Severed | Reseña

DrinkBox Studios tiene un sinónimo y uno nada más: Guacamelee. Tendrán más en su haber pero es esa aventura del luchador mexicano Juan Aguacate la que mejor describe el éxito de la compañía. Incluso se superaron en hacer una Super Turbo Championship Edition. Llegar a la cima fue fácil con este juegazazazazazazo, pero mantenerse en ella con Severed, ¿Lo habrán logrado? ¡Aquí mi reseña! ¡Aquí! ¡Aquí!

SEVERED

Es inminente comparar títulos de la misma marca sobre todo cuando el anterior fue una obra de arte, quitarse esa monserga parecía imposible y especialmente cuando los gráficos de Severed y algunos sonidos eran idénticos al hermano mayor. Hasta los menús son altamente semejantes. Pero…

Sasha es nuestra confundida protagonista en busca de su familia la cual está perdida en un mundo en el que despierta el cual suda horror. Me refiero a horror no por estar oscuro o tener a millones de demonios a su alrededor, hablo de “horror” al hecho de no saber dónde está, a dónde tiene que ir, cómo hacerlo y por qué demonios le falta un brazo. A ese tipo de horror me refiero. Afortunadamente la iluminación y los colores abarcan una gama tan amplia de la paleta, que por momentos el miedo se convertirá en curiosidad por ver lo que sigue.

DrinkBox tiene una manera extraña de ver las aventuras en los videojuegos, una forma amorfa por así decirlo pues describir el concepto del mundo en el que despertamos resultaría confuso si lo ponemos como “un RPG con mapa tipo metroidvania en primera persona con escenarios tipo Wolfenstein”. ¿Ah verdad? Visualicen eso y aunque es casi imposible, se puede. Todo el juego se desarrolla en primera persona avanzando en habitaciones como si cada turno los adelantara un cuarto a la vez, esto para reforzar el sistema de pelea que es demasiado raro al principio pero demasiado rápido se convierte en demasiado fácil -la palabra “demasiado” ya suena sin sentido en mi cabeza-. Y el mapa es como un metroidvania pero no en plataformas pues al verlo detenidamente se darán cuenta que es más bien un laberinto tan rápido de explorar que jamás se hace tedioso. DrinkBox utilizó su excelente diseño de niveles aprendido en Guacamelee pero aplicado en un sólo plano. ¡Bravo muchachous! (sic)

La siguiente parte me genera un poco de problemas pues por más que intente hacerla parecer sencilla, mi explicación será complicada a pesar de que el sistema de pelea no lo es. Vamos a ver cómo nos va.

Cuando enfrentamos a enemigos pueden aparecer en cualquier de las cuatro direcciones: atrás, de frente, derecha y/o izquierda. Sólo uno por lado. ¿Vamos bien? Sí. No se ataca con botones, debemos deslizar los dedos por la pantalla táctil como si fuera un tipo de Fruit Ninja con la intención de rebanar a los villanos. En algún momento pondrán resistencia y sus ataques no causarán daño, sin embargo un medidor señalará el momento en que ustedes serán contraatacados para tratar de evitar el golpe. Si son exitosos podrán seguir rebanado al contrario. O sea suena trabajoso pero en la práctica es asequible acostumbrarse y pronto se harán eruditos en el tema.

Sentí que carecía de sentido la manera de atacar, pero todo cobra sentido cuando entendemos bien el significado del título “Severed” (Cortado) y resulta ser una parte primordial para acabar de manera sublime al rival. Y “cortados” es como obtenemos partes de su cuerpo para utilizarlos en las mejoras de nuestro personaje. ¡Wow! Ahora en serio todo es tan claro y así es como el sistema de pelea, el nombre, la manera de atacar y el crecimiento de Sasha se convierte en un círculo orgánico, para caer en cuentas de que “Severed” es un juego diseñado por mentes a las que no se les escapa nada. Nuevamente ¡Bien muchachos!

CÓRTAME LAS VENAS

El primer fallo que quisiera señalar puntualmente y no es mi intención sonar como aguafiestas, es el del seguimiento en la historia. Son poquísimos los diálogos, son mucho menos los indicadores de cómo vamos avanzando en nuestra búsqueda y el enfoque en desmenuzar los laberintos y matar a los enemigos es tal, que por momentos olvidarán que están ahí para rescatar a la familia.

Los trofeos van cayendo poco a poco y van ligados con el avance y nuestro desempeño en la pelea, así como en la capacidad de encontrar los secretos -porque los hay- regados por los recintos. Eso sí, casi todo es por deducción propia, lógica y exploración, por lo que no esperen a un sensei o a un Miyagi para decirles la función y propósito de los objetos, recuerden que están en un mundo desconocido. Como las teorías de Stephen Hawking.

Severed empieza como un misterio y se desenvuelve como un juego incluyente difícil de quitarle las manos, al grado que para hacer esta reseña nuestro patrón Yuri me jaló de la greña para irme a la computadora y empezar a escribir. Severed como un “todo”, como un juego completo no supera a su hermano -si eso era lo que buscaban en esta reseña-, pero sí cubre las expectativas a secas. Llanamente es un buen juego, entretenido, con un considerable grado de uso de la lógica y pide a gritos una oportunidad con el precio que maneja, tanto como para los usuarios Plus (14.99 dólares) como para los estándar (19.99 dólares).

Severed no es un obligado, es simplemente un juego digno de la consola y una muy buen adición a su biblioteca.