payne, con ese tipo de jugabilidad novedosa y llena de adrenalina.

En Quantum Break, por lo que jugamos, y por las propias palabras de Thomas, nos mostró que es un título en el que a pesar de contar con un sistema de control de cobertura y disparos en tercera persona, muy pocas veces nos encontraremos detrás de un objeto esperando a que nuestros enemigos vacíen sus municiones. No, en Quantum Break seremos puestos a prueba una y otra, y otra vez mientras el enemigo constantemente busca un punto débil para hacernos caer, y es que más allá de las buenas gráficas, el impecable sonido y la llamativa historia que nos presentan, al final de cuentas se trata de un videojuego, así que la inteligencia artificial y las herramientas que tengamos para sobrellevar cualquier peligro, o resolver una situación se vuelven elementos de suma importancia; algo que yo como gamer agradezco en gran medida, y estoy seguro ustedes lo harán también.

Resumiendo, la nueva IP de Remedy Entertainment y Microsoft Studios es una que no pasará sin ser vista, ya que presenta todo el carisma en sus personajes que se pueda desear, un mundo lleno de detalles en donde podremos ir recuperando notas para saber aún más de los hechos, también el trabajo en sonido es se podría decir, sobrecogedor debido al fuerte impacto de una banda sonora por el ganador de numerosos premios John Kaefer; el apartado gráfico por su parte es muy completo y bien logrado, desde sus efectos visuales, hasta en el trabajo de escaneo de actores reales, no cabe duda que más de uno querrá tener una pantalla más grande. Y finalmente lo que a mí me parece de mayor importancia, la jugabilidad, Quantum Break nos mostró en pocos minutos lo fácil que es adaptarse a sus controles y aprender a usarlos, y a saber complicarnos la vida gracias a una inteligencia artificial que nos sacará de cualquier lugar que nos estemos cubriendo para tratar de no ser asesinados a tiros. Simplemente genial, esas fueron las palabras que me venían a la mente mientras jugaba esta nueva producción, y sin duda en Kopodo estamos más que emocionados por tener la versión final y darles nuestro completo veredicto.

Hablando de la historia (obviamente no se las vamos a arruinar así que no hay spoilers) cabe mencionar que el juego nos dará varias alternativas para puntos clave en el desarrollo de su narrativa, por lo que a pesar de tener un final predefinido, lo verdaderamente importante será el cómo llegaremos a eso. Hablando de esto podremos ver capítulos de hasta 20 minutos en acción real sobre estas acciones que vayamos tomando desde la perspectiva del villano; de esta forma teniendo una experiencia más allá del juego y que nos transporta prácticamente al terreno de un mundo más cinematográfico. Y algo que agrega aún más replay value al título.

Por si fuera poco, otras de las buenas noticias, y son detalles que ya les habíamos mencionado en otras notas pasadas, es que quienes pre-ordenen Quantum Break en Xbox One recibirán sin costo alguno la versión de Windows 10 en PC por medio de un código especial. Por su parte la versión de Xbox One llegará con Alan Wake (más The Signal y The Writer) y Alan Wake’s American Nightmare en versiones de Xbox 360 funcionando bajo la retrocompatibilidad en la nueva consola de Microsoft. Finalmente, y si aún no tienen una flamante Xbox One, la oportunidad ha llegado, pues habrá un bundle Xbox One de edición especial de Quantum Break con una consola Cirrus White de 500GB y control inalámbrico a juego, versión descargable completa del juego, y descargas de Alan Wake acompañadas de The Signal y The Writer.

Al final del día, aparte de agradecer a Xbox México por la amable invitación, tengo que decir, que jugar Quantum Break fue una experiencia increíble, y es algo que sinceramente tienen que probar. Estoy seguro que no se van a arrepentir. Así que tomen su calendario, y marquen el 5 de abril.