Sherlock Holmes: The Devil’s Daughter | Reseña

El nuevo capítulo en la serie de juegos “Adventures of Sherlock Holmes” sin duda es un paso adelante y un obligado para aquellos fans del misterio y los acertijos o, fanáticos de uno de los detectives más famosos de la literatura, Sherlock Holmes, creado por Sir Arthur Conan Doyle en 1887.

Sherlock Holmes: The Devil’s Daughter es la nueva entrega en la serie de juegos desarrollados por Frogwares, distribuida por Bandai Namco, y publicada en esta ocasión por Bigben Interactive (los anteriores títulos son de distinto publisher); una serie comenzada ya en 2002 y que ahora con esta aventura vendría siendo “la secuela” de Crimes & Punishments del 2014.

DIRECTO AL MISTERIO

En la actual entrega, para Playstation 4 (donde reseñamos), Xbox One y PC tomaremos de nuevo el papel de Sherlock, además de otros personajes secundarios; el número de casos a resolver será de 5, sin embargo, por más corta que parezca la lista, tengo que decir que sin duda les llevará de su debido tiempo, más si se deciden por pasar también los “minijuegos” que iremos encontrando en la historia.

Para los fans del misterio y acertijos como ya dije, seguro es un obligado para tener en su repisa de títulos, para los curiosos fans del detective obviamente también es esta una buena oportunidad para comenzar en los videojuegos, sin embargo para nuevos jugadores la cosa va más difícil, pues es este un título del que por obligación y gusto, uno tiene que ser bastante paciente y sobre todo observador, es decir, no estamos ante un juego de disparos o acción desenfrenada, aunque sí encontraremos una que otra escena así.

Dicho esto cabe decir, que si nunca han jugado uno de estas aventuras, el gameplay se enfoca en nuestra atención completa; cada que conocemos a un testigo (ya dentro de los casos) primero tendremos que hacer una observación del personaje para así ir tomando apuntes, después viene el momento de seguir las pistas; aquí revisaremos nuestros apuntes e iremos a las direcciones que se nos vayan dando para buscar las respuestas a nuestro misterio, como es de imaginar una pista lleva a la otra, y así iremos encontrando otros protagonistas de nuestro caso. A todo esto tenemos inicialmente dos formas de buscar datos en cada escena, la primera es la de la observación, o sea simplemente mirar cada objeto y lugar que encontremos, y la segunda es nuestra habilidad de “detective” en donde podremos ver elementos prácticamente escondidos a nuestra vista, para descubrir pistas de suma importancia.

Asimismo tendremos la posibilidad de “imaginar” una escena de crimen, al recrear los hechos de los que hasta el momento tenemos pistas, esta herramienta en el juego es muy útil pues nos deja ver como posiblemente ocurrió un hecho, de esta forma iremos tomando nuestro punto de vista sobre el caso.

Ahora, luego de examinar, investigar, seguir pistas, volver a examinar, conocer testigos y posibles culpables, y además, imaginar alguna escena, llega el momento de formar nuestras ideas sobre el caso; este apartado del juego, el cual tengo que decir es bastante llamativo, nos pondrá por decir, las ideas centrales y descubrimientos de nuestra investigación para de esta forma, ir ligándose y así darles una lógica y finalmente una explicación. Descubriendo así la respuesta al caso que nos han encomendado. Cabe mencionar que los casos normalmente tienen varios desenlaces así que será tarea nuestra el saber cerrarlos con el mejor juicio. O en pocas palabras, Sherlock Holmes: The Devil’s Daughter tiene varios finales.

UN GAMEPLAY MUY TRANQUILO

Seguramente ya se lo habrán imaginado, pero, si buscan tiroteos, persecuciones y momentos de mucha adrenalina, Sherlock Holmes: The Devil’s Daughter no es su título, aún así, es muy, muy bueno.
Si hay algo que representa al juego es su tranquilidad para su desarrollo, sí, tenemos algunos instantes de acción, pero en la gran mayoría sólo estaremos caminando por las calles, casas, edificios y otros lugares mientras hablamos con los personajes y buscamos pistas.

En lo referente a los “minijuegos” del cual ya les mencioné, se trata básicamente de trepar chimeneas, abrir cerraduras, hacer equilibrio, escuchar pláticas ajenas o investigar a un sujeto mientras lo observamos; estos minijuegos pueden llegar a ser muy tediosos, tanto así que los desarrolladores han puesto una opción para saltarlos y seguir con nuestro camino. Buena o mala noticia, ustedes deciden.

El sistema de control y mapeado de botones es muy accesible y aún, si nunca han jugado uno de estos títulos, de inmediato sabrán qué hacer en todo momento, dejando como única dificultad nuestra perspicacia para ir siguiendo las pistas. En este sentido Sherlock Holmes: The Devil’s Daughter funciona de maravilla, entregando una historia de misterio fácil de disfrutar y que además es muy interesante a través de cada caso.

APARTADO GRÁFICO CASI PERFECTO

Otro de los elementos que llaman la atención es que la recreación de los escenarios a finales del siglo XIX de Londres es muy cuidado, no sólo en su nivel artístico, también en el manejo de texturas e iluminación; pasear por cada avenida, callejón y calle mientras seguimos pistas o buscamos direcciones se vuelve entretenida gracias a la historia y el alto detalle en cada lugar; incluso el apartado sonoro es bastante cuidado, así como las voces de los transeúntes y otros personajes de importancia. En lo referente a la animación y modelado podemos encontrar que los protagonistas están mejor recreados, sin embargo la animación en general puede llegar a ser algo tosca, sobre todo en las expresiones.

Sherlock Holmes: The Devil’s Daughter deja sin duda una buena impresión, en términos técnicos y funcionando con el Unreal Engine 3, el juego luce bastante llamativo, aunque realmente espero la siguiente entrega tenga gráficas como lo visto en The Order 1886, así que cruzo los dedos, pues realmente sería memorable que un título de éste tipo, en donde tienes que observar todo, tuviera ese tipo de imagen.

Como dije, el nivel de dificultad para resolver casos corre por nuestra cuenta (básicamente) ya que los acertijos sólo necesitan de ser bien estudiados a cada detalle; por otro lado los minijuegos que nos presentan son en su mayoría aburridos y sólo sirven para bajar el ritmo de la narrativa, por fortuna todos ellos pueden ser saltados, así que es de cada quien el darles una oportunidad o sólo jugar algunos de ellos.

Para los jugadores que busquen algo de misterio este es sin duda su título, Sherlock Holmes: The Devil’s Daughter es una aventura muy entretenida, bien escrita y con un estilo de juego y gráficas bien trabajadas, sólo recuerden tener calma y disfrutar el camino.