Watch Dogs 2 | Reseña

Ubisoft no escatimó ni un centavo en la propaganda para Watch Dogs, el juego que saliera hace más de dos años donde debíamos derrumbar un sistema llamado ctOS en la ciudad de Chicago a base de puras herramientas y habilidades hacker. Hoy Ubisoft se enorgullece en sacar la secuela haciendo caso a la retroalimentación de sus usuarios donde pretenden hacer a Watch Dogs 2 uno de los mejores juegos del año. ¿Qué tan cerca están de lograrlo?

WATCH DOGS 2

Watch Dogs 2 al igual que su predecesor, tratan de dar un aviso concienzudo de lo que es la actual realidad social: estamos conectados a una red internacional que guarda todos y cada uno de nuestros movimientos digitales y los almacena para hacernos la vida más fácil, ayudándose de la manía que tenemos de compartir todo lo que hacemos, desde nuestra comida, deseos, sueños, chistes, fotos familiares, videos, ubicaciones, marcas de ropa, nuestros gastos, compras, lujos… En fin, toda nuestra vida ha dejado de ser privada, y precisamente ese es el tema que Watch Dogs 2 toca de manera sigilosa.

San Francisco es ahora la segunda ciudad en la unión americana que adoptará el sistema ctOS, después de que Chicago lo hiciera. El sistema ha sido mejorado y la nueva versión es muchísimo más invasora, más perfecta y con un nivel de indiscreción tal, que DedSec se ha dedicado en cuerpo y alma a destrozarla, este grupo de hackers anónimos que viven con el deseo de decirle a la gente todas las cosas cibernéticas que no ven pero les afectan, sin importar si se llevan entre las patas a instituciones gubernamentales o empresas multimillonarias. Más o menos lo que “Anonymous” hace en el mundo. Marcus Holloway es el nuevo recluta quien además de ser altamente capaz de hackear casi cualquier red o sistemas conectado a ctOS 2.0, es ágil, fuerte, bueno con las armas y vehículos, y también tiene mucho estilo y jovialidad. Marcus es nuestro protagonista para no hacerles el cuento largo.

Watch Dogs 2 se pone “interesante” cuando después de varios logros como DedSec, los altos mandos de Blume, la empresa detrás de ctOS 2.0, descubren a Marcus y lo amenazan con acabar su pequeño grupo de hackers y exponerlos como los peores mentirosos de la ciudad, concluyendo con el desmembramiento de dicha banda.

TECNOLOGÍA 2.0

Watch Dogs originalmente era un juego muy serio, más sobrio, enfocado en gamers con ganas de algo vibrante pero enfocado en un tema más personal y familiar. Watch Dogs 2 al contrario está diseñado para el estilo “millenial”, pues desde el sistema de crecimiento así como muchas actividades alternativas son enfocadas en parecer divertidas y siento decir esto, con mucho “swag”. Lamentable pero es cierto, Watch Dogs 2 es así. Marcus podrá cambiar de atuendos a diestra y siniestra conforme vaya conociendo más la ciudad, descubriendo tiendas de ropa hipster, relajada, de motociclista y hasta con el estilo que ahora tanto se usa de reggetonero o Daddy Yankee y esas cosas tan… Tan, no sé, desagradables.

Con el fin de obtener más habilidades de “tramposo”, “agresor” y “fantasma” como ellos le llaman, Marcus tiene que ganarse seguidores en una red social de fotografías tipo Instagram, en la que debe perseguir locaciones emblemáticas de San Francisco, así como terminar misiones ya sean principales o alternas. Entre más seguidores más puntos de crecimiento, dividido en un árbol que hace honor al anterior Watch Dogs. Estas habilidades empiezan por ser sumamente interesantes, pero no tardan mucho en parecer aburridas y honestamente sin mucho propósito ni imaginación. Habrá ramificaciones que les importará una mitad de cacahuate obtenerlas y por supuesto ni se interesarán en liberarla.

El intento de hacer a Marcus un practicante de “parkour” se queda con el adjetivo de “malogrado”, pues la agilidad en los movimientos del personaje da mucho a desear cuando se trata de correr, eludir, salirse de cobertura, saltar obstáculos y manejar armas. Pocas son las mejoras del personaje cuando se trata de explotar su juventud y pericia, más cuando estamos hablando de dos gadgets que ahorrarán el trabajo pesado por lo restante del juego.

No hay duda de que la retroalimentación a la que más caso le hicieron los desarrolladores en Ubisoft, fue a la de aquellos en busca de un juego mucho más fácil y donde todo es regalado, donde máximo habremos de sufrir dos o tres muertes -a lo mucho- antes de encontrar el punto correcto para pasar la misión. En la que más sufrí fue en una tarea alternativa que después de tres intentos salí manejando una ambulancia sin preocupación alguna. Esas bandas de maleantes ya no las hacen como antes. Pero si bien no son lo únicos con inteligencia artificial deficiente, también están los policías con semejante ineptitud tanto a pie, auto y helicóptero. Quizá el trofeo más difícil de Watch Dogs 2 está en escapar de una persecución de nivel 5, no por la cantidad de agentes de la ley y su complicación para escabullirse, sino por lo increíblemente sencillo que es deshacerse de ellos; perder el rastro es como su sello particular. Es fecha que no he podido sacar este trofeo por lo rápido de mi huída.

El sistema de combate sumado al diseño pobre de las misiones junto con lo sencillo del acceso a todos los lugares y rincones, hacen de cada tiroteo o pelea algo tan asequible como quitarle un dulce a un niño. Vayamos por partes. Todas las zonas destilan oportunidades de eliminación como ningún otro juego, ya sean tanques de combustible, transformadores que explotan, cajas de electricidad volátiles, montacargas y vehículos hackeables, siempre habrá algo para llamar la atención de un enemigo y electrocutarlo o suprimirlo, dejando a nuestra arma que haga el trabajo sucio pero en tan sólo pocos elementos contrarios. O sea que la verdadera acción se da contra máximo unos seis o siete rivales. También contamos con decenas de ventilas y ventanas abiertas que nos permiten usar nuestros juguetes, el “jumper” y el “quadcopter”, para desbloquear el sistema de seguridad, abrir puertas y hackear todo lo que esté en su camino y nos haga la misión más sencilla. Estos dos drones son perfectos para planear todo desde las alturas y ejecutar a nivel de piso sin sudar una sola gota y desde la comodidad de nuestra laptop.

Afortunadamente cuando padezcan de hartazgo por las misiones repetitivas en Watch Dogs 2, podrán hacer varias labores en la ciudad que les permitirán pasearse y conocer San Francisco. Ya sea que se metan de chofer tipo Uber pero haciendo suertes en el carro y arriesgando la vida del pasajero, o se tomen fotos para obtener trofeos/logros además de seguidores y a su vez puntos de crecimiento, o incluso descubrir canciones como Shazam lo haría. Si son más amantes de la exploración simple, habrá algunos “rompecabezas” simples para capturar información regada por la ciudad o si aman a los perros entonces búsquenlos para poder acariciarlos un poco. Les digo, Watch Dogs 2 tiene muchas cosas abiertas por si se cansan de la historia principal. Y lo harán.

El celular sigue siendo indispensable para Watch Dogs 2, así como lo fue en el primero, pero con la diferencia de que se ha diseñado un sistema de control para no dejar de hacer nuestras actividades primarias, pero siempre pudiendo manejar otros dispositivos en pos de ayudarnos a continuar, tal como dirigir los semáforos, adquirir información de los ciudadanos, quitarles su dinero, abrir autos, controlar vehículos para que se manejen solos y crear caos en la ciudad -incluidas las patrullas-, escuchar o leer conversaciones celulares y por supuesto lo ya mencionado, tomar fotografías y ponerle algunos filtros.

VEREDICTO

Por desgracia Ubisoft tuvo problemas con la parte del multijugador, por lo que nos fue imposible probar esa parte tan anunciada en la que nos veremos inmiscuidos con otros jugadores reales para realizar cometidos en conjunto, pero en cuanto esté listo estaremos ahí para llevarles la información.

Aunque sí podemos resumir nuestro sentir ante Watch Dogs 2 y su modo solitario. Si vamos a ponernos honestos y sin pelos en la lengua, estamos ante una mezcla mala de GTA V, Mafia III, Watch Dogs, Infamous: Second Son, y varias pizcas de “swag”, estereotipos y recursos para mantener felices a los “millenials”. Sí es verdad que los gráficos no demeritan y la música podría no ser tan mala como el juego original, pero eso se olvida de inmediato cuando las mecánicas de pelea, de persecución, la AÚN pésima conducción de los vehículos, la altísima facilidad para ganar todos los combates, la física irreal, esos recursos de “millenials” y una historia que va perdiendo nuestro interés, se hacen presentes y se licúan en un resultado muy pobre y mal ejecutado.

En Kopodo hicimos un brevísimo video de las cosas graciosas que nos encontramos en Watch Dogs 2 durante nuestra travesía. En verdad es pequeño pero quizá con el tiempo hagamos segundas, terceras o “n” partes más de acuerdo a lo que vayamos descubriendo, si es que no nos gana el sueño.

Ubisoft quiso dar un juego enorme con muchas posibilidades de exploración para no aburrirnos en un buen rato, e incluso conjuntó varios elementos que resultaron buenos en otros títulos, pero con poco orden. Básicamente Ubisoft volvió a hacer lo que tantos reclamamos en Watch Dogs 2: prometieron un juego de “mundo abierto” impresionante y ambicioso pero que no convence por más horas dedicadas a él.

+++++ ACTUALIZACIÓN +++++

AGREGADO CULTURAL DEL MULTIJUGADOR

Ya por fin sirve esta partecita tan importante para muchos de los usuarios de Watch Dogs 2, sobre todo por lo tanto que lo anunciaron como una maravilla. Es por eso que por fin podemos completar la reseña poco después de haber probado los modos durante unas horas, suficientes para darnos una decisión final con todo y calificación.

Cuando jueguen contratos con otros hackers como ustedes para descargar alguna información de un servidor, acabar con una pandilla, recolectar dinero o cualquier otra actividad, será medianamente divertido si es que trabajan en equipo realmente, seré estricto en esto pues la mayoría de las ocasiones llegarán a un escenario ya con una misión en proceso y su verdadero cometido se concentrará en proteger al otro gamer de que no lo descubran o lo maten mientras él hace labor de hacker: básicamente seremos su guardaespaldas. Una vez que terminen la encomienda pueden irse con su trofeo/logro desbloqueado y unos cuantos seguidores más que no harán gran diferencia en su conteo si es que ya llevan bastante tiempo en el juego. A un servidor no le hizo ni cosquillas tanto la misión como la recompensa.

Ahora que si nos vamos al Bounty Hunter, una modalidad tipo “traidor a la patria hacker”, su deber será neutralizar a otro pirata ayudando a la policía. Suena raro pero así es como se llevan a cabo estas misiones. El veredicto es sencillo: una verdadera tristeza de modo. Sufre de glitches al por mayor en todos los controles, nada más para que se den una idea, ambas veces terminé siendo el perseguido a pesar de que debía ayudarlos, y cuando traté de escapar ningún comando para arrancar vehículos o siquiera subirme a ellos funcionó, debí correr por falta de auto o motocicleta -mi favorito- y es obvio que me capturaron. Y ni hablar de los enormes tiempos para esperar a una partida de Bounty Hunter. ¿Y esperan que logremos cinco para desbloquear un trofeo? Por favor.