ReCore | Reseña

ReCore es uno de los títulos más curiosos que he jugado en mucho tiempo, no por su dificultad, sino por su característico diseño entre la filosofía Japonesa y la Western, combinado con su acelerado, pero tierno robot que le da un toque de RPG. ReCore ofrece unas alegres y divertidas primeras horas de juego, pero todo eso que te lleva a una emoción en la que dices “este juego podría ser GOTY” se derrumba rápidamente con un sinfín de bugs y descuidos, una pobre historia y un ritmo desarticulado que hace que todo el juego solo sea una sombra de lo que pudo haber sido.

El juego comienza de golpe contándonos la historia de una chica y su robot. Tomando el control sobre la chica, Joule Adams, justo después de que despierta después de 200 años de sueño criogénico, ella se encuentra en el mundo (o planeta) Far Eden. Su despertar no es nada placentero, Far Eden estaba en un proceso de terra-transformación (para que se parezca a la Tierra) a cargo de unas máquinas llamadas “Corebots”, todo esto debería de haber sucedido mientras Joule y los demás humanos se encontraban en el estado criogénico, pero como siempre en los videojuegos… algo salió mal. Como resultado de esto, Joule se encuentra en un planeta que solo ha sido terra-transformado parcialmente, y los Corebots se han marchado. Su única pista sobre lo que ha salido mal es una serie de videos y audios de su padre, quien era de los científicos a cargo del proyecto de terra-transformación de Far Eden. A partir de esto, Joule se arma con su rifle, toma uno de los exoesqueletos y activa a su perro Corebot, Mack.

El sistema de exploración sigue un formato y patrón como la mayoría de los juegos de sandbox. El mundo es abierto, pero las misiones principales están marcadas con color. Las misiones secundarias no toman ningún papel de interés ni complementación para la historia, ya que todas son de exploración o desafíos, ofreciendo nada más que premios.

Los openings no hay nada que discutir, ¡SON UN PLACER VISUAL! Far Eden es gigante, vaya, es un planeta completo… Pero sin dudarlo, es completamente bello y agradable encontrarte en un ambiente entre desértico y del viejo oeste combinado con una enorme cantidad de tecnología. Más que las misiones, lo que te impulsa a explorar es el paisaje, los gráficos y el excelente diseño te llaman a explorar y querer realizar las misiones secundarios solo para ver la ambientación del entorno.

Joule y Mack tienen una gran variedad de maneras para recorrer su entorno gracias al exoesqueleto. Este le permite hacer saltos en mid-air o propulsarla mientras corre para alcanzar mayor velocidad. Agregado a esto, cuenta con un gancho que le permite jalar objetos o aferrarse a estos. Mack también ayuda a la movilidad de Joule, siendo un adorable y leal perro Corebot con capacidades especiales de búsqueda. Esto te permite darle instrucciones para buscar objetos específicos en entornos donde Joule no puede acceder. Conforme transcurra el juego, Joule reclutará otros pequeños Corebot. En forma de araña, llamado Seth, este ayudará a Joule a utilizar rieles para cruzar por puentes o cráteres. Por otro lado, tenemos a Duncan, un Corebot en forma de gorila, él te ayudará a destruir y mover objetos grandes y pesados. La relación que cuida Joule con sus Corebots es sin duda una de las cosas más destacables de la historia. Por lo general, los robots mueren por sus amos, pero en ReCore este afecto es mutuo.

El único límite que habrá en el juego es la cantidad de enemigos que habrá en el área y de cuántos Núcleos Prismáticos (Prismatic Cores) podrás cargar. Estos PCs funcionan como llaves para entrar a cuevas o abrir puertas. Cada cueva o puerta requerirá un nivel de jugador y cantidad de PCs específicos para poder entrar.

Las cuevas son LO MÁS GENIAL de todo el juego, ya sé que anteriormente mencioné que no servía de mucho entrar, pero la calidad gráfica del ambiente y los retos son muy divertidos, en todos hay tres goals por cumplir, (1) completar la misión en un tiempo determinado, (2) dispararle a un cierto número de objetos ocultos y (3) encontrar un switch. Hasta el momento, no he podido completar una cueva con las tres metas… *cries in spanish*

El sistema de mejoras funciona decentemente, no son muy costosos y puedes personalizar y mejorar casi todo de Joule y sus Corebots. Para los Corebots necesitaremos unas marcas azules (blueprints) que alterarán la apariencia y atributos de los mechas. El sistema es muy básico, pero te mantiene al tanto de que mejora te conviene en cada momento.

Todo lo anterior está genial, y funciona muy bien con el juego, pero si algo les falló es el sistema de combate. Existe una variedad de enemigos, Corebots en forma de polillas, escarabajos, arañas y gorilas. Y aunque la inteligencia artificial es bastante torpe, tener en cuenta el código de colores será útil para no desesperarte mientras estás en combate. En cuanto al sistema de colores, es bastante básico y simple, cada arma cuenta con un color y cada color es fuerte contra algún tipo de enemigo… ¿simple no? Cabe mencionar que los Corebots enemigos son del color con el que son débiles. Los jefes son otro boleto, misma dinámica, pero son híbridos de color. Pero Luisito bebé, ¿a qué te refieres con eso? -me preguntarán- Pues es nada más y nada menos que cambian de color constantemente, suena interesante el concepto, pero está un poco mal aplicado llegando a ser fastidioso. Esto ya que tienes que cambiar el tipo de municiones usando el D-pad, haciendo que, aunque sea por mili-segundos, tengas que dejar de controlar a Joule. Suena que esto no es un gran problema, pero cuando conozcas lo montoneros que son los enemigos me entenderás. El mismo problema sucede cuando tienes que retirar los cores de los enemigos.

Lo que salva un poco la mecánica de combates es la habilidad para realizar combos. Cada Corebot de Joule cuenta con habilidad especiales que se activan simplemente presionando un botón. Te preguntarás, ¿qué tiene de hábil esto? Bueno, si lo sumas a que para cambiar de Corebot solo tienes que presionar otro botón, esto te da una capacidad de combos increíbles entre las armas de Joule y los ataques especiales de los Corebots.

Ya por terminar cada misión siempre te toparas con un Corebot jefe que es a prueba de balas. Estas batallas son muy largas ya que hay que esperar a que el escudo del jefe se desactive para poder atacarlos, volviéndose fastidioso. Y si de plano te quieres morir sentado en tu sillón, espera los tiempos de carga, ¡SON ETERNOS! Generalmente cada carga dura alrededor de 3 minutos, incluso si solo cambias de escenario o reseteas una sección después de morir.

VEREDICTO

ReCore tiene un gran número de cosas buenas, Joule es una protagonista muy amena y sus Corebots son adorables. El sistema de exploración es genial. Como sea, todo se derrumbó, dentro de mí, con el sistema de combate. Aun así, si tú eres un fanático de hueso colorado de los juegos de plataformas, estarás acostumbrado a esos detalles y disfrutarás mucho de ReCore.