Brut@l | Reseña

Cada que juego un dungeon crawler siempre me quedan ganas de más. Brut@l es un juego dungeon crawler, roguelike, gore, adventure, y toma los elementos del clásico ASCII dungeon crawler. Bueno y se preguntarán si es bueno o malo pero sobre todas las cosas si es divertido o no, acompáñenme por esta brutal reseña de esta joyita por Stormcloud Games que nos sorprende con un título en donde tendremos que sobrevivir 26 niveles de trampas y enemigos mortales. Disponible para PC vía Steam y Playstation 4, es una aventura perfecta para los que desean buenos retos mientras sienten el miedo constante de que una posible muerte los lleve al inicio del juego.

BUENA SUERTE. NO.

Por un lado Brut@l es casi un juego de suerte, pues sus 26 escenarios, o calabozos procedurales (aleatorios) nos harán cruzar los dedos porque las cosas no se pongan tan complicadas. En términos cortos, empezamos el juego escogiendo uno entre cuatro diferentes personajes, el soldado de plomo (el mismo héroe estándar), la princesa guerrera (la amazona), el maguito golpeador (en realidad usas más el bastón que la magia), o el golpeador warro (el vikingo espartano), nuestra tarea será la de conocer bien sus movimientos, saber utilizarlos y recolectar toda la experiencia necesaria para poder ir mejorando nuestra cualidades, como por ejemplo los ataques especiales. La buena noticia es que para esto lo único que tenemos que hacer es romper absolutamente todo lo que tengamos a la vista, desde mesas, pilares, y adornos, por decir algunos; la experiencia también la podemos conseguir naturalmente, al ir derrotando enemigos, los cuales como imaginarán al inicio son entre comillas facilones, y en pocas cantidades.

Otro grado en el que necesitamos cruzar los dedos para nuestra buena suerte, es en la creación de pócimas, pues el juego no nos dice para qué son, así que es tarea nuestra averiguarlo al consumirlas o al arrojarlas a algún enemigo. Éstas se crean al recolectar dos ingredientes que tendremos que encontrar durante nuestra travesía; hablando de sus efectos, algunas nos podrán hacer invisibles, más fuertes y casi inmunes al daño, otras nos subirán la vida y otras por ejemplo, nos envenenan. Lo curioso del asunto como ya dije, es que la única forma de saber qué hacen, es al consumirlas o tirarlas al enemigo. Después de esto queda marcada su función en nuestro menú PERO, si morimos se vuelven a “resetear“ así que tendremos que empezar de nuevo.

Al contar con escenarios procedurales, Brut@l nos ofrece partidas bastante diferentes (si tenemos que comenzar de nuevo) ya será cuestión nuevamente de suerte, si los Dioses iluminan nuestro camino y nos ponen las cosas un poco más sencillas.

Y hablando de Dioses, tengo que mencionar que de vez en cuando encontraremos altares en los que podremos realizar ofrendas, esto se logra ofreciendo las monedas que con tanto trabajo hemos conseguido. Luego de esto una vez más cruzaremos los dedos para que nos vean con buenos ojos y nos otorguen alguna vida extra, o por el contrario, los Dioses no nos den nada y nos quedemos sin dinero y sin premio. Sí, la vida es un poco dura en Brut@l.

Hay algo que me parece un poco extremo pero divertido por no causar tantos estragos como morir, tu personaje tiene una barra de hambre, si no comes tu barra de stamina se recupera menos, tu personaje se ve hambriento y pegas más despacito. Así que hay pizza de dungeon, a mi gusto debería ser más que una rebanada, aunque también hay pescadito que te quita más el hambre y hasta un pedazo de pierna, la cual sí te deja bastante satisfecho.

ENEMIGOS, NIVELES Y FORMAS DE ATAQUE

La variedad de enemigos en el juego es bastante decente, desde ratas apestosas, hasta zombies y soldados en llamas o kamikazes, las cosas se pueden poner bastante feas en cada calabozo al que entremos, y para lograr hacer esto necesitamos encontrar algunas llaves especiales, las cuales obtenemos al derrotar enemigos, abriendo cofres o al romper alguna que otras cosa. Básicamente en cada área tendremos que encontrar la llave para salir, llegar a otra zona y finalmente descender por un agujero, y así caer en el nuevo calabozo. Claro que, a nuestro paso nos tendremos que librar de más peligros que los ya mencionados, como trampas de picos, armas automáticas, gases venenosos y lugares en llamas, los cuales nos bajan la vida de una forma muy preocupante.

¿ÉSAS SON LETRAS?

Así es el juego tiene como tema el código ASCII, así que verás todas las letras del alfabeto e incluso arrobas por todos lados, incluyendo los héroes. Habrá que juntar el abecedario más de tres veces aunque sea con diferentes propósitos. Es divertido mencionar que las arrobas solo las utilizan los héroes, en diferentes partes de sus cuerpos, por momentos parece un RPG de estilo Tron ya que diversas líneas iluminadas están presentes en los héroes, el calabozo parece que está flotando siempre y ciertos objetos brillan en contraste con el fondo negro del juego.

Brut@l nos deja escoger entre cuatro personajes, cada uno de ellos tiene sus fortalezas y ataques especiales así que es tarea nuestra el saber acomodarnos a ellos, o al menos saber utilizarlos. Comenzando el primer nivel tendremos que sobrevivir casi a manita pelada, con una antorcha apagada, muchas preguntas y apretando como loco el botón para pegarle a todo… A TODO. La maniobrabilidad es un poco confusa al principio, conforme avance el juego se tornará más natural esquivar, saltar atrás del oponente, bloquear ataques y re abastecer tu antorcha en el mismo cuarto y sin perder puntos de salud; rápidamente iremos encontrando distintas armaduras y diagramas de armas, que para lograr construirlas tendremos que recolectar las letras que las conforma; es decir, si una espada tiene M, y P pues hasta que tengamos esas letras podremos crearla. Posteriormente también podremos encontrarlas, para esto necesitamos encontrar letras especiales. En este aspecto Brut@l es bastante llamativo y original, algo que sumado a los niveles procedurales y nivel de dificultad de algunos enemigos, sin duda nos dará más de una sesión de juego muy divertida. Sobre todo para quienes gustan de los “dungeon crawlers”.

¿QUÉ PASA SI MUERES?

El juego tiene 26 niveles y en el camino podremos ganar vidas para lograr sobrevivir, pero, si por alguna razón nos matan, Brut@l nos regresará al inicio, y con una serie de calabozos generados de forma distinta. Así que, eso pasa si mueren. Sin duda un detalle ya visto en algún otro, u otros juegos, y que les podría agradar o no. Pero hey, la buena noticia es que pueden darse otra oportunidad con otro personaje. Quién sabe, quizá y la suerte ahora sí los acompañe.

A nivel gráfico y diseño Brut@l cumple con originalidad, en sí las gráficas no están logradas para asombrar y gritar a todos los cielos, pero el diseño es bastante bueno, a algunos les podrá recordar a Tron (como ya les mencioné antes), con sus altos contrastes y su minimalismo; lo que es verdad, es que no los dejará indiferentes. Algo muy icónico es cuando abres el mapa y te encuentras con el clásico ASCII dungeon crawler, la arroba es tu personaje y los enemigos tienen letras y las paredes hechas de “#” todo bonito y al quitar el mapa, hay un zoom al personaje que es algo encantador. El apartado sonoro también es otra gran noticia, cada golpe, sonido de escenario, monstruo y explosión guarda un gran protagonismo dentro del juego, y la banda sonora también es grata en todo momento. Sobre todo cuando entramos a un cuarto, las puertas se cierran y tenemos que matar un montón de criaturas.

VEREDICTO

Si les gustan los buenos retos, los juegos procedurales, de calabozos y eso de estar subiendo de niveles, recolectando piezas de armaduras, tomar pociones que no sabes para qué son, y sobre todo, si les agrada el no saber si sobrevivirán la siguiente zona, Brut@l es para ustedes, además, por si fuera poco lo ya mencionado, también pueden pasar la aventura en modo offline junto a un amigo, y si ya se acostumbraron y desean más reto, también pueden crear sus propios calabozos para ver si los demás logran sobrevivir. Sin duda Brut@l ofrece muchas horas brutales de pelea.