Todas nuestras impresiones de la beta de Borde… Battleborn

Dos compañías que significan mucho para mi. Dos compañías que hicieron una obra de arte… Obra maestra de los juegos de disparos. Ambas hicieron un pequeño enorme jueguito que me encanta y que por motivos de trabajo, mi trabajo en Kopodo el cual hago con tanto gusto, no me he permitido seguir jugando, sin embargo lo tengo muy bien guardado en mi corazoncito.

Ambas compañías vuelven a unirse en sagrado matrimonio para crear otro juego de disparos, aprovechando que son bastante buenos en este campo, el cual está hecho para los que nos encanta ir a jugar en línea, unirse a otros competidores, pelear contra y con ellos, todo para saborear las dulces mieles de la victoria.

Si ustedes mis queridos gamers y amigos, buscan una aventura diferente, con personajes completamente nuevos, cada uno con su sello personal, armas extraordinarias, una vista más fresca, escenarios re imaginados, ambientes increíbles y protagonistas muy peculiares. Entonces Battleborn, el nuevo bebé de Gearbox y 2K Games no es para ustedes.

¿Les agüité la fiesta?

Perdonen asiduos lectores de Kopodo, pero no puedo venir a mentirles y decirles que durante este fin de semana que abarcó del día viernes 8 al domingo 10 de abril del año 2016, me pasé ratos inolvidables jugando sólo y acompañado en los diferentes mapas y modos que Battleborn tiene para ofrecer. Era mucho más fácil seguir recolectando trofeos, acabando misiones, jugar en cooperativo y todo lo demás que Borderlands ofrece, que probar una beta de Battleborn donde hasta los indicadores del mapa, menús, mecánicas de disparo, mecánicas de movimiento, paletas de colores, escenarios, o sea todo, es sumamente parecido a su hermano mayor.

Intenté divertirme, intenté pasar un buen rato y lo logré nada más porque me caigo súper bien y me cuento chistes archi graciosos, de lo contrario hubiera caído latente en el aburrimiento, destrozado mi alma en mil pedazos y por supuesto, habría llorado de tristeza. No lo hice, porque el juego no es malo, para nada es malo. Al contrario, tiene partes interesantes, jefes de nivel complicados, escenarios con buenos lugares para esconderse o atacar por la retaguardia, un buen diseño de niveles, armas fregonas, el problema es que todo apesta de manera grosera a Borderlands. Ese es el gran problema de Battleborn, no puede negar la cruz de su parroquia, no puede engañarnos al decir que es un juego nuevo, no puede ni de fingido venderse como el nuevo shooter de estas compañías: es simple y sencillamente, una remozada a Borderlands, con personajes nuevos pero inspirados en los ya conocidos, con ciertas armas nuevas pero que se maneja casi todo igual.

Me sentí muy decepcionado por estar esperando tanto tiempo para probar la nueva franquicia de Gearbox y 2K Games. Esperaba algo increíble como fue Borderlands, esperaba anonadarme de nuevo. Pero esperé en vano.

Si ustedes mis queridos gamers nunca han jugado el título mencionado, entonces no duden en adquirir Battleborn pues se van a divertir como enanos, pero si son del otro bando, no desperdicien su dinero, continúen jugando la pieza maestra que estas empresas algún día hicieron y nos gustaron tanto, tantísimo.

Borderlands, sigo siendo tuyo querido bebé, y no me guiaré con falsos dioses como Battleborn, a menos que cambie, ahí sí con permiso y me voy con él. Mientras, me tienes seguro a tu lado.