Drifting Lands | Reseña

Alkemi entrega en PC y Mac vía Steam un shoot’em up horizontal con naves espaciales y muchos desafíos al buen estilo de la vieja escuela como pudimos ver en clásicos como Ikaruga, Mars Matrix, o GigaWing. Drifting Lands promete muchas horas de diversión y una decente dificultad.

UN ESTILO ARCADE QUE NUNCA PASARÁ DE MODA

Si hay algo que Drifting Lands hace bien es su estilo de gameplay y diseño arcade invocando los juegos ya mencionados, pero con un movimiento de forma horizontal, en lugar de vertical. En nuestra aventura de ciencia ficción estaremos enfrentando desde naves pequeñas, hasta hordas, oleadas de ellas, así como clásicos jefes de nivel, con muchos disparos láser en pantalla, misiles y minas que nos harán casi imposible el paso.

La acción es bastante rápida exceptuando los tres primeros niveles, sin embargo luego de eso las cosas se pondrán muy acaloradas con nivel de dificultad que no podemos escoger, pues el título maneja una progresión por default en la que por supuesto, podemos pasearnos, regresando a niveles anteriores más sencillos para lograr subir de nivel y ganar un poco de vida. Con un control bastante accesible Alkemi Games ha creado una experiencia clásica, con una curva de aprendizaje moderada en la que además, encontraremos algunas opciones estilo RPG y que extienden la vida del título.

SUBIR DE NIVEL, COMPRAR ARMAS Y NAVES

Por fortuna Drifting Lands no es solamente de entrar a escenarios y comenzar a disparar a todo lo que tengamos enfrente, también tendremos en el hangar, tres naves principales que cuentan con sus respectivas características, una se maneja mejor, otra resiste más daño y la tercera cuenta con mucho poder de fuego. Así que de entrada será tarea nuestra el entender que nos acomoda más dependiendo de nuestra experiencia en este tipo de shooters; en niveles más avanzados podremos adquirir otras naves.

La moneda del juego la obtenemos naturalmente al pasar misiones y ganando bonus al destruir enemigos en cadena, este bonus lo podemos ganar más fácilmente al equipar alguna mejora, y con el dinero que vayamos juntando podremos además equiparnos con otras armas, así como escudos, mejor armadura, y entre otras cosas. Hablando de esto contamos con un mercado de compra/venta para todo lo que vayamos encontrando en nuestro camino, y por si fuera poco también podemos ir subiendo de nivel en tres ramas. Claro, todo esto cuesta dinero y algunas cosas no son muy accesibles, así que será muy importante en saber bien cómo gastar nuestras ganancias, las cuales podemos obtener como ya dije, al visitar escenarios previos, si nos encontramos atascados.

LA TAREA DE FARMEAR

Drifting Lands no es un juego tan corto, cuenta con unos cien niveles de dificultad que exprimirán nuestra habilidad con el control, mientras destruimos enemigos y maniobramos entre bombas, disparos y hordas de naves kamikaze, esto sin duda hará que tarde o temprano nos veamos atascados en alguna misión de esas imposibles de pasar, pues créanme, morir puede llevarnos dos segundos si no tenemos cuidado, lo que hará (si no tenemos una mejora especial de retiro activada) el perder nuestra nave con todo lo que hemos juntado en el camino.

Para impedir esto cuando notamos que nuestro poder ya no es suficiente viene la útil, clásica y muy necesaria forma de farmear, jugando una y otra vez alguno, o algunos niveles previos; ahora, esto podría hacer la jugabilidad muy repetitiva, la buena noticia es que los enemigos no siempre aparecen de la misma manera y en el mismo número, así que regresar no siempre será igual. En pocos minutos estaremos subiendo de nivel o comprando nuevas armas para volver a dónde nos quedamos y probar suerte de nuevo.

EFECTOS DE SONIDO, BANDA SONORA Y GRÁFICOS

Con una interfaz muy simple y de fácil entendimiento, Drifting Lands nos presenta menús con algunas ilustraciones y modelos en 3D, por ejemplo el de nuestras naves. Ya en la batalla los escenarios son variados, y llenos de efectos de neblina, lluvia, nubes, viento y más; algunas veces nos tocará luchar en cielos despejados, y otras en lugares tormentosos, cosa que agrega una singular imagen muy llamativa, por otro lado el diseño de los enemigos es más sencillo y no tan fuera de lo común, pues tenemos las clásicas naves pequeñas, otras de tamaño normal y las grandes que entregan la mayor dificultad, sin duda lo que hace divertida nuestra aventura es la cantidad de elementos en pantalla, los cuales tenemos que esquivar en la mayoría de las veces. Los efectos de sonido tampoco son nada del otro mundo, rayos láser y explosiones que son representados decentemente; por el otro lado cabe destacar que la banda sonora con música electrónica es más enérgica y lo mejor, va cambiando mientras las cosas se ponen difíciles, lo que hace que nuestra experiencia sea más llamativa y emocionante.

PARA CASUALES Y HARDCORE

Drifting Lands es un título para los jugadores que quieren experimentar con algo nuevo del tipo arcade y que esté plagado de acción rápida, pero también puede ser del gusto de los gamers más apasionados y con mayor conocimiento en este tipo de juegos, para este tipo de público quizá el juego por Alkemi no sea tan demandante como otros de la vieja escuela pero sin duda pueden encontrar un buen reto, sobre todo en los niveles más avanzados. Lo que sí es un acierto total es la opción de comprar naves, subir de nivel y comprar todo tipo de herramientas para nuestra supervivencia, ya que esto hace que el juego tenga más profundidad a simplemente entrar y comenzar a disparar a todo lo que veamos. Hablando de cosas nuevas, hubiera sido muy bueno tener alguna especie de multijugador o cooperativo, pues la experiencia es solamente para un jugador.

Si buscan un buen reto, horas de diversión, mucha acción contínua y la posibilidad de armar tu propia nave y subirla de nivel para ser el amo de cada nivel, Drifting Lands es para ustedes.