Star Ocean: Integrity and Faithlessness | Reseña

Han pasado varios años desde la última entrega de esta saga de rpg y acción, y a pesar de que dejó un amargo sabor en muchos fans, Star Ocean regresa con una quinta entrega desarrollada por Tri-Ace y publicada por Square-Enix ¿pero, habrá valido tanto la espera?

DISEÑO, GAMEPLAY Y BATALLAS

Lo primero que se pueden observar son sus coloridos gráficos, los cuales por cierto, se ven algo aceptables. El mundo es una combinación de espacios abiertos que derivan en otros con formas de corredores, sin embargo el entorno se siente poco vivo, ya que siempre encuentras los mismos grupos de enemigos en los mismos lugares y hay poca interacción entre éstos; además, fuera de los combates y tesoros ocultos, no hay mucho que hacer por lo que aquellos instantes en los que tienes que ir de un sitio a otro, pueden volverse tediosos hasta que adquieras por fin un medio de transporte rápido; así que, aunque puedes entretenerte la primera vez que visitas una nueva zona pronto te podrás sentir aburrido, sobre todo si realizas misiones alternas, las cuales te mantendrán corriendo de un lado a otro para buscar ciertos ítems.

Debido a esto puede llegar el momento en el que simplemente quieras huir de alguna batalla para avanzar deprisa, pero incluso esto no es tan sencillo, ya que si intentas correr fuera de la zona de combate una vez que haces contacto con el enemigo, tendrás la oportunidad de huir hasta después de algunos segundos, esto puede resultar un poco molesto si estás bajo de energía o simplemente no estás interesado en pelear pues toma un poco de tiempo lograr huir, mientras que en otros juegos de este género simplemente basta con seguir corriendo y dejar al enemigo atrás. Por suerte las batallas en sí son más entretenidas, así que quizá éstas tarden más tiempo en hartarte y prefieras seguir combatiendo, es decir, definitivamente son el punto fuerte de Star Ocean: Integrity and Faithlessness.

Hablando más del estilo de juego cabe decir que (como en la mayoría de los rpg’s) al momento de pelear tus personajes quedan dentro de un área, la cual es la zona de combate; dentro de esta zona eres libre de moverte y atacar a tus enemigos, y puedes escoger entre enfocarte en un objetivo de forma manual o semiautomática. Las batallas son fluidas y vistosas y, aunque utilizan un principio básico de “piedra, papel o tijeras” entregan una buena profundidad y sentido de estrategia. La base del combate se divide en un botón para ataques rápidos pero débiles, otro para ataques lentos pero más fuertes, y finalmente uno para defensa/evasión.

La defensa es buena para bloquear los ataques débiles, dejando al oponente abierto a un contraataque rápido; sin embargo un ataque fuerte puede romper fácilmente la defensa y dejarte igualmente vulnerable al contraataque; por otra parte los ataques fuertes tardan un par de segundos en cargar y ejecutarse, sin mencionar que un aura que rodea al enemigo anuncia a todas luces que prepara dicha jugada en contra nuestra, por lo que quedas totalmente abierto a estos movimientos.

Cabe mencionar que un simple combo débil puede romper tu carga para un ataque fuerte. Por este motivo debes escoger sabiamente la forma en la que enfrentarás al enemigo, con algunos es mejor acercarse con cautela y defendiendo, otros será mejor embestir rápido desde un inicio y siempre debes estar al pendiente de sus acciones para saber qué movimiento puedes usar en contra del oponente. Gracias a esto las batallas fluyen bastante bien y pueden ser tan rápidas o extensas según la estrategia que elijas.

NUESTRA COMPAÑÍA EN LA GUERRA

En combate puedes llevar varios personajes y a pesar de estar con 5, 6 o 7, más los enemigos, el juego no tiene bajadas de cuadros por segundo. Aunado a esto te menciono que puedes cambiar de personaje en cualquier momento, lo cual es bueno, lo malo es que esto sólo aplica en combate, pues una vez que sales de este, el juego te obliga de forma automática a volver a tomar el control de Fidel, el protagonista de la historia, y en cuanto vuelves a entrar en modo de pelea, te devuelve automáticamente al personaje que hayas seleccionado anteriormente. Esto último puede ser un poco molesto especialmente si Fidel no se queda parado junto al personaje al que cambiaste por lo que se vuelve un constante ir y venir de la cámara y puede sacarte de onda que de repente vas corriendo como Fidel y te encuentras a un enemigo al que quieres atacar por sorpresa pero de repente la cámara te salta al personaje que anteriormente estabas usando. Esto hace que de hecho uno pueda terminar prefiriendo quedarse como Fidel en todo momento o sólo cambiar muy de vez en cuando, sobre todo en las batallas más prolongadas. Afortunadamente no faltarán los encuentros que te ofrezcan un buen reto y te alienten a cambiar de personajes o pensar más estratégicamente, en este aspecto se puede decir que Star Ocean: Integrity and Faithlessness ofrece un buen reto sin ser en su mayoría frustrante.

En cuanto al sistema de desarrollo de personajes, al vencer a un oponente o escarbar en ciertos lugares una vez que tengas algunas habilidades especiales, adquieres puntos que puedes gastar en adquirir roles o mejorar los que ya desbloqueaste, puedes además equiparte varios al mismo tiempo, aunque son únicos y sólo un personaje a la vez puede usar cada uno; esto sirve para orientar a los personajes controlables a ciertas acciones, por ejemplo hacer que alguien se enfoque más en áreas curativas, lanzar hechizos, etc., además de otorgarles aumentos en sus diferentes atributos de combate. Esto le agrega aún más dimensión al juego pues las peleas las vas preparando desde el momento en que se asignan roles.

También puedes utilizar los puntos especiales para mejorar tus técnicas de combate y magias, haciéndolas más potentes, aunque también necesitarás de ciertos objetos, los cuales no consigues en cualquier parte. Sumado a esto, existen otro tipo de habilidades que son más pasivas y para cosas misceláneas, como detectar áreas en las que puedes encontrar objetos escondidos, poder ver a los enemigos en el mapa, etc. Estas habilidades no son indispensables y quizá queden en última prioridad para gastar tus puntos pero nunca está de más tenerlas.

HABLANDO DE LA HISTORIA

Al tratarse de un juego RPG, el combate no lo es todo, algo que caracteriza a los títulos de este género es sin duda la historia, y aunque para algunos pueda no ser tan importante como el gameplay, de cualquier forma es un componente importante. Lamentablemente Star Ocean: Integrity and Faithlessness palidece en este aspecto en comparación con el gameplay ya que la historia resulta algo predictiva, llena de típicos tropos que se han visto un centenar de veces en RPG’s japoneses y animes o mangas (un protagonista joven espadachín con un fuerte sentido de la justicia, su amiga de la infancia que es curandera, el “viejo” caballero ecuánime y estoico, la voluptuosa y misteriosa hechicera, un personaje con amnesia que se volverá central para la trama, etc.), y es poco innovadora u original. Aunque después de la experiencia de su predecesor, este juego quizá no esté tan mal en este aspecto, pero de todas formas queda a deber, con personajes poco interesantes y bastante olvidables, no sólo en cuanto a personalidad o desarrollo, sino también en cuanto a diseño.

Con el fin de hacer la trama más llevadera, varias escenas se han vuelto interactivas, o más bien simplemente el Star Ocean: Integrity and Faithlessness permite que te muevas durante los diálogos. Al principio esto suena bien para evitar que las cosas se vuelvan tediosas, aunque si eres un poco distraído puedes perderte de algo importante por estar vagando por ahí hurgando en las cosas de los demás mientras otros personajes hablan. Esto tiene otro efecto que puede ser negativo, pues se rompe un poco la inmersión y se vuelve raro cuando alguien te habla y Fidel le contesta estando lejos y sin siquiera voltear a ver a quién esté hablando; o te quedas parado tan enfrente del otro personaje que incluso lo traspasas literalmente. También el hecho de que puedas caminar con “libertad” durante varios diálogos implica que no puedes ir demasiado lejos por lo que te encuentras limitado a una zona y mientras los demás conversan tú estás caminando contra muros invisibles. Otro aspecto que puede resultar molesto es que los personajes suelen hablar mientras estás en medio de una pelea y a veces hacen comentarios respecto a la historia, por lo que si no prestas atención te puedes perder información relevante, pero tampoco puedes dejar de pelear o te verás en problemas así que tienes que dividir tu atención o dejar de prestar atención a una cosa.

Con todo esto, Star Ocean: Integrity and Faithlessness no es realmente un juego malo (aunque tampoco es grandioso), tiene aspectos positivos, brilla por su combate, lo cual es una parte bastante importante pues, después de todo es un medio de entretenimiento, pero también tiene varios defectos tanto de diseño como en la historia, los cuales afectan la experiencia en general. Definitivamente no es una aventura para todos e incluso los fans de la saga pueden salir decepcionados, pero si eres alguien que le da mayor peso al gameplay puede resultar un título atractivo y con varias horas de diversión, y puede hacer que toleres sus defectos. Pero repito, sí lo que buscas es una experiencia más integral, lamentablemente se queda corto. Definitivamente Star Ocean: Integrity and Faithlessness es un juego que conviene probar antes de lanzarse a comprarlo.