World of Final Fantasy | Reseña

De la mano de Square Enix llega World of Final Fantasy para Playstation 4 y PS Vita, un JRPG con toques clásicos y un mundo colorido que apuesta por la nostalgia y el fan service de los juegos clásicos de esta saga combinado con elementos que le dan un giro a la vieja fórmula con el fin de atraer tanto a jugadores veteranos de la serie, como a nuevos jugadores, pero ¿qué tan bien logra cumplir su cometido?

A primera instancia lo que más llama la atención de este juego son sus gráficos coloridos y personajes chibi que le dan un aire infantil al juego, incluso más que otros juegos de esta compañía como Kingdom Hearts, lo cual ya es mucho decir considerando que son títulos con personajes de Disney. En el aspecto musical a veces resulta muy alegre y otras no tanto, pero todo en el tono del juego. Aunque estos aspectos no son necesariamente malos, ciertamente puede resultar un poco desalentador para algunas personas. A pesar de esto, el juego no desmerece por estos detalles, pero puede que tardes un poco en acostumbrarte a su lindo aspecto. Una vez que pasa esta primera impresión lo siguiente que llama la atención es la historia.

EL MUNDO DE WORLD OF FINAL FANTASY

La historia comienza con una secuencia que muestra a los gemelos Lann y Reynn en una escena que deja muy poco claro lo que sucede para después despertar en un mundo en el que aparentemente siempre han vivido y en el que trabajan en una cafetería, pero por algún motivo al momento de despertar son los únicos que quedan ahí. Las cosas se complican cuando aparece una misteriosa mujer quien sabe más de lo que está dispuesta a decir y les revela que antes eran guardianes de Grymoire, un mundo alterno en el que ellos comandaban a cientos de criaturas poderosas, basadas en monstruos clásicos de Final Fantasy, pero han perdido su memoria y deberán recuperarla.

La historia puede no ser muy clara al principio y da señales de que puede volverse un revoltijo como aquellas aventuras a las que Square-Enix nos ha acostumbrado últimamente con varios de sus juegos, aunque pronto, al adentrarse al mundo de Grymoire, las cosas se vuelven más sencillas y tu objetivo se vuelve más claro: detener a las fuerzas de la armada Bahamutian y evitar que dominen a las demás naciones en las que encontrarán caras conocidas para los fans de la serie de Final Fantasy, a partir de aquí la historia principal con los gemelos se desarrolla más al fondo y de forma más lenta.

En este aspecto se puede apreciar ya la intención de ofrecer una mezcla de elementos clásicos con nuevos pues por un lado tenemos una historia en apariencia sencilla, como en los viejos juegos de Final Fantasy, detener al maligno reino y sus planes de conquista, pero poco a poco se desarrolla una historia más compleja al fondo. Ciertamente en este punto logra despertar el interés por progresar en el juego y ver qué cara conocida vas a encontrarte después. Sin embargo, esto no quiere decir que el juego confíe únicamente en el factor nostalgia, aunque aparecen viejos conocidos como Warrior of Light, Terra, Cloud, Tidus o Lightning, ellos sólo son personajes de apoyo tanto en la historia como en batalla, pues sólo fungen como personajes para invocar en batalla pero no se quedan a pelear. La historia puede atraparte sobre todo gracias al factor del fan service, aunque si eres nuevo en la serie, este factor no va a influir mucho, por lo que es una historia que realmente se debe ver para poder formular una opinión personal pues tiene elementos que pueden resultar atractivos, pero también otros que pueden ser un tanto confusos o flojos. En este punto se puede decir que en cuanto a historia no resulta grandioso, aunque tampoco es malo en realidad. Siendo la historia un elemento muy importante para los RPG, quizá no suene muy alentador que ésta no sea su fuerte, no obstante, puede ser lo suficientemente disfrutable como para no querer abandonarlo.

ESTILO DE JUEGO

Aquí entra al rescate el elemento de gameplay, sobre todo si eres fan de los RPG, y en especial de los Final Fantasy clásicos pues regresa nuevamente la acción por turnos con el factor de tiempo, que caracterizó a la serie durante muchos años. En cuanto a presentación, quizá recuerde un poco más a Grandia pues en lugar de mostrar una barra de tiempo que determina cuándo es el turno de cada personaje; todos, incluyendo a los enemigos aparecen en la misma barra, pero el concepto es en realidad el mismo que el del sistema de ATB que se utilizó en los Final Fantasy IV-IX.

Para los que no estén muy familiarizados con este tipo de combate puede que resulte algo lento, incluso aumentando la velocidad de batalla al máximo nivel, por suerte se puede hacer acelerar aún más al dejar presionado R1, lo cual agiliza las batallas (aunque hubiera sido mejor que sólo se tuviera que presionar una vez el botón para ir cambiando la velocidad en lugar de tener que dejarlo presionado, pero es un detalle menor), sin embargo hay que recordar que más que la velocidad y la acción lo que cuenta es el elemento de estrategia en este tipo de juegos, y WoFF logra inyectar un poco de vigor a este viejo sistema.

Como ya se había mencionado, los personajes principales, los gemelos Lann y Reynn, no están solos y los acompañan una gran variedad de monstruos clásicos (aunque chibi-ficados) los cuales doblan función como aliados en combate y como armamento, por decirlo de cierta manera, pues los monstruos que forman parte de tu equipo pueden ser colocados encima o debajo de los gemelos según su tamaño y de esta forma combinar fuerzas formando una especie de tótem, lo que en el juego se denomina “stacking” o apilamientos. Al formar un stacking con otros monstruos se combinan sus atributos con los del gemelo respectivo, incluyendo HP, fuerza, defensa, etc. De esta forma también tendrás acceso en conjunto a todas las habilidades que hayan aprendido los monstruos, pues individualmente los gemelos sólo pueden tener acceso a estas habilidades a través de accesorios o “mirajewels”. Cabe mencionar que pronto los gemelos aprenden la habilidad de cambiar de tamaño, ya sea grandes o chibificados (que en este estado cuentan como de tamaño medio) y de esta forma podrás formar un stacking con diferentes monstruos, incluso puedes pre-programar un stacking diferente para cuando eres grande o pequeño y fuera de combate puedes cambiar de tamaño a voluntad y así tener un stacking listo para diferentes situaciones.

Puede parecer conveniente estar juntos todo el tiempo, aunque cabe destacar que, al estar juntos, el stacking actuará como si fuera un solo personaje, el daño que reciban lo recibirán todos los miembros del stacking y si son afectados por un estatus negativo o positivo también aplicará para todos, encima debes tener cuidado pues si recibes mucho daño se puede romper el equilibrio y deshacerse el stacking, aunque, esté puede volverse a formar en cuanto sea nuevamente el turno de alguno de los personajes separados. Una pequeña ventaja de estar separados es que los gemelos y los monstruos pueden actuar individualmente y tener de esta forma hasta seis personajes activos en combate, la desventaja de esto es que por separado todos son más débiles, por lo que en realidad resulta más conveniente la gran mayoría de las veces formar un stacking.

En cuanto a los monstruos o “mirages”, existe una gran cantidad de estos y para hacer que se unan a tu equipo debes capturarlos por medio del “imprism”, habilidad exclusiva de los gemelos. Esto suena muy similar a Pokémon y en realidad lo es, aunque hay algunas pequeñas variaciones pues no todos los monstruos se vuelven capturables con sólo reducir su HP, algunos tienen requisitos especiales, los cuales puedes ver con la habilidad Libra. Esto puede ser frustrante a veces pues hay algunos monstruos raros con requisitos de captura especiales y si no sabes de antemano qué requisitos tienen y no tienes a alguien con las habilidades necesarios en tu equipo, puedes llegar a perderte de una buena oportunidad de capturar a un buen monstruo.

En cuanto a aprendizaje de habilidades existe el tablero mirage que recordará mucho al sphere grid de FFX o el crystarium de FFXIII (aunque menos lineal). Cada monstruo cuenta con su propio tablero y al subir de nivel adquiere puntos especiales que puede usar para desbloquear habilidades nuevas y mejoras de atributos, también puedes alcanzar que tu monstruo transmigre a una forma diferente. En este punto quizá hubiera sido más apreciable un enfoque más original pues el parecido con Pokémon es inevitable, aunque con toques de Final Fantasy, si a esto le suman que cada monstruo tiene sus propias afinidades y debilidades elementales, se vuelve imposible no hacer la comparación. Por otro lado, esto puede ayudar al juego a hacerlo más atractivo para alguien que no esté tan familiarizado con la serie.

TIERRAS POR EXPLORAR Y CONTENIDO DE DESCARGA

El juego cuenta con diversos pueblos, mapas y calabozos por los que te puedes ir transportando a través de portales que se conectan al mundo de donde provienen Lann y Reynn y que sirve como cuartel central para descansar y reabastecerte de ítems o visitar el coliseo o cambiar a los monstruos que te acompañen. Los calabozos son un tanto lineales, aunque no llegan al grado de ser enormes pasillos rectos y cuentan con algunos obstáculos que requieren que eches mano de las habilidades de tus monstruos para poder pasarlos, claro que si no llevas en tu equipo a los monstruos adecuados tendrás que regresarte a un portal para sacar a los monstruos que necesites o llamar a la encargada de tu caja de reserva, lo cual requiere hacer uso de un ítem consumible y no muy barato, aunque por lo general encontrarás los monstruos que requieres en la misma zona por si necesitas capturarlos o darte una idea de qué necesitas.

El juego ya cuenta con DLC disponible el cual incluye unos pases para peleas exclusivas en el coliseo que te darán la oportunidad de capturar a ciertos monstruos, además incluye a Sephiroth como personaje para invocar y audio en japonés.

En resumen, World of Final Fantasy tiene elementos que en efecto pueden atraer a viejos fans de la serie y puede ser un decente punto de partida para aquellos que son nuevos, no sólo en el universo de Final Fantasy, sino en los RPG en general. Por desgracia también tiene sus puntos flojos, aunque no lo vuelven un juego malo en lo absoluto pero tampoco es un juego excelente, con todo y todo es una experiencia bastante buena al estilo de la vieja escuela, si no te molesta el estilo un tanto infantil del juego y te gustan los jrpg más clásicos con combate por turnos, vale la pena echarle un vistazo, pero definitivamente es un juego que resulta más recomendable para fans de rpg’s clásicos y/o fans de la serie Final Fantasy, y puede que no sea lo suficientemente atractivo para aquellos que no estén familiarizados con el género o la serie.

Agradecemos también a Memo Gonzalez por esta reseña.