Dragon Ball FighterZ | Reseña de la beta cerrada

No fueron más de doce horas que Bandai Namco puso en operación durante cuatro periodos este fin de semana, la beta cerrada de Dragon Ball FighterZ, el nuevo juego de peleas por Arc System Works, basado en el universo de la franquicia Dragon Ball.

Fue simple todo, no hubo mucho de dónde escoger más que probar el sistema de pelea desarrollado por Arc System Works, bien conocidos por Guilty Gear y Blazblue, el cual debo ponerme de pie para aplaudir y señalar que es simple y sencillamente fluido como agua en río abajo. He probado decenas de juegos de peleas uno a uno, con infinidad de puntos de vista e incluso muchos los he dejado de lado por lo cortado y sin chiste de los combos o la continuidad de los movimientos, pero en Dragon Ball FighterZ la velocidad de respuesta, la espectacularidad de los golpes, los ataques especiales y las cinemáticas que en ningún momento cortan la emoción ni el impacto visual.

Arc System Works me había impresionado con BlazBlue para el PS Vita, reitero que esto fue con la fluidez de la batalla y los movimientos, aunque no puedo negar que la cantidad excesiva de ataques fue abrumadora, disfruté cada peleador con el que me aventaba a combatir. En Dragon Ball FighterZ no necesité explorar las tripletas previamente diseñadas, pues fui feliz la mayor parte del tiempo peleando con Trunks, Frieza y Gohan, y aunque sí llegué a cambiar algunas veces, fue más por recordatorio que por convicción propia pues no podía dejar de pelear a pesar de la altísima competitividad de los contrincantes en el lobby.

Gráficamente Dragon Ball FighterZ es una belleza a pesar de que no soy en lo absoluto un fanático del universo, sin embargo el desarrollo de los modelos en 3D y su uso en 2.5D, es grandioso especialmente cuando se mezcla con las animaciones de golpe, fuego, aire y rocas. La iluminación es fabulosa por doquier y aunque utiliza el mismo acabado que Xenoverse, el pulido es superior y cien veces más agradable. No puedo imaginarme cómo podrían mejorar lo visto durante la pelea, no así en el lobby donde los personajes son sumamente extraños y sirven para identificar quiénes podrían salir al quite.

Esta beta cerrada sirvió para una y solo una cosa a los chavos de Bandai Namco, y fue probar sus servidores que a pesar de ser ciertamente tardados para encontrar rivales a pesar de los pocos conectados, sólo sufrí de una caída completa en el “matchmaking”, y una caída terrible de FPS durante el combate, de ahí en fuera no puedo quejarme de nada en lo absoluto pues la calidad del juego no se vio mermada a pesar de contar con una velocidad no tan elevada de mi conexión, y ni siquiera en los momentos en que mi señal se marcaba con dos rayitas en vez de tres. Repito, fluidez absoluta en todos los aspectos del juego.

VEREDICTO

Fue una beta cerrada nada más, nada fuera de lo común ni opciones extras para explorar o algo así, fue meramente revisar que los servidores no sufrieran demasiado con la gente conectada y las batallas pudieran llevarse a cabo. Y la experiencia fue genial de principio a fin incluso con esos dos o tres baches, pero nada insoportable ni que me tuvieran con el fastidio constante.

NO PUEDO ESPERAR A QUE SALGA DRAGON BALL FIGHTERZ. Ahí está, lo dije, y quizá sufra la burla de más de uno en Kopodo por haber tachado de exagerados a mis compañeros, pero es que en verdad no soy ni poquito fanático de Goku, ni de nada de esa franquicia, y sigo sin serlo, pero como amante de los videojuegos me es imposible negar la maravilla de título que estará azotando las tiendas en febrero del 2018 -Odín mediante- en Playstation 4, Xbox One y PC, y embestirá con tal fuerza que en los Kopodo Awards estará más que nominado a mejor juego de peleas. Se los aseguro.