Ben 10 | Reseña

¿Se acuerdan de Ben 10, el dibujo animado de Cartoon Network que se convertía en alienígenas con una especie de reloj? Yo más o menos lo recuerdo por el sobrino de una ex novia -gracias a Odín es “ex”- que tenía este aparato llamado Omnitrix que le permitía al niño Benjamin mutar en uno de los diez personajes extraterrestres para combatir a una variedad de enemigos acompañados de sus esbirros. Jamás la vi pero sí investigué, sobre todo para entender qué estaba jugando en mi PlayStation 4 durante unas cuantas y amenas horas.

¿Y POR QUÉ NO 20?

Hubiera estado mejor que fuera Ben 20 pero bueno, yo no hice la caricatura. Ben 10 es un juego de Outright Games y Torus Games que sólo tiene seis episodios y por supuesto diez alienígenas, con desenlace de tres jefes de nivel. Suena tan pequeño e insignificante que dudo incluso quieran pagar para tener a sus hijos entretenidos un rato, pues bien pudieran acabar el juego en 90 minutos como máximo.

La aventura empieza y hace uso de cinemáticas durante toda la travesía que si bien podrían haberse omitido, sirven para dar enfoque a la historia, emocionar a los pequeños y establecer un poco la idea para los que no poseemos información al respecto. Ben 10 es un juego en 3D pero con desplazamiento lateral y cierta profundidad en los escenarios, dando pie a cierta exploración para hacerse de energía verde útil para mejorar a los aliens, pero que en muchas ocasiones se ve limitada a guiarnos en este andar lineal para enfrentarse a enemigos sencillos pero montoneros que no harán mucha mella en el avance, y serán solo un breve obstáculo para llegar al jefe de nivel quien sí da cierta pelea pero muy asequible para incluso el jugador casual ya que está pensada para que los chicos sientan un buen reto.

El sistema de crecimiento de habilidades para los extraterrestres de Ben 10 es bastante sencillo, pues se enfoca en orbes verdes que al recolectarse pueden desbloquear hasta tres mejoras por cada uno, y estos orbes se encuentran en todos los objetos de los escenarios, por lo que hacerlos crecer es facilísimo. Una de los aciertos en Ben 10 es que para avanzar en ciertas locaciones es necesario tener tal o cual alien, obligando a repetir el juego algunas ocasiones más si estamos en busca de la sencilla pero interesante lista de trofeos.

Al principio creí que careceríamos de Platino pero no es así, para sorpresa de un servidor sí tiene Platino y es sumamente sencillo de obtener pero requiere tiempo de práctica especialmente cuando se trate de acabar con cada jefe sin recibir daño así como el combo x100. La lista está diseñada para que los niños se encuentren con un reto agradable con el fin de mejorar completamente a sus extraterrestres y de acabar el juego, y para los más grandes la cosa será sencilla pero gratificante pues no estamos ante una lista de repetición constante, sino de práctica. En lo personal me gustó mucho y quisiera poder desbloquear todos esos trofeos.

VEREDICTO

Ben 10 es un título bastante rápido de acabar y también fácil para obtener su Platino, y aunque sufre en ciertas mecánicas y con algunos comportamientos raros de los orbes verdes y de los golpes -situaciones que deberían ser modificadas de inmediato-, no puedo señalarlo como una aventura aburrida ni fea, sino más bien es un juego entretenido que bien podría agradar mucho a cualquier niño que sea fanático de esta caricatura del 2006, aunque los modelos son del reboot del 2016.

Un acierto el diseño de los niveles, la música y las peleas campales, así como la continuidad entre niveles y las cinemáticas incidentales que ayudan a explicar la trama rara de este juego que si bien no será premiado, bien podría dar a los niños una buena cantidad de horas de diversión. Yo no me aburrí con el tiempo que lo jugué y quizá estaré pronto sacando ese platino.