MilitAnt | Reseña

Ni malinchista ni patriota, simplemente como un buen reseñador -el mejor, el más guapo- de videojuegos es que me pongo frente a MilitAnt, la creación de la compañía mexicana Xibalba Studios que desde el logotipo se nota un ahínco impresionante en su trabajo y hoy amigos míos, me toca platicarles junto con un entretenido vídeo para toda la familia, de mis impresiones después de varias horas y cuatro controles rotos.

MILITANTTTTT TTT TTTT

Nombre ingenioso, logo muy fregón, sitio web bastante bien diseñado, hecho para PlayStation 4 y PC vía Steam, mexicano. Oigan, vamos muy bien.

MilitAnt es un plataformero de acción y disparos diseñado en 3D, en un bonito 3D debo decir, y con desplazamiento lateral, algo más bien como un juego de la vieja escuela con muchos matices de moderno, una historia medio forzada por tanto personaje pero con el pasar de los niveles va justificando las manadas de insectos que van apareciendo.

En MilitAnt nuestro protagonista, una hormiga, saldrá en busca de vencer toda clase de insectos -al parecer más de 30- para conseguir la moneda de cambio que mueve a las colonias, unos cristales preciosos que nos servirán para adquirir mejores armas con el fin de ser más letales en la batalla. Estas gemas se pueden conseguir durante todo el mapa, que es muy lineal, ya sea que estén escondidas o a simple vista pero resguardadas por varias larvas asesinas tipo Stallone, nomás no tan violentos.

Punto para Xibalba Studios con su diseño muy distante a un Metroidvania, no por no gustarme, sino por el hecho de que las peleas son muy constantes -otro punto a favor aquí muchachos- y por momentos preferiremos no estar pensando en explorar, sino más bien tendremos la cabeza ocupada con aquello de la supervivencia. A pesar de este detalle muy bien logrado, siempre habrá una parte más difícil todavía, esta es el modo “Ranked” o traducido al lenguaje MilitAnt: “Tienes las vidas contadas y morirás por la gracia del señor hormiga”, donde invariablemente sufriremos si no somos precavidos, exactos y eficientes.

“Eficiencia” es una palabra clave en MilitAnt. Muy clave. Correr por los escenarios, disparar y agarrar a sablazos a los enemigos -los sablazos son la onda- no es suficiente para cantar victoria, se necesita mucha observación y entendimiento de los enemigos, no tanto como planear el ataque, más bien es algo como revisar de dónde vienen los diferentes tipos de secuaces del mal y estratégicamente atacar para no perder vitalidad y así caer al mundo de Mictlantecuhtli, o sea morirse. Infortunadamente la aparición de los maleantes siempre es en los mismos lugares, por lo que la repetición tarde o temprano rendirá frutos.

TECNOLOGÍA DIGNA DE EMPRESAS WAYNE

Cuando vi el tráiler dije: Claro, es un gameplay para PC en “Maximum Settings”. Después al correrlo en la PlayStation 4 me salió un “recórcholis Batman” del tamaño de Gotham por lo bien que se ve. Noté escenarios con ciertas texturas no muy convincentes pero bien mapeadas, ambientes que sí dan el señuelo de contar con posibilidades de mayor exploración, plataformas con un propósito y no el de rellenar un espacio, una paleta de colores diseñada para identificar cada escenario y efectos de luz que se merecen una buena calificación. No hay duda, MilitAnt es bello y su música también le acompaña en un son muy bien pensado tanto para el desarrollo, como en los jefes finales.

Lo de “buen diseño” también se aplica a los menúes y lo sencillo que es entender las pocas cosas modificables, y con “pocas cosas” me refiero a la imposibilidad de cambiar la distribución de botones del control, punto muy en contra debido al no tan buen mapeo del mismo. Siento que están forzadas ciertas acciones y mal acomodadas para con los botones, nada que no podamos acostumbrarnos pero quizá si pudiéramos decidir con cuál de todos saltamos o activamos las habilidades, las cosas serían más cómodas para el usuario.

Esta es la parte de la reseña donde me acabo a los desarrolladores por un error garrafal el cual quizá ellos consideren parte de la experiencia del juego pero yo -y muchos más- no lo veamos nada bien. Aquí es donde les digo: ¿En qué cabeza cabe no permitir guardar el avance del juego? ¿Es acaso el año de 1980? ¡No! ¡No lo es! Estamos en pleno 2016 y creen que no guardar el progreso es un buen tributo a la jugabilidad de los clásicos. En MilitAnt sólo es posible salvar lo ya logrado una vez que se termina el capítulo actual, sin embargo no importa qué tan adelante estemos, siempre deberemos reiniciar todo el episodio a pesar de haber acabado con algún jefe de nivel. Eso le quita muchísimo empuje a un juego que ya iba bien, y más allá de darle mucho factor de “replay value”, simplemente desmotiva a continuar. No siempre es factible sentarnos una o dos horas hasta terminar todo un sector, a veces sólo podemos darle treinta minutos o hasta menos. Esto necesita ser arreglado amigos de Xibalba Studios. URGE.

En el vídeo donde un servidor se machaca en unos cuantos trancazos al primer jefe de nivel, podrán ver más o menos cómo son el resto, así grandes, con proyectiles, dan manotazos, rugen, se enojan y la hacen de emoción, pero ese fue una probada de lo que sigue. MilitAnt cuenta con jefes muy buenos que van incrementando tanto como vitalidad, como dificultad, esto le da mucho más bríos al juego y a nosotros como gamers nos pone ante un reto sumamente entretenido, además de desafiante. Será muy sencillo llegar hasta ellos, el lío se presenta en las armas para combatirlo, el manejo eficaz del control y los botones, ser rápidos y pensar una buena estrategia para evitar ser golpeados repetidamente, pues nuestra vitalidad no dura mucho ante los embates rivales.

VEREDICTO

Si se van hasta la parte de abajo notarán un 3.5 de calificación a un juego que deseaba ponerle un 4 bien redondeado. Tampoco lo iba a bajar hasta un 3 por lo sencillo y dedicado que está a los combates muy disfrutables y complicados, así como nos gusta aquí en Kopodo. Tiene gráficos muy bien logrados, música acorde a la situación, armas buenas, escenarios muy decentes y sobresalen los malditos sablazos de los que me enamoré. Pero también cojea de una pata, esa pata de no poder guardar lo transcurrido, esa pata de no tener multijugador y sólo marcadores en línea, esa pata de la armería sólo disponible una vez acabado el nivel actual y esa pata de no poder cambiar los controles a mi gusto. No quiero ni hablar de la carencia de un platino en la lista de trofeos.

MilitAnt no es un intento de un buen juego, ES un buen juego haciendo un análisis en seco y viéndolo como un todo. Vale la pena repasar los niveles tratando de buscar todas las gemas, matar a todos los insectos y tratar de hacerlo lo más rápido posible. Incluso si me permiten, vale la pena esperar una secuela si es que Xibalba Studios está pensando en algo así, pues con el despliegue técnico en esta entrega, es muy probable que el crecimiento para una segunda parte sea muy superior.

¿Se los digo pues? ¿Así como va? Denle la oportunidad a este juego mexicano, confiando ciegamente en actualizaciones venideras con el arreglo de esos detalles nada satisfactorios. Quítense la playera del país, el mote de patriota y el “¡Viva México!”, con los ofrecimientos de MilitAnt no es necesario traer pintada la bandera para tenerlo en la biblioteca de juegos.