Aven Colony | Reseña

Mothership Entertainment y Team17 decidieron hacer un juego que desde hace rato yo buscaba tener, como que se metieron en mi cabeza y maniobraron con mis ideas locas para hacer una creación poquito diferente a las demás opciones que se tienen en títulos de estrategia y construcción de ciudades, por eso me tocó hacer la reseña a Aven Colony para Xbox One, que también podrán probar en PC y PlayStation 4.

AVEN PRIME

Aven Prime es el planeta que se encuentra a miles de años luz de nuestra casa, el Planeta Tierra, el cual es nuestro turno de poblar y dejarlo óptimo para ser un lugar próspero además de proveer a los humanos los recursos necesarios para sobrevivir, al tiempo que vamos creciendo profesionalmente. Aven Colony trata estrictamente de eso, de nuestra capacidad de decidir cómo iremos acrecentando el asentamiento humano en este nuevo planeta, la manera en que hacemos felices a nuestros habitantes y generamos fuentes de empleo para ellos lo suficientemente atractivas, para que más humanos lleguen a a esta nueva civilización.

Lo interesante en el juego es que no estamos ante un juego tipo Age of Empires o Rise of Nations, pues no se trata de crear un ejército capaz de soportar los embates enemigos, sino de crear esa prosperidad al punto de que la raza alienígena no sea capaz de generarnos agobio por los posibles enfrentamientos, pues a pesar de ser pocos generalmente son muy incómodos y muchas medidas deberán ser tomadas. Todas estas medidas se supone que las iremos aprendiendo con un sistema de enseñanza muy bien escondido por parte de los desarrolladores, pues se nos ponen como misiones con recompensas como comida, habitantes, minerales básicos para la construcción y otro tipo de riquezas que sólo contribuirán al bienestar de la comunidad. Toda vez que nos concentremos en seguir estos pasos en cada uno de los escenarios dispuestos en Aven Colony, podremos jactarnos de ser un gobernador exitoso.

Aven Colony es un juego que se ve sencillo y además aburrido en su campaña de tutorial, sinceramente no ofrece nada atractivo ni visual ni emocional en esta primera parte pues todo el tiempo nos llevarán molestamente de la mano sin soltarnos para nada. La cantidad enorme de información proporcionada es tal que se verán pronto saltando todos los textos y haciendo las construcciones que se nos imponen como un mero trámite. RECOMENDACIÓN: terminen este escenario y vayan directo a la primer misión como gobernador, y sabrán el verdadero valor, sentido y magnificencia de Aven Colony; es justo en ese momento donde entenderán por qué compraron este juego digno de cualquier amante de la estrategia.

ME ALEJO Y ESTÁ FEO, ME ACERCO Y ESTÁ BONITO

Efectivamente, no es una belleza cuando lo vemos como una descripción tan burda como la de “un juego de estrategia donde casi no hay trancazos”. Incluso suena como un bodrio, pero como muchos juegos independientes, se le debe dar una oportunidad para probar su sabor, algo así como con los tacos de tripa que no todos toleran en un inicio. Aquí Aven Colony tiene ese mismo efecto, pero una vez nos acercamos y empezamos a lograr objetivos, sufrir con los minerales, encontrarnos con tormentas eléctricas, broncas con el espacio y los pasillos, habitantes enojados por la comida o la inseguridad, en ese momento el título se convierte en un reto sumamente agradable para vencer, convirtiéndose en un verdadero derramamiento de tiempo pues en cada sesión dedicada a este juego, me hallé pasándome por una o dos horas del límite que me ponía para poder dormir. Aven Colony es un consumidor de tiempo absoluto.

Gráficamente en una Xbox One, Aven Colony se ve bien, no luce nada fuera de lo normal y quizá tiene una cierta área de oportunidad en cuanto a luces, efectos, sonido y algunas animaciones, pero nada que los alarme ni los haga sentir frente a un juego no terminado y lanzado por las prisas de ponerlo a la venta, más bien los gráficos reflejan la capacidad que se podría manejar a nivel consola, cuando las construcciones sean tantas que pudiera bajar un poco el rendimiento del sistema, pues créanme que se dará la ocasión en que veamos kilómetros y kilómetros de edificaciones todas con el mismo objetivo de engrandecer a la humanidad. Y de paso subir en rango político.

VEREDICTO

Aven Colony no es su juego de estrategia común porque ni siquiera puede llamarse “militar”, está concentrado principalmente en crecer como civilización y recolectar los recursos para ello, mientras se le agrega un poco de factor científico, todo unido con un apartado gráfico decente y bien logrado al cual no se le puede reclamar nada, pero quizá sí pedir ciertas mejoras en actualizaciones posteriores.

Aven Colony es el juego ideal para los que desean pasar horas frente al televisor con poca acción pero fugaces destellos de peligro, todo controlado desde su consola principal, algo así como un dios omnipotente que pide y se le ejecuta a la brevedad. No puedo recomendarlo como un juego indispensable pues quizá la mayoría de gamers busquen disparos y muertes y soldados y sangre y esas cosas, pero Aven Colony no es eso, es construcción pura al mero estilo de un Tycoon pero en el espacio. Por eso es que para mi fue un juego perfecto dentro de mi mente, tal vez para ustedes pudiera ser lo mismo si tan solo le dieran su oportunidad, que la tiene bien merecida.