Descendientes 2 | Crítica

Llega dos años después la secuela de la cinta que nos presentó los descendientes de algunos de los villanos más importantes de las cintas de Disney, una producción para Disney Channel y Disney XD que luego de una premier en el Teatro Metropolitan de la Ciudad de México, el 12 de agosto (les platicamos aquí), tuvo un gran estreno en TV el 20 de agosto con más de cinco millones de espectadores únicos. Un paso adelante para esta casi recién estrenada saga llena de un alto nivel de producción en cuanto a coreografías y música se refiere.

MANTENIENDO LA MAGIA DE DISNEY

Descendientes 2 entrega de nuevo a su público sólo la magia que Disney da a sus películas, que sin importar si son animadas o en live action, siempre mantienen una buena lista de canciones y música original, eso sin contar las amplias coreografías que Kenny Ortega (también director de la cinta) brinda en la casi más de hora y media que dura esta nueva historia.

Por su puesto los atuendos y la fotografía se mantienen con la misma calidad de su antecesora, con colores muy brillantes, escenas bastante llamativas y una caracterización y momentos que sin duda logran captar la atención del público, sin importar si son nuevos fans de Disney, o si ya tienen sus buenos años conociendo y viendo las películas de princesas; hablando sobre este tema es muy curioso como Disney decidió por presentarnos a los hijos de los emblemáticos villanos, así como de algunos héroes, siguiendo de esta forma un nuevo camino para contar más historias, en esta ocasión con un alto nivel de sopresas.

Otro punto favorable es que el casting en general logra transmitir la alegría y diversión dinámica, que en general se obtiene de las cintas de Disney, gracias también a un carisma y por como es habitual, una narrativa entretenida, alimentada de un mensaje, en este caso, el de la amistad, el de aceptarnos como somos y el apoyo de las personas que nos quieren. Sí, en el presente caso, aunque hablemos de hijos de villanos.

Quizá en el lado de los efectos visuales la cinta nos quede un poco a deber, por un lado bien podemos pensar que la razón es, que se trata de una producción para TV, sin embargo también puede ser al estilo de esta nueva saga. Y es que con esto, no me refiero a que sea mala, sino que visualmente Descendientes 2 toma un camino más enfocado en la musicalidad y la presentación de su historia; es decir, no busca llamar la atención con su producción de efectos visuales.

COMEDIA, MÚSICA, ROMANCE Y FANTASÍA

La hija de Maléfica, Mal (Dove Cameron) ha dejado de ser la villana que conocimos en la pasada entrega (un poco, si), sin embargo una serie de sucesos la harán viajar a la Isla de los Perdidos, lugar en el que tendrá que luchar contra Uma (China Anne McClain) la hija de Úrsula, quien se encuentra despechada, o mejor dicho, algo furiosa, por no haber sido seleccionada para asistir a la Preparatoria de Auradon, junto con los otros hijos de los villanos que ya conocimos igualmente en la pasada entrega. Y es, que entre todo este enredo, Mal, se dará cuenta que sigue contando con sus grandes amigos, Evie (Sofia Carson), Carlos (Cameron Boyce) y Jay (Booboo Stewart) para cumplir con una misión de rescate. En dicha cinta cabe decir, también conoceremos a Gil, el hijo de Gastón y harry, el del Capitán Garfio.

Descendientes 2 es una aventura para todo público fan de Disney que como ya mencioné, cuenta con una buena producción si lo que esperamos son bailes y canciónes originales, además dicha historia nos presenta una buena dosis de comedia y fantasía, con algunas imágenes para hacernos recordar la pasada entrega; dicho esto, quizá es importante ver primero la original y luego este secuela, si lo que buscan es seguir bien la historia de sus protagonistas.

Al final Kenny Ortega (Hocus Pocus, High School Musical 1, 2, 3; What a Girl Wants) entrega una cinta original para Disney Channel y Disney XD que sin duda expande este universo tan conocido de las princesas, brujas y caballeros por Disney de una buena forma, con un estilo algo diferente pero ciertamente llamativo, capaz de atraer a nuevo público.