Plants vs. Zombies: Garden Warfare 2 | Reseña

Mi primera impresión de Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 fue: ¿Otro? No gracias. Y “sí gracias” fue lo único que dije cuando mi súper jefe y amigo me mandó el código para la descarga de este juego de EA Games que no soportaba. ¿Vieron eso? Tiempo pasado. Del verbo “ya no”. Aquí mi reseña.

PLANTS VS ZOMBIES: GARDEN WARFARE 2

Después de haber jugado por varios días la primer entrega de este juego hace ya casi dos años, inmediatamente se fue al baúl de los recuerdos -no gratos- y me dediqué a jugar otros títulos. Esta vez han pasado varias horas sacando algunos trofeos, subiendo de nivel a mi girasol, probando a los zombies, triunfando en línea -normal en mí-, checando el mundo abierto y no puedo esperar a seguir jugando más. Es en serio aunque no me lo crean.

Es difícil para mi, un amante absoluto de Killzone, Serious Sam, Borderlands y Titanfall, aceptar que un shooter “para niños” -y muy mal si eres de los que piensa así- me ha encantado tanto como para seguir destrozando zombies y de vez en cuando alguna planta carnívora. Debo aclarar que jugué más Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 que la misma beta del Multiplayer de Uncharted 4.

Ya sé, ya sé, díganme sacrílego. Pero aquí están mis razones.

A pesar de seguir dependiendo al 100% del internet y la conexión a los servidores de EA, Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 trae por fin una especie de modo historia maquillado como si fuéramos avanzando en la cadena de mando militar, tanto del bando de las plantas, como de los zombies, en las cuales muy inteligentemente nos van enseñando los diferentes modos del juego, así como explorándolos para familiarizarnos con ellos una vez los probemos ya en la vida real. Con la vida real me refiero en línea o saliendo de la guarida.

La guarida es como nuestra casa donde podemos disponer del guardarropa, la sala de estadísticas, el portal en línea y los accesos a los otros modos de juego. Saliendo de ahí el mapa -el cual es de regular tamaño- nos permite encontrarnos con miembros del bando contrario para aniquilar sin una regla ni un fin. Es decir, no hay oleadas, simplemente van apareciendo de la guarida enemiga para que uno vaya experimentando esta onda de dispararles, conocer los niveles jerárquicos, las clases de los enemigos y por supuesto, ganar dinerito y puntos de experiencia.

Podemos pasarnos la vida jugando en el mapa, recolectando ganancias, rompiendo algunos retos que se nos presentan para ganar estrellas doradas, buscando algunos gnomos, pero lo divertido está en línea y en las operaciones especiales.

Jueguen en línea como se les pegue la gana, en el modo que gusten: solos, con sus amigos, con enemigos, como quieran, pero háganlo pues sólo así encontrarán el verdadero sabor de este juego que nos introduce al online con una táctica bastante bien diseñada. Se los repito, con el mapa a nuestros pies, crecer en armas, eficiencia y vida, está garantizado para no llegar en ceros al mundo exterior. De ustedes depende cómo se armen y el tiempo pasado practicando su puntería para no perecer tan rápido allá afuera.

Las operaciones especiales son otro tema del cual no se puede hablar mucho más que otro modo para poder generar experiencia sólo o en línea, otro modo que nos da bastante beneficios en cuanto a crecimiento se refiere. Con unas 100 oleadas que se permitan jugar, tendrán la mira bien calibrada para el momento en que decidan enfrentarse a personas reales. Lo mero chirindongo de Plants vs Zombies: Garden Warfare 2.

Ahora que si siguen corriéndole al online, está la bendita bandera en medio mapa para sentir el calor. Después de varias misiones que Dave Bot -un robot en nuestra guarida- nos encomiende, podremos ir al mero centro del mapa para izar la bandera, toda vez que se atrevan a realizar esto, el equipo contrario se dejará venir con un arsenal creciente y muy armado para destruirnos y regresar el balance a la ciudad. Conforme van pasando los minutos, nos ayudarán con apoyo aéreo y compañeros más fuertes, sin embargo dependemos de nuestra completa pericia para matar al enemigo, ya que al perder territorio en el asta, perderemos la partida y todo volverá a la normalidad. Un 10 a este modo.

Bueno ya en serio, en línea.

Pues sí, no le saquen, ya sé que les encanta jugar en solitario o con amigos esperando oleadas de fáciles bots. Pero cuando son humanos que se la pasan 48 horas al día jugando esto, la dificultad se pone a todo, pues ya no es tan sencillo ganar como equipo. Bueno, nosotros sí ganamos varias veces, pero porque la habilidad se derrama de nuestros dedos cuando tomamos ese control. Ahí en línea y como todo buen juego, hallaremos personas con nivel 1, o nivel 234345134154, los cuales nada más de vernos nos matarán, pero nos ayudará a crecer como jugador, pues la experiencia otorgada es elevada, más las monedas que caerán para comprar tarjetas. En serio, en línea se disfruta más.

Lo de las tarjetas pues sigue igual, nos sirven para mejorar en armas, personajes, descubrir especies nuevas, colocar plantas de ayuda afuera de la guarida o en nuestras operaciones especiales. No cambió mucho y está bien pues nos gusta. Es un buen plus al juego.

VEREDICTO

Juéguenlo.

¡Ah! ¿Verdad? ¿Qué dijeron? El amargado de Andrés odió Plants vs Zombies: Garden Warfare 2. ¡Pues no amiguitos! Me encantó, bastante, empezando con los trofeos ni tan tan, ni muy muy. Accesibles para todos, con algunos que nos obligan a pasar muchísimas horas en este trecho, con gráficos mucho mejores que la vez pasada, un Frostbite 3 más pulido que el anterior, muchas más mini misiones para hacer, objetivos con requisitos divertidos pero exigentes, un mapa con la posibilidad de crecer mucho para antes de ir a los buenos cates. Modo en línea con pocos fallos y más rápido. Servidores eficientes y un diseño muy limpio.

Sí, estoy de acuerdo que de repente uno se saca de onda con tantísimas cosas para hacer, pero creo que se diseñó este de tal manera que podemos unir varias a la vez y así avanzar en todo al mismo tiempo.

Me divertí mucho en cualquier modo. Han pasado varias horas y quiero jugar más días, no como antes que con varios días ya no aguantaba ni una hora más. Me gustó mucho Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 con el cual EA y PopCap Games se superan a montones para entregar algo mejor pensado, mejor creado. Simplemente mejor en todos los aspectos.

“No voy a jugar ese juego de niños”. Cualquier persona fanática de un shooter que no se ha detenido a pensar en que podría divertirse como enano. Recuerden, no todo es explotar cabezas y derramar sangre. A veces la clorofila digital y algunos pétalos podrían caer y provocarnos abundantes horas de entretenimiento. Más cuando podrían invitar a pequeños gamers. Pues para que vayan entrando a este hermoso mundo de los videojuegos ¿o no?